Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Resultados del uso de lombricompost y el fertilizante químico para mejorar la productividad

Contenido

[Ocultar]
Revista El Cafetal, julio 2013
Por Ing. Agr. Luis Felipe Pascual Villatoro - Coordinador Región V
Ing. Agr. Rolando Victorhugo Carrillo Carrillo - CEDICAFÉ


Lombricompost y fertilización química


Aplicación de lombricompost

Antecedentes

En el cultivo de café la fertilización es uno de los pilares más importantes para la productividad de la caficultura, siendo así una parte esencial para el buen manejo de una empresa cafetalera. Al revisar los costos de producción para un quintal de café, se detecta dentro de los insumos que la fertilización es uno de los rubros más altos. En ese sentido, el caficultor debiera realizar los esfuerzos necesarios para mantener un balance nutricional adecuado en el suelo para que la planta de café pueda expresar su máxima producción anualmente.

Una planta de café en producción necesita 16 elementos esenciales entre los cuales destacan: Nitrógeno, Fosforo, Potasio (conocidos como macronutrientes), además Calcio, Magnesio y Azufre (conocidos como elementos secundarios) más los micronutrientes. La ausencia de uno de estos elementos, cualquiera que sea, influenciará negativamente en la productividad de la planta. 

Considerando la importancia y alto costo de esta actividad, se realizó una investigación para evaluar la eficiencia de utilizar un fertilizante químico más un fertilizante orgánico, esto con el objetivo de ofrecer al caficultor una alternativa eficiente y rentable.

Metodología

La investigación se realizó en la finca Huixoc, ubicada en La Democracia, Huehuetenango en una plantación de doce años de variedad Caturra bajo sombra, la cual tiene un distanciamiento de 2 por 1 metro entre planta. El período de investigación fue durante tres años, a partir del ciclo cafetalero 2010-2011 a la fecha.

Se evaluaron 4 tratamientos más un testigo (compuesto solo por una libra de lombricompost), en los otros tratamientos se utilizó la formula química recomendada por el laboratorio de suelos Analab de Anacafé de acuerdo a los requerimientos del cultivo y 1 libra de lombricompost proveniente de la descomposición de pulpa de café por medio de la lombriz coqueta roja (Eisenia foetida). (Cuadro 1).

La aplicación se realizó sobre la banda de fertilización a través de un raspado superficial, posteriormente se aplicó la libra de lombricompost y luego la formula química. Estos tratamientos se aplicaron durante dos épocas al año en los meses de junio y septiembre.

Resultados

  • Se determinó que durante los tres años de investigación el mejor promedio producción se logró con el tratamiento 4 (T4), con aplicaciones de 1 libra de lombricompost y 3 onzas de fertilizante químico por aplicación, obteniendo una cosecha promedio de 295 quintales de café maduro por manzana. (Cuadro 2).
  • El tratamiento con una libra de lombricompost sin fertilización química reportó la menor producción de café maduro por área (187.33 quintales de café maduro por manzana).
  • El tratamiento 4 (T4) se detecta un punto de inflexión entre la producción y la dosis de fertilizante químico, es decir que aunque se incremente la dosis de fertilizante no producirá ningún incremento en la producción.

Recomendaciones

  • De acuerdo a las condiciones agroclimáticas y de manejo de la finca donde se realizó el presente estudio, se recomienda aplicar por planta una dosis de 1 libra de lombricompost más tres 3 onzas de fertilizante químico, de acuerdo al análisis de suelos. Esta aplicación debe realizarse en dos épocas al año.
  • El lombricompost es un abono orgánico al alcance de los caficultores, que al utilizarse adecuadamente, mejora la fertilidad del suelo debido a que este material incrementa la descomposición de la materia orgánica y los microorganismos benéficos, obteniendo una humificación natural del suelo. Logrando así mejorar las condiciones físicas, químicas y biológicas en beneficio de la productividad del cultivo de café.