Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Manejo de Tejido: una forma de mejorar la productividad

Contenido

[Ocultar]
Ing. Agr. Marco Tulio Duarte

Época adecuada

El manejo de tejido es una actividad agronómica en la caficultura que implica el uso de podas (recepas, descopes, despuntes, entre otros), para aprovechar las características morfológicas especiales del crecimiento del cafeto, con el objetivo principal de mantener el calidad adecuada del de "tejido productivo" para optimizar la producción del fruto.

Al observar la morfología de una planta de café, se podrá notar dos formas de crecimiento que esta tiene: el crecimiento ortotrópico (vertical) y el plagiotrópico (horizontal). Cuando se hace un aincisión o corte  en cualquiera de las zonas de corte se está estimulando o regenerando dichas zonas para mantener el balance deseado crecimiento, vegetativo y producción de granos.

Lo anterior indica que el café es una planta que produce frutos sobre tejido nuevo y no sobre tejido viejo y leñoso. Por lo tanto, el caficultor es quien decide si regenera el tejido de su plantación y la mantiene productiva o mantiene plantas con tejido agotado y viejo con poca producción.

En manejo de tejido debe realizarse en época oportuna, es decir, en los meses previos en que la planta está en su mayor crecimiento, que generalmente coincide con la finalización de la cosecha. En los últimos años, debido a los altos precios del mercado, se ha dejado madurar hasta los últimos frutos provocando un deslape entre el último corte y la época de mayor crecimiento de la planta.

En la siguiente gráfica de la zona Norte se muestra el comportamiento de las curvas de crecimiento de la planta de café en tres diferentes rangos altitudinales. Obsérvese que la época de mayor crecimiento vegetativo inicia en el mes de enero teniendo su mayor expresión de crecimiento en el mes de mayo, de tal manera, que para estas condiciones de altitud los trabajos de poda deben realizarse en el mes de enero y febrero.

Objetivos de realizar el manejo productivo de la planta

  1. Renovar el tejido productivo modificando la arquitectura la planta improductiva a productiva.
  2. Mantener una adecuada relación entre cosecha y follaje (Índice de área foliar).
  3. Estimular la producción con mayor luminosidad en la zona limitada por efecto de auto sombrío.
  4. Minimizar los efectos de la bianualidad productiva.
  5. Elliminar material vegetativo dañado por enfermedades y plagas.

Factores que condicionan el manejo de tejido

Existen varios factores que condicionan las podas en nuestro país y se deben tomar todas en cuenta para que el manejo de tejido tengan los resultados esperados

Agreocológicos

  • Intensidad lumínica.
  • Presipitación pluvial.
  • Temperatura.
  • Viento.
  • Suelos.

Manejo

  • Variedades.
  • Densidades de siembra.
  • Conservación de suelos.
  • Sombra.
  • Fertilización.
  • Control de malezas.
  • Control fitosanitario.

Tipo de poda

  • Baja o recepa.
  • Alta o descope.
  • Despunte herbáceo.
  • Guatemala o agobio.
  • Esqueleteado.

Sistema de manejo de tejido o poda

Poda selectiva

  • Por Planta.
  • Por Rama.
  • Grupo de Plantas.

Por Surcos o ciclos

  • Simples o Dobles.
  • De 2 años.
  • De 3 años.
  • De 4 años.
  • De 5 años.
  • Lotes completos o compactos.

Manejo posterior a la poda

Luego de la emisión de brotes, se hace necesaria la aplicación de fertilizantes de acuerdo al análisis con el fin de estimular el crecimiento de follaje de éstos. La dosis puede reducirse inicialmente por planta e ir aumentando poco a poco con forme el desarrollo de los brotes (hijos).

El mantenimiento y conservación del ambiente y la provisión adecuada de nutrimentos para sostener el estimulo vegetativo que conlleva cualquier tipo de poda es imprescindible. De ahi que ser requiera mantener un buen programa de fertilización y enmiendas de los suelos, control integrado de las malezas, plagas y enfermedades, entre otras, para obtener los beneficios de la poda.

Ningun tipo ni sistema de poda puede por si solo dar resultados positivos si no es acompañado por el conjunto de prácticas adecuadas del cultivo.