Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Almácigos

Contenido

[Ocultar]

La producción de plantas vigorosas y sanas en el almácigo es fundamental para la futura plantación de café.

Almácigos en bolsas

La bolsa más adecuada para utilizar es la de polietileno negro, perforada, de 7 x 10 pulgadas y por lo menos de 2 milésimas de grosor.

Preparación del sustrato para el llenado de bolsas 

El sustrato recomendado es una mezcla de 50 por ciento de tierra negra y 50 por ciento de abono orgánico, cuando la fuente de abono es compost o pulpa de café procesada en abonera; si se trabaja con vermicompost, la mezcla puede ser de 75 por ciento de tierra negra y 25 por ciento de este material. El sustrato debe estar libre de terrones, piedras, palos, raíces y otros; para lo cual debe tamizarse con malla de un cuarto de pulgada.

También es recomendable que el material que se utilice como sustrato se deje expuesto al sol durante varios días, haciéndole volteos periódicos, minimizando con esto riesgos de ataque de plagas y enfermedades.

El uso de micorrizas en el almácigo permite obtener plantas de buen desarrollo vegetativo, con la aplicación de 100 gramos de producto comercial por bolsa al momento del transplante.

La simbiosis de raíces y micorrizas beneficia el desarrollo de la planta al incrementar la disponibilidad de nutrientes por exploración de un mayor volumen de la raíz en el suelo. Las micorrizas costituyen en las raíces una estructura eficiente para la captura de fósforo.

Las plantas micorrozadas mejoran la eficiencia para utilizar los nutrientes en la producción de tejidos. Se señala que además del incremento en la producción, la planta puede mejorar su tolerancia a parásitos radiculares y al estrés ambiental.

Ordenamiento de bolsas

Las bolsas se colocan en hileras dobles con calles de 40 a 50 centímetros, enterrándolas ligeramente, dependiendo de la temperatura de la humedad del ambiente y el suelo. Entre más caliente y seco, mayor será la profundidad a enterrarlas. La  facilidad de riego y el uso de sombra permitirán menor profundidad en la colocación de bolsas, ahorrando con ello trabajo y costos.

Tratamiento del sustrato en las bolsas

El tratamiento del sustrato, específicamente para el control de nemátodos, se hace con flor de muerto (Tagetes sp.) molida, misma que se incorpora durante la mezcla del material para el llenado de bolsas. También puede aplicarse tabaco molido (uso restringido, para casos muy necesarios y localizados), a razón de tres a cinco gramos por bolsa.

Para la desinfección del suelo aplicar antes del trasplante caldo bordelés (1 onza de sulfato de cobre + 1 onza de cal dolomítica/galón de agua), a razón de 50 centímetros cúbicos por bolsa.

Trasplante al almácigo

El tiempo óptimo para realizar el trasplante es cuando la plántula está en la etapa de "soldadito" (el tallito conserva aún el pergamino), debiendo enfatizar en los siguientes espectos:

a. Selección de plántulas sanas y con buena conformación de raíces.

b. Evitar la deshidratación.

c. Durante el trasplante, tener cuidado de no enterrar demasiado las plántulas y hacer poda de la raíz cuando ésta sea demasiado larga.

Nutrición de plantas

Puede apoyarse con los siguientes:

a. Aplicaciones de purín o té de estiércol (ver su preparación en tema sobre abonos orgánicos), en la forma siguiente:

  • Si es dirigida al suelo, utilizar la proporción de una parte de purín + dos partes de agua (solución al 33 por ciento), aplicando 50cc de la solución por bolsa.
  • Si es dirigida al follaje, usar dos litros del producto + 14 litos de agua (solución al 12.5 por ciento), por aspersora de mochila de 4 galones (+- 16 litros).

b. Uso de minerales: incorporaciones de roca fosfórica, cal dolomítica, sulfato de calcio (yeso) y azufre, según sea necesario y dependiendo del pH del sustrato.

Sombra

La sombra es esencial para obtener plantas sanas y vigorosas en el almácigo, y se puede proporcionar de dos maneras:

a. Sombra con tapescos

Se construye con postes de madera (horcones o tarros), a una altura mínima de 1.70 metros del suelo, para facilitar la realización de las labores cuturales dentro del almácigo. Los postes van colocados cada tres o cuatro hileras, para que soporten el peso de vara atravesadas, sobre las cuales se colocan hojas de banano y de palma, entre otros.

b. Sombra viva (natural)

La sombra viva se siembra cada dos o tres hileras de bolsas, con posturas distanciadas a un metro; estableciendolas de seis a ocho semanas antes del trasplante. Las especies más recomendadas para sombra viva son la Crotalaria (Crotalaria anagiroides), Gandul (Cajanus cajan L, Millsp.), Tephrosia ( Tephrosia vogelii, Tephrosia candida) y la Baraja (Cassaia alata L.)

Riegos

En el verano deberán regarse las plantas con una penetración adecuada del agua en el sustrato, lo cual se logra haciendo picados periódicos y con aflojamiento de la tierra en las bolsas. 

Manejo fitosanitario

El programa fitosanitario dependerá del manejo integrado del amácigo.

En la medida en que se realicen las labores culturales en forma adecuada, las plantas presentarán un estado normal de sanidad, y sólo en casos muy necesarios deberán hacerse aspersiones foliares con caldo bordelés (5 onzas de sulfato de cobre + 5 onzas de cal, en 4 galones de agua).

Almácigos al suelo

Este tipo de almácigos es común en regiones o lugares donde hay escasez de agua, ya que permiten la utilización eficiente de cobertura muerta (molch), conservando de esta manera la humedad del suelo por mayor tiempo.

Preparación de tablones

Prepararlos en un terreno que reúna las siguientes características:

a. Textura franco-arcillosa, para que las plantas tengan buen desarrollo de raíces y el pilón sea lo suficientemente compacto, para no desmoronarse al momento de trasladar las plantas al campo definitivo.

b. Profundidad mayor de 50 centímetros y con buen drenaje. 

c. De preferencia, topografía plana y libre de troncos, raíces y piedras.

d. Cercano a las fuentes de agua.

e. Protegido para evitar daños por animales.

Después de tener preparado el terreno, deberá picarse el suelo a una profundidad de 30 centímetros, incorporando 25 libras de abono orgánico por metro cuadrado de tablón.

Transplante a los tablones

La siembra en los tablones hacerla de 8 x 8 pulgadas entre plántulas, colocando seis hileras a esta distancia; dejar calles de 40 centímetros, para facilitar las labores culturales.

Cobertura

El uso de cobertura muerta contribuye a conservar la humedad del suelo, así como a evitar la proliferación de hierbas indeseables dentro del almácigo. Puede utilizarse hojarasca de árboles y zacate picado.

Poda de raíces

Esta es una operación que se realiza a las plantas, aproximadamente dos o tres meses antes del trasplante al campo definitivo, para estimular la proliferación y crecimiento de raíces, así como uniformar la longitud de éstas ( asegurar disponibilidd de agua cercana al almácigo para efectuar riegos).

Pasos a seguir:

  • Regar el almácigo con una penetración adecuada del agua al área de la raíz, hasta unos 15 centímetros de profundidad.
  • Introducir una pala recta y angosta en forma inclinada (45 grados) a 15 centímetros del cuello de la raíz y penetrando a una profundidad de 15 centímetros para cortarla.

Las demás actividades (nutrición de las plantas, tratamiento del sustrato y riegos, entre otras). realizarlas bajo las mismas recomendaciones para el manejo de almácigos en bolsa.