Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Desarrollo de brotes con aspersión de Cinc y Boro en recepas

Contenido

[Ocultar]
Revista El Cafetal, julio 2013
Por Luis Felipe Pascual Villatoro - Coordinador Región V
Delmar Rolando Cruz Palacios - Ex Asesor técnico Región V


Aplicación de Boro y Cinc en tocón

Antecedentes

El manejo de tejido productivo de las plantas de café es una actividad que debe realizarse después de cada ciclo de producción de varios años para mantener renovado el tejido productivo, disminuir el efecto de bienalidad en la producción, eliminar tejido agotado, reducir el daño causado por plagas y enfermedades fungosas como roya y ojo de gallo.

La baja productividad de café por unidad de área puede deberse a factores climáticos: temperatura, humedad relativa y precipitación pluvial; y al manejo agronómico. Debe tomarse en consideración que la planta de café produce solamente en tejido nuevo, por lo que debe mantenerse un adecuado equilibrio productivo mediante la implementación sistemática del manejo de tejido.

Dentro de los tipos de poda más utilizados están la poda baja o recepa, la poda alta o descope, el despunte y poda esquelética. Éstas se practican dependiendo del grado de agotamiento que manifieste el cafeto, y se realizan en diferentes sistemas que dependen del área, edad y agotamiento de las plantas. Los sistemas más utilizados son: por lotes, por surcos y el manejo selectivo que consiste en la poda de cafetos agotados dentro de la plantación, realizada de manera individual por planta o por grupo.

Metodología

Inmediatamente después de la recepa se hizo la aplicación de Cinc y Boro con Aminoácidos, agregando un surfactante para una mayor área de contacto de la gota y mejor penetración de los productos. La aspersión se realizó con bomba de mochila de 16 litros, dirigida a los tocones o tallos podados, asegurando una adecuada cobertura.

Desarrollo

El estudio se realizó en la finca El Jobal III, La Democracia, Huehuetenango, altitud de 3,100 pies (945 m). Plantación de 18 años de edad, variedad Catuaí, distancia de siembra 2 x 1 metros (doble postura), sombra regulada de Chalum (Inga sp). Es una zona de verano seco bien definido, y en el año del experimento la lluvia inició en el mes de junio, provocando que la emisión de brotes fuera tardía.

Se seleccionó un área de aproximada de 1 manzana para manejarla con poda de recepa, con tres sub-parcelas para aplicar 3 tratamientos a la recepa. En dos tratamientos se hizo aplicación de Boro, sulfato de cinc, nitrato de potasio, aminoácidos y un surfactante inmediatamente después de realizar la recepa, y un tratamiento testigo de recepa sin aplicación de fertilizantes foliares. En el área experimental se realizó una recepa en bloque, a 35 centímetros de altura, dejando 2, 3 y 4 ejes por planta.

Los objetivos fueron evaluar la respuesta de brotación en la recepa por la aplicaciones de Cinc, Boro y Aminoácidos, y conocer el desarrollo de los brotes en longitud y diámetro.

Variables de medición

  • Número de brotes por tallo
  • Longitud de brotes en centímetros
  • Diámetro de brotes en milímetros

Se hicieron las lecturas de número de brotes, longitud y diámetro a los 113 días de la recepa. Después de las lecturas de las variables y se realizó el deshije para darle el manejo adecuado a la plantación.

Resultados

Número de brotes

El mayor número de brotes en la recepa lo manifestó el tratamiento # 1, con 8 brotes y los tratamientos # 2 y # 3, con 7 y 6 brotes respectivamente (gráfica 1).

Longitud de brotes

El tratamiento # 1 presentó la mayor longitud de brotes con 4.26 centímetros, que representa 237.99% de mayor crecimiento que el testigo con 1.79 cm. El tratamiento # 2 tuvo una longitud de 2.47 centímetros, 137.99% en relación al testigo (gráfica 2).

Diámetro de los brotes

El tratamiento # 1 reportó el mejor resultado con 3.28 milímetros de diámetro, seguido por el tratamiento # 2 con 2.98 mm, y
2.87 mm el tratamiento # 3 (grafica 3).

Conclusiones y Recomendaciones

  • La mejor respuesta en el desarrollo de brotes en la recepa, se obtuvo con la aplicación de 1.5 kilo (3.3 libras) de boro en mezcla con 1.5 kilos (3.3 libras) Cinc y 500 centímetro cúbicos de aminoácidos, en 200 litros de agua.
  • Aplicar los productos en aspersión en las dosis indicadas, en cafetales o en lotes con antecedentes de mala emisión de brotes por deficiencias de cinc y boro.
  • Considerar que las condiciones agroclimáticas de la finca influyen en el desarrollo de los brotes de recepa, en particular la disponibilidad de agua en el suelo, la fertilización del año anterior, y la edad de las plantas.