Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

12 excusas para disfrutar de una taza de café

El Huffington Post, miércoles 15 de enero de 2014
Por Margarita Lázaro

"Café, café, café". La palabra resuena en tu mente nada más oír el despertador. Son muchos los que no pueden empezar el día sin una buena taza de esta bebida, que ha conseguido posicionarse como la segunda más consumida en el mundo por detrás del agua. Cada vez son más las investigaciones que lo dotan de efectos beneficiosos. “Nuestros trabajos sugieren que para mejorar nuestra salud debemos centrarnos en otros factores, como el aumento de la actividad física, dejar de fumar o comer más productos integrales”, asegura el doctor Rob van Dam, autor de estudios sobre "Café y Salud" en la Universidad de Harvard.

El último hallazgo, realizado por investigadores de la Escuela de Deporte y Ciencias del Ejercicio de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) y publicado en la revista Plos One, recoge que el café no deshidrata. Cuatro tazas diarias aportan los mismos líquidos que su equivalente en agua. Además, su llamado efecto diurético solo se produce cuando se toman dosis altas de cafeína. Un consumo moderado no tiene consecuencias al respecto.

Ésta ha sido solo la última incorporación a la lista de buenas noticias relacionadas con el café. La bebida goza de otras cualidades que, además de sabrosa, la convierten en saludable. Eso, siempre que se tome con moderación y sin demasiados 'aderezos’. No es lo mismo un café con leche semidesnatada que un café irlandés.

1. Es antidepresivo

Beber café a diario reduce en un 10% las posibilidades de sufrir depresión. La razón es que la cafeína favorece la liberación de varios neurotransmisores, entre ellos la dopamina y la serotonina, encargadas de regular el estado de ánimo. No pasa igual con otras bebidas con cafeína. Los refrescos tienen el efecto contrario. Según un estudio publicado por la Academia Americana de Neurología, las personas que beben más de cuatro latas diarias tienen un 30% más probabilidades de sufrir depresión.

2. Reduce las tendencias suicidas

Igual que elimina el riesgo de sufrir depresión, también disminuye las tendencias suicidas. Beber de dos a cuatro tazas de café al día reduce el riesgo en un 50%, según un estudio de la Escuela de Harvard de Salud Pública (HSPH). Claro, que aquí es importante la moderación: otro estudio realizado en Finlandia añade que beber ocho o nueve tazas al día aumenta el riesgo de suicidio.

3. Mejora el rendimiento deportivo

Y así se entiende por qué Xabi Alonso acostumbra a tomar una taza de café antes de un partido. “La cafeína aumenta la cantidad de ácidos grasos que circulan en el torrente sanguíneo, lo que permite a las personas correr o pedalear más tiempo (ya que sus músculos pueden absorber y quemar esa grasa como combustible y ahorrar carbohidratos para más tarde)”, explica un artículo publicado en The New York Times. El futbolista del Real Madrid no es el único que recurre al café: en los controles antidopaje realizados entre 2004 y 2008 se encontraron restos de cafeína en más de dos tercios de los atletas olímpicos analizados. Según investigadores de la Universidad de Coventry de Inglaterra existe una fórmula para calcular cuál es la dosis perfecta de cafeína para mejorar el rendimiento: así habría que consumir seis miligramos por cada kilo de peso. Para ello habría que tener en cuenta que una taza cuenta con alrededor de 100 mg.

4. Acelera la recuperación y reduce el dolor muscular

Mejora el rendimiento y también la recuperación postdeporte que muchas veces desanima a la hora de practicarlo. Un equipo de investigadores de la Universidad de Georgia concluyó que las dosis moderadas de cafeína, aproximadamente equivalente a dos tazas de café, mejora la recuperación del glucógeno muscular y reduce el dolor de músculos hasta en un 48%. De esta forma los atletas se recuperan más fácilmente y mejoran su rendimiento de cara al siguiente entrenamiento.

5. Ayuda a perder peso

No es la solución definitiva para la lucha contra los kilos de más, pero sí es cierto que tiene ciertos beneficios. El café aporta muy pocas calorías (2 por cada taza), genera sensación de saciedad y tiene un leve efecto lipolítico. Esto significa que tomar café por la mañana facilita que el organismo consuma grasas acumuladas. Más beneficioso incluso es el café verde (sin tostar) ya que modifica la forma en la que el cuerpo procesa los alimentos. Según un estudio de la Universidad de Scranton de Pennsylvania, éste tiene una sustancia que evita que el cuerpo absorba todas las calorías que recibe de los carbohidratos y grasas.

6. Contra el mal aliento

Aunque inicialmente podría parecer lo contrario, científicos de la Universidad Tel Aviv demostraron que el café inhibe el desarrollo de bacterias de la boca que originan la halitosis. El estudio se refiere al café solo, porque cuando se mezcla con leche llegan los problemas. Ésta podría fermentar dando lugar a sustancias malolientes, aunque no siempre ocurre.

7. Aumenta la memoria y mejora la concentración

Los efectos de la cafeína sobre el cerebro son muy evidentes: mejora el estado de ánimo y también la memoria, el tiempo de reacción y la función cognitiva general. En concreto, tomar de tres a cuatro tazas al día ayuda a activar y elevar la capacidad de alerta, además de permitir que se mantenga la concentración durante más tiempo. Además, según un estudio de la revista Nature Neuroscience, el café ayuda a memorizar imágenes impulsando la capacidad de recordar los detalles más sutiles, lo que permite distinguir dos escenas muy parecidas.

8. Reduce las posibilidades de padecer Alzheimer y Parkinson

El café ayuda a mantener la mente aguda durante más años y retarda la aparición de la enfermedad neurodegenerativa. De hecho, sus consumidores tienen un 60% menos de probabilidades de padecer Alzheimer. Según el neurocientífico Chuanhai Cao de la Universidad del Sur de Florida, la cafeína "inhibe la producción de beta amiloide", una proteína que se acumula en el cerebro de personas con esta enfermedad y que, con los años, resulta más difícil metabolizar. Además, reduce el riesgo de sufrir Parkinson entre un 32 y un 60% debido al papel neuroprotector de la cafeína.

9. Es bueno para el hígado

El consumo regular de café es especialmente beneficioso para el hígado. Porque previene el hígado graso no alcohólico, causante de diabetes y obesidad. Esto se debe a que estimula la metabolización de los lípidos almacenados en las células de este órgano. Además, reduce el riesgo de presentar colangitis esclerosante primaria, una enfermedad autoinmune del hígado que puede conducir a cirrosis, insuficiencia hepática e incluso cáncer de hígado. Las personas que beben una taza de café al día tienen un 20% menos de probabilidades de sufrir cirrosis alcohólica que los que se abstienen de hacerlo. El efecto protector aumenta a medida que crece nuestro consumo de café.

10. Disminuye el riesgo de padecer diabetes tipo II

Beber tres o cuatro tazas de café al día reduce en un 25% el riesgo de desarrollar diabetes tipo II, informa Science Daily. Esto se debe a que la cafeína estimula las células pancreáticas, donde se produce la insulina que necesita el organismo. Si solo tomamos una taza al día, el riesgo disminuye solo en un 7%.

11. Previene contra ciertos cánceres

Contra el de hígado y también contra el de piel. Porque la cafeína inhibe una proteína en la piel llamada ATR, clave en la multiplicación de células de la piel dañadas por los rayos ultravioletas del sol. Además disminuye las probabilidades de desarrollar cáncer de colon y recto debido a que frena la secreción de ácidos biliares, que son los precursores de esta enfermedad.

12. Bueno para el corazón

La moderación es clave en los asuntos del corazón. El café tiene un efecto cardioprotector cuando se consume en pequeñas cantidades. Así, tomar de dos a cuatro tazas diarias de café disminuye el riesgo de sufrir insuficiencia cardíaca. El abuso no es tan bueno: cuando la dosis del café aumenta (más de seis tazas) se pierden estas propiedades e incluso aumentan las probabilidades de desarrollar problemas graves de corazón.

Enlace: www.huffingtonpost.es

 

COMPARTIR