Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Nemátodos y su control

Contenido

[Ocultar]


Síntomas aéreos por ataque de
nematodos en las raíces


Síntomas provocados por Pratylenchus


Síntomas provocados por Meloidogyne

Los nemátodos son organismos del Reino Animal, generalmente microscópicos y con apariencia de pequeñas “lombrices”, que ya se alimentaban de raíces de especies vegetales hace millones de años, en una relación de equilibrio; posteriormente al establecerse la agricultura, algunos grupos de nemátodos se fueron adaptando paulatinamente a ciertos cultivos, llegando a provocar daños importantes bajo condiciones de suelo y clima favorables a la plaga(Foto 1).

Los dos principales géneros o grupos de nemátodos parásitos del cafeto en Guatemala, son los nemátodos "lesionadores" (Pratylenchus) y los nemátodos "agalladores" (Meloidogyne). Datos recientes indican que en la zona Sur y Suroccidental, aproximadamente el 20% de los cafetales presenta fuertes niveles de daño ocasionados por nemátodos, con pérdidas de producción de hasta 60% en los lotes afectados. Las plantas afectadas muestran síntomas de amarillamiento, pérdida de vigor, defoliación.

Descripción de la especie y síntomas

Nemátodos de lesión (género Pratylenchus)

Estos nemátodos provocan profundas lesiones en las raíces; en el punto de infección se desarrolla una necrosis que se extiende inicialmente en la superficie de la raíz y posteriormente hacia el interior de la misma, en esta fase la corteza de las raíces pequeñas es destruida provocando su separación del cilindro central dando la apariencia de "pelos" finos, en las raíces más gruesas hay extensas áreas necrosadas donde se asocian los daños del nematodo y de hongos que han penetrado por las heridas (Foto 2). En general se observa una importante reducción del sistema radicular y poco crecimiento de la parte aérea del cafeto. Los Pratylenchus permanecen siempre móviles y todos sus estados de desarrollo (larvas y adultos) pueden penetrar la raíz y abandonarla en cualquier momento, lo cual les confiere una alta capacidad de daño.

La hembra deposita sus huevos de manera aislada en la raíz o en el suelo, uno por día durante un mes, lo que daría una descendencia aproximada de 30 huevos durante su ciclo de vida. En ataques severos las plantas muestran un amarillamiento generalizado, pudiendo extraerse en el laboratorio, hasta 20 mil individuos en 25 gramos de raíz.

Nemátodos formadores de agallas (género Meloidogyne)

Los Meloidogyne son representados por varias especies o subgrupos con diferentes niveles de agresividad. En Guatemala predominan especies muy agresivas sobre el cafeto, mientras que otros países está más difundida Meloidogyne exigua, que manifiesta una menor agresividad.

Meloidogyne incognita y otras especies afines, aún no caracterizadas, provocan una fuerte destrucción de la cabellera radicular, imposibilitando la formación de nuevas raíces, finalmente solo quedan las raíces más gruesas que presentan agrietamientos de la corteza, con apariencia "corchosa" (Foto 3). Su alta persistencia en el suelo y la baja eficiencia del control químico, hacen de este nematodo un factor extremadamente limitante para el establecimiento de nuevos cafetales, así como para la producción y mantenimiento de los ya existentes.

En campo su ataque se presenta en parches, las plantas muestran amarillamiento, entrenudos cortos, bandolas secas y defoliación. Debido al daño en las raíces, las plantas tienen poca capacidad para soportar períodos prolongados de sequía y otros factores adversos. En el laboratorio, dependiendo del ataque, pueden ser extraídos más de 80 mil nemátodos por 25 gramos de raíz.

Las hembras adultas están "fijas" dentro de la raíz y ponen sus huevos en una masa gelatinosa que los protege de condiciones adversas (sequía, tratamientos nematicidas), esperando el retorno de condiciones favorables para completar su ciclo. Una sola hembra puede ovopositar entre 1000 y 2000 huevos, incluso más, lo cual da una idea del potencial reproductivo de este nematodo.

Consideraciones para el control de Nemátodos

Inicialmente deben tomarse en cuenta los antecedentes de la finca por medio de resultados de laboratorio; síntomas en las raíces; historial de lotes "problema". Si no se tienen estos datos es necesario proceder a muestrear las diferentes áreas de la finca, especialmente las que tienen plantas cloróticas y defoliadas. La identificación por análisis nematológico de las poblaciones de los géneros y/o especies de nemátodos presentes, determinarán las alternativas de control más apropiadas para cada caso.

Áreas infestadas con Pratylenchus y Meloidogynes de "baja" agresividad

a. En el caso de plantaciones nuevas no injertadas, deben considerarse solamente cafetales con potencial productivo y que lleven un adecuado manejo agronómico (sombra regulada, fertilización, conservación de suelos, adición de materia orgánica). Bajo estas condiciones, el uso de nematicida puede tener respuesta económica, la recomendación general es aplicar 1 gramo de ingrediente activo por planta al inicio de las lluvias, y cuando se realizan dos, efectuar la primera al inicio y la segunda al final del período de lluvias.

b. En cafetales de más de 10 años (sin injerto) debe evaluarse su rentabilidad, la utilización sistemática de nematicidas no es aconsejable. En condiciones de baja productividad y plantas muy afectadas se recomienda la renovación utilizando plantas injertadas.

Áreas infestadas con Meloidogynes "agresivos" (M. incógnita y especies afines)

En el campo los daños más intensos son provocados por este tipo de nemátodos, en estos casos, el control químico es poco efectivo y antieconómico. Estos lotes deben ser renovados con plantas injertadas. ANACAFÉ conjuntamente con otros  países de la región trabajaron en un proyecto de evaluación y selección de germoplasma para la resistencia a los principales nematodos presentes en América Central, el cual permitió desarrollar una variedad de Robusta denominada “Nemaya”, resistente a estos nemátodos (ver capítulo de variedades).

Recomendaciones generales

Se insistirá sobre la importancia de producir plantas de almácigo con buen sistema radicular, libres de nemátodos, para evitar la diseminación de estos parásitos hacia nuevas áreas de cultivo. Cuando se necesite adquirir almácigo fuera de la finca se recomienda realizar un análisis nematológico en varias plantas (tomadas al azar) previo a la negociación final.

El substrato para el semillero debe provenir de un área libre de nemátodos y ser tratado con productos que garanticen su desinfección. En el almácigo además de la desinfección del substrato, deberá verificarse la ausencia de nemátodos con muestreos en dos épocas, para garantizar la sanidad de las plantas, el primero cuando tengan 2-3 pares de horas y el segundo 30 días antes del trasplante a campo definitivo. Un programa preventivo de aplicación de nematicidas en almácigos se recomienda en fincas con antecedentes de nemátodos, donde podrían haber contaminaciones con el agua de escorrentía, riego y herramientas. Llevar plantas sanas a campo debe ser un objetivo básico en la finca.

En plantaciones adultas debe evaluarse la rentabilidad de los cafetales, si la producción es baja y las plantas están muy afectadas por nemátodos, el uso de nematicidas es generalmente antieconómico. En estos casos se recomienda la renovación con almácigo injertado, práctica que minimiza el impacto de los nemátodos y prolonga la vida productiva de las plantaciones. Datos experimentales en cafetal infestado con Pratylenchus muestran que las plantas injertadas producen hasta 76% más que las plantas sin injerto.

El injerto Reyna presenta además otras importantes ventajas agronómicas, tales como una mejor adaptabilidad en condiciones de lluvia deficiente, suelos pobres y fertilización mínima; así mismo, en ausencia de nemátodos pueden obtenerse incrementos de producción de 10 a 25%, mayor tolerancia a otras plagas como las cochinillas, y en general un mayor vigor y longevidad.

Dentro de los aspectos agronómicos debe tenerse presente que el uso de sombra al inicio de la plantación y en particular durante su vida productiva, permite establecer un microclima favorable, con una actividad equilibrada de las plantas, evitando agotamientos prematuros generalmente irreversibles.

Existe una gran diversidad de plantas cuya acción nematicida es bien conocida.  Este antagonismo puede intervenir de manera directa, por la elaboración de toxinas o de compuestos químicos que inhiben el desarrollo del ciclo biológico de los nematodos, a nivel preinfeccioso (Ej. Crotalaria sp.) o post infeccioso (La Flor de muerto).  Así como extractos de algunas plantas como Ajo,  Neem y Mamey,

Una practica poco explorada en campo del cultivo del café, es la utilización de las micorrizas.  Estas, después de bien colonizadas  las raíces de las plantas jóvenes, pueden primero tener una acción antagonista (competencia por espacio) sobre la infestación de las raíces por los nematodos. En segundo lugar, permiten mejorar la nutrición de los cafetos por su acción simbiótica, en particular en condiciones de baja fertilidad y contribuyen así a inducir una mayor tolerancia de las plantas a los ataques de nematodos.

En las plantaciones adultas de café, el control químico contra los nematodos presenta numerosas limitaciones e inconvenientes: Una eficacia limitada, incluso a veces casi nula,  tanto en Pratylenchus sp., y Meloidogyne sp., un costo elevado, un fuerte impacto sobre el medio ambiente y la salud humana. Es preferible aplicar los tratamientos químicos en forma preventiva a nivel de almacigo para no diseminar los nematodos.  Luego, aplicaciones de nematidos en el campo, sobre las plantas jóvenes permiten  bajar el inoculo del suelo y proteger la planta durante su crecimiento antes de que entren en producción.

Muestreo de Nemátodos

El análisis nematológico permite diagnosticar la presencia de nemátodos fitoparásitos a nivel de género y sus poblaciones. Esta información y las observaciones en almácigo y campo, permitirán definir el tipo de control o manejo de la plaga que deberán aplicar las fincas.

 

PRODUCTO

INGREDIENTE

ACTIVO

CLASIFICACION TOXICOLOGICA

DOSIS GRAMOS / PLANTA

CAMPO DEFINITIVO

 

 

 

1er. Año

2do. Año

Temik 15G

Aldicarb

Ia.

3

4

Furadan 10G

Carbofuran

Ib.

5 – 7.5

5 - 7.5

Mocap 15G

Ethoprop

Ia.

5

7

Nemacur 10G

Fenamifos

Ib.

15

20

Counter 10G

Terbufos

Ia.

10

10

En la fase de almácigo los muestreos son muy importantes, el primer muestreo puede realizarse cuando las plantas tengan de 2 a 3 pares de hojas verdaderas, y el segundo, 45 días antes de salir a campo definitivo. Este muestreo debe dirigirse a plantas sospechosas o con síntomas de amarillamiento, crecimiento pobre o con poco vigor, debiendo incluirse también plantas aparentemente sanas, con lo cual se tendría dos tipos de muestra. Se seleccionan de 5 a 15 plantas de cada tipo dependiendo de la cantidad de almácigo y de la edad de las plantas, de tal manera que se pueda tener una muestra de 3 a 4 onzas de raíces para los análisis de laboratorio.

En campo en las plantaciones jóvenes y adultas, se deben identificar los lotes o pantes donde existan focos con plantas amarillentas y defoliadas, con crecimiento pobre y poco vigor, estos síntomas podrían corresponder a daños provocados por nemátodos. Se deben muestrear también las áreas cercanas a la zona afectada considerando plantas de apariencia sana, en este caso tendríamos dos tipos de muestra:- plantas enfermas, y - plantas aparentemente sanas. Se muestrean por aparte de 10 a 15 plantas de cada tipo, distribuidas en el lote, colectando un poco de "cabellera" radicular de cada planta. Al finalizar el muestreo deben obtenerse aproximadamente de 5 o 6 onzas de raíces por tipo de muestra, en cada uno de los lotes. Los muestreos deben realizarse durante la época lluviosa, con énfasis en el inicio y final de la misma.

Preparación y transporte de las muestras

Las muestras de almácigo pueden ser trasladadas al laboratorio de 2 maneras: - directamente en la bolsa o pilón, o, - extrayendo las raíces del pilón y juntándolas en una bolsa plástica con suficiente suelo húmedo para minimizar su deshidratación. En los cafetales establecidos, la porción de raíces de cada planta se va colocando dentro de una bolsa plástica y al momento de muestrear la última planta del lote, se toma un poco de suelo superficial para “rellenar” la bolsa, con el objetivo de evitar la deshidratación de las raíces y protegerlas.

En general para el manejo y transporte de las muestras se debe evitar exponerlas a altas temperaturas y luz directa del sol. Si previo al envío de las muestras al laboratorio se demora más de 2 días, las mismas se pueden preservar en la parte baja de un refrigerador, en una hielera o en un sitio fresco a la sombra.