Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Semilla, semilleros e injertación

Contenido

[Ocultar]

La semilla

Aspectos generales

La semilla debe provenir, de preferencia, de la misma finca ecológica. Pero si esto no es posible, entonces podrá aceptarse de otras fincas, siempre y cuando la semilla no haya sido tratada con productos convencionales.

Se utilizan las variedades adaptadas en la finca o región que, a criterio del productor, han dado buenos resultados.

La variedad Typica está considerada como una de las variedades que más se adaptan bajo el manejo de café orgánico, por sus mismas características de rusticidad a condiciones marginales. También tiene la ventaja de poseer un grano de mayor tamaño que las variedades tradicionalmente cultivadas, lo cual la hace preferente para algunos compradores.

Debe considerarse, además, que la mayoría de plantaciones de Typica se cultivan en el país bajo el sistema natural, condición que deberá aprovecharse para su conversión al sistema orgánico.

Además de Typica, otras variedades que se pueden recomendar son Bourbón, Caturra, Pache, Catuaí y algunas líneas de Catimor, para zonas en donde la roya del cafeto es problema.

Producción de semilla

Si el caficultor produce su propia semilla, deberá considerar los siguientes aspectos:

a. Seleccionar lotes y plantas representativas de la variedad a reproducir y que su comportamiento en la finca sea satisfactorio en cuanto a sanidad y potencial de producción.

b. Hacer en el campo la prueba de fruto vano o vacío a las plantas seleccionadas como productoras de semilla, la cual consiste en cortar 100 cerezas maduras y sumergirlas en un recipiente con agua; si flotan más de 5 frutos, se descarta la planta evaluada; si flotan menos de 5 cerezas, se procederá a marcarla y a aprovecharla para la producción de semilla. Los frutos a cosechar para semilla deberán cortarse en su punto óptimo de madurez.

c. EL despulpado del fruto se hará con el cuidado de no lastimar la semilla. Para cantidades pequeñas, se puede hacer a mano; para cantidades mayores podrá hacerse con pulperos accionados a mano o por motor, los cuales deberán calibrarse adecuadamente.

d. Despúes de despulpadas las cerezas, se fermentarán en forma natural, procediendo luego a lavar la semilla con suficiente agua limpia. Tener cuidado de no sobrefermentarla, para evitar daños al embrión.

e. El secado deberá hacerse bajo sombra, sobre parihuelas (camillas) con marco de madera fondo de cedazo fino, que permite un secamiento uniforme. La semilla debe quedar entre 25 y 30 por ciento de humedad.

f. Antes de almacenar la semilla, hacer la selección definitiva, eliminando los granos "caracol", "triángulos", "elefantes", negros, muy pequeños, picados y los lastimados.

g. La semilla deberá guardarse en sacos de manta o yute, y almacenarla en lugares frescos y ventilados por no más de 4 meses. Para evitar los hongos (moho), pulverizar ceniza de cocina, esparcirla sobre la semilla y removerla periódicamente.

Los semilleros

La semilla de café normalmente se siembra en pergamino, estimándose que por cada libra se tienen de 1,200 a 2,000 semillas; lo cual, para fines prácticos, se calculan 1,000 plántulas efectivas.

La época adecuada para hacer los semilleros es durante marzo y abril; y para realizar el transplante al almácigo, de mayo a junio.

Selección del lugar y preparación de tablones

Los semilleros deberán establecerse en sitios cercanos a fuentes de agua, de preferencia con topografía plana y buen drenaje para evitar anegamiento; a plena exposición solar con suficiente ventilación.

Para efectos de cálculo de semillero, considerar que por cada libra de semilla es necesario preparar 1 metro cuadrado de tablón.

Las dimensiones generalmente utilizadas en la constucción de los tablones son de 1 a 1.20 metros de ancho, de 15 a 20 centímetros de altura y la longitud que permita le terreno, protegiendo los bordes con madera, tarro, tallos de banano o con algún material más duradero (block).

El sustrato para sembrar la semilla es una mezcla de tres partes de arena por una de tierra negra, las cuales deberán estar bien tamizadas, con malla de 1/4 de pulgada, para eliminar raíces, palos y piedras, entre otras cosas.

Tratamiento del sustrato

Para reducir riesgos por plagas y enfermedades, es conveniente acarrear con tiempo anticipado el material de sustrato, exponiéndolo al sol y efecuándole volteos periódicos antes de hacer los tablones.

La desinfección del sustrato se hace con lo siguiente:

a. Agua hirviendo: dos galones por metro cuadrado de tablón.

b. Caldo bordelés: (1 onza de sulfato de cobre + 1 onza de cal/galón de agua) a razón de un galón por metro cuadrado.

Siembra

La forma más recomendable es en bandas de 5 centímetros de ancho por 5 centímetros de separación, puede también sembrarse en surco o al voleo.

Cobertura y cobertizo 

Después de sembrados los tablones, deberán cubrirse con algún material vegetal fino (vetiver, pajón y otros), con la finalidad de proveer un microclima adecuado para la germinación de la semilla.

Aproximadamente a los 40 - 60 días despues de la siembra, la plántula comienza a emerger del suelo, momento en el cual deberá  levantarse la cobertura y posteriormente se colocará un cobertizo a una altura de 0.70 a 1 metro, sobre el tablón.

Riego

Deben realizarse dependiendo de las condicones de cada lugar, así como de la textura del sustrato y de la cobertura. Estos pueden hacerse cada 2 ó 3 días.

Injertación de café (método Reyna)

El injerto de cafetos de la especie Coffea arábica sobre Coffea canephora (Robusta), es la alternativa más práctica y económica para el control de parásitos de la raíz en la plantación. Con estos se aprovechan las siguientes características del café Robusta:

a. Tolerancia de las plantas al ataque de nemátodos y cochinillas de la raíz principalmente.

b. Mejor aprovechamiento de los nutrientes naturales del suelo, por su extenso sistema radicular.

c. Mayor tolerancia a los déficit hídricos.

Preparación de semilleros

Seguir las recomendaciones generales sobre el tema de semillas y semilleros, con la diferencia de que en este caso deberá prepararse mayor cantidad de tablones, pues se necesitará, además, sembrar una cantidd de semilla de café robusta igual que la variedad comercial.

La siembra del café robusta debe hacerse de 8 a 10 días  antes que la siembra de la variedad comercial, recomendando efectuarla en forma escalonada cuando las cantidades a injertar sean mayores. Se estima que un injertador realiza 300 injertos por día.

Materiales necesarios

a. Plántulas de Coffea arábica.

b. Plántulas de Coffea canephora (Robusta).

c. Navaja o cuchillo bien afilado.

d. Vasos de tarro o bambú.

e. Hojas de afeitar.

f. Nylon (plástico común) o cinta parafilm M.

Metodología

La injertación se realiza cuando las plántulas en el semillero se encuetran en estado de "soldadito" y su tallito ha tomado una coloración verde.

Para que las plántulas no se resientan, se recomienda hacer la operación en grupos de 15 a 20 injertos, lo que significa que las plántulas también deberán arracarse del semillero en grupos iguales de la variedad robusta y variedad comercial.

El procedimiento para realizar el injerto es el siguiente: 

a. Primero, preparar las cintas de nylon para el vendaje. Si se utiliza nylon común podrán prepararse doblado el pliego de nylon. con un cuchillo bien afilado se hacen cortes de 1.5 centímetros de ancho, para luego estirar cada tira obtenida hasta que quede de medio centímetro de ancho. La cinta de vendaje para cada injerto deberá ser de medio centímetro de ancho por 25 centímetros de largo.

b. Se toma la plántula de la varieda Robusta (patrón) y se le hace un corte transversal, aliminando el grano a unos 4 centímetros arriba de la base del tallo. Luego se hace un corte longitudinal de 1.5 centímetros de largo en el centro del tallo hacia abajo.

c. Se toma la plántula de la variedad comercial (coffea arábica) y se le hace un corte en forma de cuña, iniciando a un centímetro debajo del grano. La cuña deberá ser de 1.5 centímetros de longitud. Con esta operación, se estará eliminando parte del tallo y la raíz.

d. Después de los cortes, se procede a colocar la cuña dentro del patrón, cuidando que los cortes coincidan exactamente y se procede a hacer el vendaje.

Cuando se va a utilizar cinta de nylon común, el vendaje debe iniciarse en la parte inferior del injerto, medio centímetro abajo de la herida y continuando hasta medio centímetro arriba de la herida, haciendo de dos a tres envoltorios para finalizar con un amarre en forma de gasa en la parte inferior del vendaje, dejando bien adherido el mismo al injerto, para evitar la entrada de agua.

Otro material de reciente utilización es la cinta parafilm M, la cual se adquiere en el mercado en rollos de 10 centímetros de ancho por 38 centímetros de largo (alcanza para vendar 19,000 injertos). Para preparar las cintas de cada injerto, cortar pequeñas tiras de un centímetro de ancho y 10 centímetros de largo (ancho del rollo). Éstas, al momento de hacer el vendaje, se estiran, lográndose vendar aproximadamente 5 injertos por cada tira.

El vendaje con la cinta parafilm se  inicia medio centímetro abajo del corte del patrón, estirándolo conforme se va enrollando hasta medio centímetro arriba de la cuña, de tal forma que cubra los cortes. En este momento se revienta la cinta con un ligero estirón y finaliza el vendaje. Con este material solamente se realiza un envoltorio.

Desvendar

Cuando el vendaje se ha efectuado con cintas de nylon común, es necesario quitar las mismas aproximadamente a los 40 o 45 días después de realizado el injerto. Esta actividad no será necesaria, si se trabaja con la cinta parafilm M.

Cuidados durante el trasplante de injerto

Al terminar los injertos, proceder inmediatamente a efectuar el trasplante ya sea en propagandores o al almácigo. Los propagadores se utilizan para facilitar los cuidados en la etapa de prendimiento del injerto. En este caso, las plántulas permanecen en este lugar entre 35 y 40 días, para luego ser trasladadas al almácigo.