Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Xylella fastidiosa

Contenido

[Ocultar]

Una enfermedad económicamente importante para la caficultura

En las faldas del volcán Tolimán encontramos a Carlos Torrebiarte, copropietario de la finca Santa Tomás Perdido, de 21 caballerías; cerca de la mitad están dedicadas al cultivo de café.

Después de cuatro años de prueba y error, las investigaciones de expertos determinaron que más de la mitad del área, había sido afectada por la Xylella fastidiosa.

Prueba y error

Desde 1996 se realizaron pruebas para detectar que plaga o enfermedad afectaba las plantaciones. Primero fue la sospecha sobre araña roja, luego gallina ciega y después "cola de coche" en la raíz.

Se batalló contra todas ellas a base de productos químicos; sin embargo, las plantas aún mostraban los mismos síntomas de la enfermedad: amarillamiento de las hojas y debilitamiento hasta llegar a la muerte.

La búsqueda de una solución llevó a Torrebiarte a Anacafé. Uno de los técnicos de la institución realizó pruebas de laboratorio. Los resultados de los análisis y consultas con otros expertos internacionales coincidían en el diagnóstico: la enfermedad era provocada por una bacteria.

Manos a la obra contra la xylella

El combate a la Xylella inició con poda de todas las plantas infectadas y eliminación de aquellas severamente afectadas. Además, se eliminaron los árboles Cuernavaca que utilizaban para sombra, los cítricos y la macadamia, pues éstos son hospederos de la bacteria.

El golpe económico fue severo, pues Torrebiarte tuvo que eliminar las plantas que fueron sembradas entre 1995 y 1997 y que, por lo menos, hubieran vivido 20 años.

El productor estableció controles fitosanitarios adecuados para recuperar las plantaciones; mantener los estándares de calidad que exige el mercado.

Aprender a convivir con la xylella

Torrebiarte asegura que se puede convivir con la Xylella, si se tiene la idea clara que su combate requiere la poda de algunas plantas y la eliminación total de otras.

Los expertos aconsejan que después que los exámenes de laboratorio confirmen la presencia de la Xylella, se debe realizar un plan de revisión trimestral y podar las bandolas enfermas.

Por ejemplo en Santo Tomás Perdido, planificaron resembrar anualmente el 5% del total de la finca, controlando que cada año no sea necesario sembrar más de ese porcentaje, pues eso sería un indicador de que las revisiones trimestrales no se realizaron correctamente.

De acuerdo con Torrebiarte, el combate a la bacteria no requiere incrementar la fuerza de trabajo, sino instruir al personal en el manejo adecuado de la Xylella, pues en menos de cinco años puede acabar con una plantación completa.

Cinco acciones generales que se deben realizar para convivir con la Xylella:

  • Producir almácigos impecables desarrollados en viveros.  En el futuro estos deberían estar certificados como libres de Xylella.
  • Identificación y eliminación de hospederos.
  • Aplicación de cobre foliar en la presentación de sulfato de cobre. Este debe ser aplicado con moderación porque puede crear problemas si se aplica en exceso.
  • Revisión trimestral y sistema de podas.
  • Capacitación constante.