Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Nematodos y los síntomas en café

Revista El Cafetal, julio 2013
Por Ing. Agr. Gabriela Calderón - Coordinadora de Investigación, Programa de Protección Vegetal
Cedicafé-Anacafé

Recomendaciones sobre la técnica de muestreo en el cultivo del café para una estrategia de control enfocada en el manejo integrado.


Raíz con nematodos


Almácigo sano

Los nematodos parásitos o fitoparásitos se alimentan de distintas partes de las plantas. No se aprecian a simple vista, únicamente a través del microscopio. Tienen forma de “gusano”, son transparentes y poseen un estilete a través del cual se alimentan de las células vegetales. Provocan niveles variables de daño en la planta, y se caracterizan por vivir en el suelo y en las raíces.

En el cultivo de café son dos géneros o grupos los que principalmente ocasionan daño; el nematodo agallador de la raíz (Meloidogyne sp.) que por ser sedentario provoca en la mayoría de las ocasiones abultamientos en las raicillas, y el nematodo lesionador (Pratylenchus sp.), que es móvil y por su hábito alimenticio ocasiona áreas de color café a negro en las raicillas y ruptura de los pelos absorbentes. Ambos grupos de nematodos están presentes en la mayoría de las zonas cafetaleras.

Los síntomas relacionados con el daño por nematodos no son visibles al inicio del ataque. Una vez se ha incrementado la población aparece una gran cantidad de raíces dañadas, el área foliar se amarilla o se marchita, el crecimiento se retarda, hay pérdida de frutos y en algunas ocasiones se observan deficiencias nutricionales en focos de plantas dentro de la plantación.

Por lo anterior es necesario conocer el grupo o grupos de nematodos prevalecientes, y, así mismo, sus niveles poblacionales en campo a partir del diagnóstico en laboratorio. Una vez se ha cuantificado el nivel poblacional, deben considerarse las condiciones de suelo, humedad, agresividad del nematodo y genética de la planta para establecer una estrategia de convivencia o manejo.

Condiciones de incremento

Además de conocer los grupos de nematodos presentes en el cultivo y la presencia de hongos del suelo, que provocan corchosis y mal formación de la raíz, debe considerarse que la expresión del daño está relacionada con otros factores como: población de nematodos presentes en una determinada cantidad de raíces, textura, humedad y temperatura del suelo.

Para el caso de los nematodos fitoparásitos del café, no se ha establecido un umbral, o densidad poblacional, a partir del cual se tienen pérdidas económicas.

Identificación de daño

Además de la clorosis o marchitez de las hojas, deben descartarse factores como: fertilización deficiente, suelo encharcado, ataque de enfermedades vasculares u otras plagas del suelo, y agotamiento por edad o por alta producción.

Es probable que el daño radicular con presencia de agallas o pérdida de la corteza de las raíces se deba a la presencia de nematodos. En tal caso deben tomarse muestras representativas de raíces y enviarlas al laboratorio para obtener un resultado profesional, a través del cual se identifique el grupo o grupos prevalecientes y la densidad poblacional del momento.

Muestreo de raíces y suelo en café

Para la selección de estrategias en el control de nematodos en café es necesario enfocarse en el manejo integrado, siendo el muestreo uno de los principales componentes para la toma de decisiones.

Antes de iniciar el muestreo, el productor debe tener bolsas de plástico, marcador permanente, azadón, pala o palín y machete. Todo el material debe estar limpio y en buen estado. Para tomar la muestra siga los pasos:

1. Con el croquis de la finca identifique los lotes que tengan plantas con síntomas de poco desarrollo y amarillamiento de las hojas, o lotes con focos de plantas amarillentas,

2. Una vez identificados los lotes a muestrear, deberá considerarse integrar dos grupos de plantas a muestrear: 

a. Plantas aparentemente sanas: se deben tomar muestras principalmente de las plantas que rodean un foco de plantas amarillentas.

b. Plantas aparentemente enfermas: se deben tomar muestras de plantas con síntomas de amarillamiento, decaimiento o con poco desarrollo; sin embargo, debe evitarse muestras de plantas que estén muertas o muy deterioradas, ya que los niveles poblacionales de estas plantas tienden a ser erróneos.

3. Para obtener un resultado confiable es necesario que la muestra final esté compuesta de varias sub-muestras. Según el tamaño de área a muestrear se debe considerar:

a. En áreas de 1 a 10 manzanas, tomar 15 sub-muestras de raicillas

b. En áreas de 11 a 20 manzanas, tomar 25 sub-muestras de raicillas

4. Se debe muestrear en zigzag cubriendo toda el área de interés, evitando tomar sub-muestras de plantas muertas o agotadas.

a. En caso de áreas de siembra nueva o sustrato para almácigo será necesario tomar muestras de suelo con la misma cantidad de sub-muestras en función del área. 

b. Para asegurar la sanidad del sistema radicular del almácigo, se debe tomar de cinco a siete plantas enteras para hacer una muestra compuesta del almácigo, cuatro meses antes de llevarlo a campo definitivo.

5. Para obtener una buena muestra considere que el área para tomar las raicillas debe ser la zona entre la de goteo y la mitad de la bandola a una profundidad de cero a veinte centímetros, principalmente en el área de crecimiento de las raicillas.

6. La muestra compuesta debe pesar de 40 a 50 gramos (1.5 a 2 onzas aproximadamente). Una vez tomada, debe ser colocada dentro de una bolsa plástica con la identificación del lote y fecha de colecta. Ésta debe quedar bien cerrada. Luego deberá trasladarse al laboratorio evitando que se seque pues esto reduce las poblaciones de nematodos. Si no puede enviarse las muestras al laboratorio el mismo día de la colecta, colocarlas en la parte baja del refrigerador o en un lugar fresco.

Observaciones

  • No muestree cuando el suelo esté seco y compacto, ni cuando esté saturado de agua.
  • En cada punto de muestreo, limpie y quite la broza, malezas y la capa superficial de materia orgánica (aproximadamente de 2 centímetros).
  • No arranque las raíces, utilice una herramienta para extraerlas tan enteras como sea posible.
  • Evite muestrear raíces de malezas.
  • Al realizar una aplicación de nematicida, es necesario esperar al menos cuatro semanas para la toma de muestras.