Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí

Cultivo de Mandarina

Contenido

[Ocultar]

Características

Familia: Rutáceas.
Género: Citrus.
Especie: Existen numerosas especies: Citrus reticulata, C. Unshiu, C, reshni (clementinas, satsumas y comunes).

Origen: China e Indochina.

Descripción: Árbol pequeño de 2-6 m de altura, con tronco con frecuencia torcido, generalmente sin espinas. Ramillas angulosas. Hojas oblongo-ovales, elípticas o lanceoladas, de 3.5-8 cm de longitud y 1.5-4 cm de anchura, con la base y el ápice obtusos. Margen aserrado por encima de la base. Son de color verde oscuro brillante en el haz y verde amarillento en el envés, fragantes cuando se las tritura. Pecíolos con ala muy corta. Inflorescencias axilares o terminales con 1-4 flores pentámeras, de color blanco, olorosas, de 1.5-2.5 cm de diámetro. 18-23 estambres, casi libres. Frutos de 4-7 cm de longitud y 5-8 cm de diámetro, globoso-deprimidos. Su color varía de amarillo verdoso al naranja y rojo anaranjado. La superficie es brillante y está llena de glándulas oleosas hundidas. La cáscara es delgada, muy fragante, separándose fácilmente de la pulpa. Pulpa jugosa y dulce, refrescante. Semillas oblongo-ovoides.

Usos

Consumo fresco, además de la preparación de jugos, néctares y concentrados. Para la industria farmacéutica de cosméticos y perfumes, los aceites esenciales se usan como aromatizantes y saborizantes y las cáscaras deshidratadas, de las que se obtienen pectinas son utilizadas por la industria farmacéutica.

Jugo de mandarina: Ocupa sólo el 1% sobre el total de jugos cítricos y los principales productores son Japón, Brasil y EEUU.

Beneficios

El cultivo de la mandarina es de beneficio para los caficultores, ya que representa una opción para sustituir áreas marginales para café por un cultivo cuya demanda nacional es insatisfecha y se importa de otros países para cubrir las necesidades del mercado.

Aspectos técnicos

Ecología

Es una especie subtropical. No tolera las heladas, ya que sufre tanto las flores y frutos como la vegetación, que pueden desaparecer totalmente. Presenta escasa resistencia al frío (a los 3-5 ºC bajo cero la planta muere, No requiere horas-frío para la floración. No presenta reposos invernal, sino una parada del crecimiento por las bajas temperaturas (quiescencia), que provocan la inducción de ramas que florecen en primavera. Requiere importantes precipitaciones (alrededor de 1.200 mm), que cuando no son cubiertas hay que recurrir al riego. Necesita temperaturas cálidas durante el verano para la correcta maduración de los frutos. Es una especie ávida de luz para los procesos de floración y fructificación, que tienen lugar preferentemente en la parte exterior de la copa y faldas del árbol. Por tanto, la fructificación se produce en copa hueca, lo cual constituye un inconveniente a la hora de la poda. Es muy sensible al viento, sufriendo pérdidas de frutos en precosecha por transmisión de la vibración. En cuanto a suelos los prefiere arenosos o franco-arenosos, profundos, frescos y sin caliza, con pH comprendido entre 6 y 7. No tolera la salinidad, aunque la utilización de patrones supone una solución a este problema.

La humedad relativa influye sobre la calidad de la fruta. La mandarina en regiones donde la humedad relativa es alta tiende a tener cáscara delgada y suave, mayor cantidad de jugo y de mejor calidad. La baja humedad favorece una mejor coloración de la fruta. El rango adecuado de humedad relativa puede considerarse entre 60 y 70 %. Las altitudes aptas para el cultivo de Mandarina oscilan entre los 400 a 1300 msnm.

Variedades importantes

Mandarina Dancy (Citrus reticulata, var. Dancy) adaptación desde los 400 a 1,100 m.s.n.m, fruto redondo, color de pulpa anaranjado, sabor dulce, corteza suavemente granulada, poca semilla, y tamaño mediano.

Mandarina Roja (Citrus reticulata, var. Roja) adaptación desde los 400 a 1,100 msnm, fruto alargado, color de pulpa anaranjada, sabor dulce, corteza porosa, bastante semilla y tamaño mediano.

Mandarina Reina (Citrus reticulata, var. Reina) adaptación desde los 400 a 1,100 msnm, fruto alargado, color de pulpa anaranjada, sabor dulce, corteza gruesa, bastante semilla, tamaño grande.

Mandarina Clementina (Citrus reticulata, var. Clementina) adaptación desde los 400 a 1,100 msnm, fruto globosa, color de pulpa anaranjado, sabor dulce, corteza granulada, poca semilla tamaño de pequeña a mediana.

Como elegir una variedad

Aspectos comerciales: comportamiento en el mercado, demanda, precios, período de recolección y comercialización.

Climatología de la zona: posible precocidad, heladas, vientos, etc.

Características de cultivo de las variedades: productividad, entrada en producción, vigor, características del fruto (tamaño, calidad de la corteza, número de gajos, cantidad de zumo, azúcares (g/l), acidez (g/l), semillas por fruto, color, rusticidad, resistencia a humedades, aguante en el árbol, problemas productivos, aptitud para consumo en fresco, etc.)

Influencia del pie sobre la variedad: especialmente en aquellos aspectos que sean determinantes en la variedad (precocidad) o problemáticas (piel, características organolépticas, etc.)

La elección depende en gran medida de la postura o carácter del agricultor: puede inclinarse hacia variedades especulativas, más arriesgadas y con un comportamiento futuro incierto o hacia variedades más estables y arraigadas.

Propagación

La propagación es asexual y mediante injerto de escudete a yema. Si se precisa de re-injertado para cambiar de variedad, se puede hacer el injerto de chapa que también da muy buenos resultados. El estaquillado es posible en algunas variedades de algunas especies, mientras que todas las especies se pueden micro-propagar, pero en ambos casos solamente se utilizarán como plantas madre para posteriores injertos.

Patrones

Ventajas que confiere el uso de patrones:

  • Precocidad en la producción.
  • Mayor uniformidad de la plantación (muy importante en fruticultura moderna).
  • Proporciona control sobre la calidad y cantidad de la cosecha para una misma variedad.
  • Adaptación a problemas físico-químicos del suelo (salinidad, asfixia radicular, sequía).
  • Tolerancia a plagas enfermedades (Tristeza y Phytophthora).
  • Antes de aparecer por primera vez Phytophthora, los cítricos se cultivaban sobre su propio pie. Desde el momento de su aparición empezó a utilizarse como pie el naranjo amargo, hasta la aparición de la tristeza. Actualmente se dispone de cientos de patrones que presentan muy buena compatibilidad, aunque en ocasiones.

Los patrones más utilizados son: Citrange Carrizo y Troyer. Mandarino Cleopatra.

Citrus volkameriana

En los últimos años ha tenido gran expansión debido a su gran vigor, con una rápida y buena productividad. Es muy utilizado en nuevas plantaciones, donde para aprovechar el espacio que queda vacío durante los primeros años, se plantan árboles con este patrón entre los definitivos. Principales inconvenientes: baja calidad de frutos, aunque adelanta la maduración, moderada sensibilidad a Phytophthora y sensibilidad media a las heladas, menos que el Macrophylla. Resistente a la caliza y medianamente a la salinidad. Tolerante a la Tristeza, Exocortis y Psoriasis, pero es sensible a Xyloporosis y “Woody Gall”.

Manejo agronómico

Distanciamientos de siembra

Los marcos empleados son menores que en naranjo, excepto en el caso de híbrido “Fortuna”, con marcos de 6 x 6. Para los mandarinos más pequeños se aplican marcos de 4,5 x 4,5, pero no responde bien en seto.

Preparación de suelo

Una vez seleccionado el lugar de siembra, se procede a hacer el trazo de la Plantación, colocando estacas en cada posición de acuerdo al distanciamiento de siembra y a la topografía del terreno. Si el terreno es inclinado el trazo se hará en curvas a nivel, si es plano puede usarse el diseño deseado (Cuadro, tresbolillo, etc.).

El tamaño del hoyo de siembra dependerá de la textura del suelo; en suelos franco Arenosos, las dimensiones podrán ser de 40 x 40 x 40 cm.; en suelos Franco Arcillosos de 60x 60 x 60 cm, o más. El ahoyado, se hace con bastante anticipación de la siembra, colocando la tierra superficial a un lado y la del fondo en otro lado. Colocarla al fondo del hoyo y mezclarla con fertilizante rico en fósforo.

Siembra

Se deben sembrar árboles injertados, libres de plagas y enfermedades, con buena unión del patrón y el injerto, de copa vigorosa, formada por 3-4 ramas bien distribuida y una buena formación del sistema radicular.

Época de siembra

Si se tiene disponibilidad de riego se puede sembrar en cualquier época del año; caso contrario, la época más adecuada es al inicio de la época lluviosa.

Fertilización

Demandan mucho abono (macro y micro nutrientes), lo que supone gran parte de los costes y es una planta que frecuentemente sufre deficiencias, destacando la carencia de magnesio, que está muy relacionada con el exceso de potasio y calcio y que se soluciona con aplicaciones foliares. Otra carencia frecuente es la de zinc, que se soluciona aplicando sulfato de zinc al 1 %. El déficit en hierro está ligado a los suelos calizos, con aplicación de quelatos que suponen una solución escasa y un coste considerable.

En mandarino es frecuente el bufado del fruto por un exceso de abonado nitrogenado. En limonero es recomendable para el cuajado realizar 2-3 pases con oxicloruro de cobre después de la floración.

Plan de fertilización en los primeros cuatro años.
  TIPOS DE FERTILIZANTE 1er AÑO 2º AÑO 3er AÑO 4º AÑO
SÓLIDOS NITRATO AMÓNICO 150 190 270 350
NITRATO POTÁSICO   70 120 160
FOSFATO MONOAMÓNICO   40 75 100
NITRATO MAGNÉSICO   30 60 115
LIQUIDOS N-20 250 100 60 50
12 –4-6   500 850 1150
NITRATO MAGNÉSICO   30 60 115
6% QUELATOS DE HIERRO 6 10 15 20

Cantidades de fertilizante expresadas en gramos por árbol y año.

Otras consideraciones

  • No empezaremos a abonar hasta el inicio de la segunda brotación desde la plantación.
  • A ser posible se abonará en cada riego. Se tendrá la precaución de no sobrepasar los 2 kilos de abono por m3 de agua de riego para evitar un exceso de salinidad.
  • Abonar desde Marzo hasta Septiembre repartiendo el abono total de la siguiente forma:
MES MARZO ABRIL MAYO JUNIO JULIO AGOSTO SEPTIEMBRE
% 5 10 10 15 20 20 20

Los quelatos de hierro se aportarán en 2 ó 3 aplicaciones, especialmente durante la brotación de primavera. Es aconsejable aportarlos con ácidos húmicos.

Sólo se indica el abonado en los 4 primeros años ya que posteriormente es aconsejable un asesoramiento técnico especializado que tenga en cuenta diversos factores como porte, producción esperada, variedad, pie, etc.

Riego

Especies que demandan grandes aportes de agua (9.000-12.000 m3/Ha). En parcelas pequeñas se aplicaba el riego por inundación, aunque hoy día la tendencia es a emplear el riego localizado y el riego por aspersión en grandes extensiones de zonas frías, ya que supone una protección contra las heladas. El limonero produce con menos dotaciones que el naranjo y el mandarino. Manejando el riego se pueden provocar floraciones en fechas adecuadas. El proceso de inducción y desarrollo floral en el limonero está controlado por el estrés de temperatura e hídrico; aprovechándolo se realiza la siguiente práctica: se retira el riego durante 45 días y luego se riega en abundancia; así se produce una abundante floración que trae buena cosecha y buenos precios al año siguiente.

Poda

La poda es más frecuente que en naranjo. Es una especie que puede ser muy productiva, por lo que es recuente la ruptura de ramas y suelen instalarse estructuras de soporte. Es necesaria una poda anual con objeto de eliminar las ramas muertas, débiles o enfermas y vigorizar el resto de la vegetación.

Presenta una caída precosecha bastante acentuada, por lo que no se puede mantener mucho tiempo la fruta en el árbol. También pueden presentarse problemas de agrietamiento del fruto debido a las lluvias, siendo éste otro factor que limita el período de recolección. Para solucionar este problema se recurre a la aplicación de giberalinas, que retrasan la maduración, con lo cual la cosecha se libera de las lluvias. La adición de calcio impide la absorción de agua y ayuda a compartimentar, aunque realmente el efecto no está muy claro y se ha asumido como un tratamiento rudimentario por su bajo coste.

En las variedades asemilladas es frecuente la alternancia, por lo que puede resultar conveniente un aclareo, que además aumentará el tamaño del fruto.

Plagas

Minador de los cítricos (Phyllocnistis citrella). Se introdujo en España por Cádiz hace aproximadamente 7 años y desde entonces a adquirido carácter de pandemia. Afecta sobre todo a limoneros jóvenes. La hembra adulta realiza las puestas en el nervio central. La larva devora el parénquima de las hojas jóvenes, formando galerías redondeadas. Se recomienda: no sobre abonar para que no haya brotaciones en exceso y concentrar las brotaciones y sólo tratar las que sean significativas (en otoño se recomienda no tratar, ya que las brotaciones carecen de importancia y para evitar la destrucción de la fauna auxiliar). Las materias activas más empleadas son: abamectina e imidacloprid.

Cochinilla. Sobre todo la cochinilla acanalada Rodolia cardenalis (novio cardenal) es un depredador empleado en control integrado. Para el control químico se emplean organofosforados (clorpirifos y metilation).

Araña roja. Materias activas: dicofol y tetradifón.

Enfermedades

Phytophthora spp. Son los hongos de mayor importancia en cítricos. Ataca a los frutos que se encuentran en contacto con el suelo y las salpicaduras pueden llevar esporas, de forma que cuando las temperaturas son elevadas pueden pudrir los frutos. El control químico se realiza principalmente con mancozeb + zineb y con oxicloruro de cobre.

Virus y viroides: virus de la tristeza, exocortis y psoriasis.

Cosecha:

Las Mandarinas deben cosecharse con mucho cuidado para evitar golpes, heridas u otros daños que afecten la calidad y su conservación. Se recomienda el uso de equipo adecuado para efectuar esta labor tales como: saco de cosecha preferiblemente de lona con falso fondo, escalera de tijera (doble), tijera de podar. La fruta cosechada no se debe dejar expuesta al sol y debe de colocarse sobre un manto seco para evitar la humedad del suelo. Para transporte al mercado se recomienda hacer uso de javas plásticas que proporcionen suficiente aireación a la fruta.

Aspectos de mercado

Según la Norma Técnica Colombiana número 4086, los requisitos generales para la presentación y comercialización de cítricos son:

  • Se debe tener en cuenta que los frutos sean enteros.
  • Deben tener la forma característica de la variedad.
  • Deben presentar cáliz.
  • Deben estar sanas (libres de ataques de insectos y/o enfermedades que demeriten la calidad interna del fruto).
  • Deben estar libres de humedad externa anormal producidas por mal manejo en las etapas de poscosecha (recolección, acopio, selección, clasificación, adecuación, empaque, almacenamiento, y transporte).
  • Deben estar exentas de cualquier olor o sabor extraños (provenientes de otros productos, empaque o recipiente y/o agroquímicos, con los cuales haya estado en contacto).
  • Deben presentar aspecto fresco y consistencia firme.
  • Deben estar exentas de materiales extraños (tierra, polvo de agroquímicos y cuerpos extraños) visibles en el producto o su empaque.

El contenido de cada unidad de empaque debe ser homogéneo y estar compuesto únicamente por frutos del mismo origen, variedad, categoría, color y calibre. La parte visible del empaque debe ser representativa del conjunto. Empaques limpios canastillas plásticas de fondo liso con capacidad máxima de 22 kg. En naranja valencia y 20 kg. en naranja tangelo.

La citricultura es la actividad agrícola que se dedica al cultivo de productos que contienen ácido cítrico o sabor citrino, tales como el limón, la naranja y la mandarina. En Colombia, esta actividad es relativamente joven; en el Eje Cafetero se inició en Pereira hacia el año de 1981, de allí se expandió y desarrolló rápidamente, hasta alcanzar buenos niveles de tecnificación en los cultivos y mejoras en el manejo poscosecha.

En los cultivos tecnificados se pueden obtener medios de 45 ton/ha/año, mientras que en los cultivos tradicionales este promedio es de 10 ton/ha/año. El momento de la cosecha varía según las temporadas de lluvias, que influyen directamente en la floración, determinando también la cantidad y calidad del producto. A pesar de lo anterior los mayores picos productivos se presentan en los meses de junio a agosto.

Precios

El precio promedio FOB en el año 2002 fue de US$ 0.39/Kg. Sin embargo, teniendo en cuenta que la temporada alta se sitúa de abril a septiembre, el precio promedio FOB en ese período es de US$ 0.5/Kg.

Demanda

El Cultivo de mandarina en Guatemala se da mas a nivel de huertos familiares que como cultivo formal, por lo que existe una demanda insatisfecha que es cubierta con importaciones de otros países en el orden de las 204 toneladas por año. Las cuales van en ascenso. Con la incorporación de este cultivo en las zonas cafetaleras puede cubrirse la demanda y ofertar al mercado internacional los remanentes del producto.

Lista de mercados exportadores de un producto importado por Guatemala en 2002 Producto : 080520 mandarinas, clementinas, wilkings e híbridos similares, frescos o secos Las importaciones de Guatemala representan el 0% de las importaciones mundiales de este producto; su posición relativa en las importaciones mundiales es 87
Exportadores Valor de las importaciones 2002 en miles de US$ Participación en las importaciones de Guatemala, % Cantidad importada en 2002 Unidad de medida Valor de unidad (US$/unidad) Crecimiento anual de las importaciones en valor entre 1998-2002, %
Mundo 134 100 204 Toneladas 657 40
Chile 88 66 84 Toneladas 1,048 82
España 19 14 26 Toneladas 731  
Estados Unidos 17 13 22 Toneladas 773  
Marruecos 0 0 0 No medida    
Países Bajos 0 0 0 No medida    
Turquía 0 0 0 No medida    

Fuente: Cálculos del CCI basados en estadísticas de COMTRADE

Áreas aptas para cultivar mandarinas en Guatemala