Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias
Redes sociales
 

Ojo de Gallo: causa daños durante la época lluviosa pero se puede prevenir durante la época seca.

Contenido

[Ocultar]


Cafeto atacado por el Ojo de Gallo (Mycena citricolor).
Nótese el grano infectado y la reinfección a los granos cercanos

La enfermedad Ojo de Gallo, ocasionada por Mycena citricolor, es el principal problema de enfermedades en plantaciones de café arábica plantado en las áreas altas y húmedas en Guatemala y en otros países en Centro América. El problema no es generalizado en las fincas y aparece en focos sectorizados debido a factores de clima, hospedero, posición del terreno, manejo agronómico y ventilación, entre otros. Todo ello, ayuda a comprender cómo se desarrolla la enfermedad y permite generar información para el manejo sostenible y racional del agrosistema.

En esta publicación se presentan datos preliminares de investigaciones realizadas del 2008 a la fecha, como parte del proyecto Ojo de Gallo-Anacafé.

¿Cuándo inicia la enfermedad?

El hongo M. citricolor, afecta hojas maduras y jóvenes, brotes nuevos y frutos en diferentes estados de desarrollo. En Guatemala, el problema se observa principalmente en cafetos cultivados en altitudes de 900 a 1700 msnm. Estas áreas se caracterizan por ser húmedas (arriba del 80% de humedad relativa), con temperaturas frías (en torno de 20 °C) y precipitación entre 2000 y 5000 mm por año. Los principales factores que contribuyen al desarrollo de la enfermedad son: períodos prolongados de hojas mojadas, terrenos con pendiente sin exposición directa del sol durante la mañana, manejo de más de tres ejes después de la recepa, deficiencia en planificación de programas de fertilización, manejo de enfermedades y presencia de cultivares susceptibles como el Catimor, entre otros. La enfermedad inicia paralelamente a las lluvias de abril a mayo. El hongo sobrevive en lesiones que se observan sobre las hojas maduras, esporádicamente en frutos enfermos que quedan en la planta, dichas lesiones son de formato circular de color gris ceniza, de aspecto seco y aproximadamente de medio centímetro de diámetro.

Cuando la enfermedad se incrementa el problema se acentúa cada vez más en tiempo y espacio, entonces se considera como epidemia.

El daño más importante consiste en defoliación y la caída de frutos.

¿Cómo es la biología del hongo?

El hongo presenta dos formas de reproducción: asexual y sexual.

Cuando las condiciones ambientales son favorables para el desarrollo del hongo, en las hojas de café aparecen estructuras similares a pequeños alfileres amarillos, sobre dichas lesiones u otro material enfermo, esta es la fase asexual del hongo. La de mayor importancia debido a su capacidad infectiva.

En estudios realizados en laboratorio se ha observado que la fase infectiva se desarrolla durante un periodo de tres a ocho días.

En relación a la fase sexual, los cuerpos fructíferos son llamados basidiocarpos. La fase sexual no tiene un papel importante en la enfermedad.

Etapas de la enfermedad

Figura 1.
Esporulación de M. citricolor


(1) a partir de lesiones del año anterior (inóculo primario),
(2), sucede germinación de gemas,
(3) y el aparecimiento de lesiones de color marrón,
(4) se observa necrosis del tejido e inicia la producción
de nuevos cuerpos fructíferos del hongo.


Inóculo residual de Ojo de Gallo.

Etapa de sobrevivencia del hongo

Durante la época seca en Guatemala, de noviembre a marzo o abril, el hongo sobrevive en las plantas de café que fueron dañadas el año anterior. Este es el inóculo más importante y que se debe manejar para evitar que se convierta en una epidemia. El hongo también sobrevive en varias malezas, helechos, árboles de sombra y en algunos árboles utilizados como cortinas rompevientos.

Etapa de esporulación del hongo

Al inicio de las lluvias de abril a mayo, ocurre la esporulación, es el momento, en el cual las esporas del hongo son dispersadas en el ambiente para producir una infección. Se observan cuerpos fructíferos del hongo en su fase asexual, en promedio 20 por lesión, que se dispersan rápidamente por la lluvia y por el viento. Luego, cada gema producida tiene la potencialidad de infectar y producir más lesiones e innumerables cuerpos fructíferos con posibilidades de infección. En el campo, es fácil observar la esporulación y en término de dos o tres días aparecen manchas pequeñas de color marrón a café, que indica la colonización del hongo en el punto donde ocurrió la infección en el tejido de la planta, tal como se presenta en la figura 1. En tejido joven, el formato de la lesión es irregular y puede ser confundido con otras enfermedades.

Fructificación de nuevas lesiones o inóculo secundario

Cuando las lluvias se intensifican aparecen nuevas lesiones de color marrón de diferente formato, producto de la esporulación del hongo.

Entonces, se trata de lesiones secundarias que producen más daño en el área foliar, la dispersión de las gemas e infecciones en la planta afectada continúan, esto sucede de manera rápida e inicia la defoliación de los cafetos. En ataque severo, el hongo puede establecerse en frutos y tallos jóvenes.

Final del ciclo de la enfermedad e inóculo residual

Al final de la época lluviosa, la humedad disminuye, la temperatura incrementa, hay mayor ventilación y menos horas de mojado foliar. Este ambiente es adverso al desarrollo del hongo y por lo tanto se paraliza la producción de gemas asexuales en las lesiones. En plantaciones de café con altitudes arriba de 1600 msnm y con alta humedad, el hongo continúa esporulando con el rocío del amanecer en los meses de diciembre y enero. Sin embargo, la severidad de la enfermedad disminuye, las lesiones en las hojas de color marrón, se tornan de color gris ceniza o blanquecino en la planta de café y esto constituye el inóculo residual que dará origen a la enfermedad el próximo año. En los hospederos alternos, el inóculo (Es cualquier parte del patógeno que puede producir una infección) tiene importancia relativa y con buen manejo puede ser eliminado. Por lo tanto, esta es la época o el momento propicio para manejar la enfermedad y prevenir daños severos en época lluviosa.

Recomendaciones de manejo de la enfermedad

Prácticas aisladas tienen poco éxito para reducir de la enfermedad y evitar los daños, por lo que se sugiere realizar manejo integrado. Las prácticas que pueden implementarse en áreas críticas son:


Figura 2.
Etapas de la enfermedad en relación a precipitación en mm / año según
variables climáticas del departamento de Suchitepéquez, Mazatenango.

  • Manejo de tejidos en bloques compactos para favorecer la ventilación y entrada de luz, lo cual ayudará a reducir el inóculo primario.
  • Si se va a establecer nueva plantación y existen antecedentes de esta enfermedad, planificar densidades de siembra no mayores de 2,500 plantas/manzana.
  • En caso de plantaciones establecidas reducir la densidad de siembra a lo recomendado anteriormente y mantener NO más de 2 a 3 ejes por planta.
  • Evitar la siembra de Catimores. Según observaciones en el campo, la variedad Caturra es más tolerante al Ojo de Gallo, en comparación con el Pache Común que es más propenso a la enfermedad debido a sus características de porte bajo, abundante ramificación y entrenudos cortos.
  • Realizar la aplicación de fungicidas sistémicos por lo menos 15 días antes del inicio de las lluvias. Esto ayuda a evitar la producción de gemas infectivas a partir del inóculo primario. Posteriormente, durante la época lluviosa, se debe programar aplicaciones alternas con fungicidas de contacto.
  • Usar productos biológicos dentro del manejo integrado de la enfermedad. Con aplicaciones frecuentes de exudados de lombricompost, se favorece la presencia de microorganismos antagonistas del hongo M. citricolor.
  • Eliminar las malezas y hospederos alternos del hongo que crecen próximos y dentro del cafetal.
  • Mantener un programa de fertilización basado en análisis de laboratorio y recomendaciones técnicas.
  • Efectuar el registro de variables climáticas en la finca; esta información sirve para la comprensión del desarrollo de esta enfermedad y para planificar las actividades de prevención y control.


Aplicación de agente de control biológico.