Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí

El manejo de plagas y enfermedades relacionadas al Mal de Viñas

Contenido

[Ocultar]

En los agroecosistemas cafetaleros, la presencia de una vegetación formada por los cafetos, árboles, arbustos y plantas arvenses crea condiciones favorables para el incremento en la diversidad de la fauna, logrando con ello, sistemas relativamente estables en los cuales la presencia de plagas y enfermedades es mínima si se compara con los monocultivos. A pesar de ello, puede ocurrir eventualmente que los factores ambientales promuevan cambios en la dinámica poblacional de algunos organismos y en el caso de las áreas cafetaleras donde se presenta el mal de viñas, constituirse en un factor adicional de estrés para los cafetos.

En la región suroriental del país, la presencia de insectos plaga y fitopatógenos pueden ser importantes factores biológicos que actúan como causa predisponente al complejo mal de viñas o bien, como agentes oportunistas sobre las plantas ya afectadas. Por su importancia, se describen a continuación: insectos plaga, insectos vectores de la enfermedad, otros insectos que están eventualmente relacionados con el mal de viñas y los nematodos parásitos del café. Así mismo, se describen las principales enfermedades que pueden afectar al cultivo, destacando su importancia para la región suroriental de Guatemala.

Insectos plaga en el área de Mal de Viñas del cafeto


Ciclo de vida típico de gallina ciega (Phyllophaga spp.)

Las plagas insectiles encontradas en plantaciones de café, relacionadas con los casos de mal de viñas se encuentran afectando tanto la raíz, como el tallo y el follaje.

En general, las plagas inducen el estrés en los cafetos, en algunos casos sin matarlas, pero en otros como causa principal de la mortalidad de plantas de café con mal de viñas. Su presencia es favorecida por los cambios climáticos, ausencia de sombra y de manejo, así como, ausencia de enemigos naturales en los sistemas de producción. Las plagas, especialmente las que se alimentan de raíces, puede considerarse como una causa importante en la manifestación del mal de viñas debido al daño directo provocado a las raíces, tal es el caso de la gallina ciega y los nematodos.

Gallina Ciega (Phyllophaga spp.)

Las gallinas ciegas pertenecen al grupo de los coleópteros y son larvas (estados inmaduros) de los comúnmente conocidos ronrones de mayo. Su diversidad es alta en la zona. Los géneros más importantes para el suroriente de Guatemala son:

Phyllophaga, Cyclocephala y Anomala, con 18, 3 y 2 especies, respectivamente. Las especies predominantes en el sistema cafetalero de ésta zona son Phyllophaga obsoleta, P. menetriesii y P. baneta.

La identificación de estos insectos como plaga del café se dificulta por su ubicación dentro del suelo. El principal daño que causan es la destrucción de raíces ya que al alimentarse de ellas pueden ocasionar la muerte de los cafetos.


Larvas de gusano blanco o gallina ciega Phyllophaga,
en tercer estadío larval, rizófagas estrictas.

A. Bioecología y daños ocasionados al cafeto

Es importante conocer el ciclo de vida de este insecto puesto que el manejo de la larva (gallina ciega) y el adulto (ronrón de mayo) se deben realizar en épocas diferentes.

El insecto tiene un ciclo de vida de uno o dos años que inicia en mayo con la emergencia de los adultos, ronrones de mayo. Luego de cruzarse, las hembras grávidas ovipositan huevos de color blanquecino o cremoso, que posteriormente se convierten en larvas o gallinas ciegas. Las larvas tienen cabeza anaranjada y cuerpo cremoso, en forma de C. Durante la época seca las larvas se transforman en pupas, que luego se convierten en adultos durante la nueva época lluviosa.

B. Monitoreo de la plaga

Debe realizarse en dos épocas: a principios de la época lluviosa y al final de dicho período. En cafetales el muestreo se debe efectuar en 20 sitios en área de cinco manzanas, muestreando cinco plantas por sitio. En cada planta se hace un agujero de 30 cm por lado y 30 de profundidad, con un azadón como punto de muestreo y se cuantifica el número de larvas presentes.

C. Nivel crítico de la plaga

Según varios criterios en caficultura, el nivel crítico corresponde a cinco larvas en promedio por planta de café adulta y en producción; en siembras jóvenes, 2 larvas pueden ocasionar la muerte de la planta.

D. Manejo integrado de la gallina ciega


Trampa Ronroncafé 1


Trampa Ronroncafé 2


Sistema clásico de captura de escarabajos.
Nótese la diferencia entre el color de las lámparas
1 y 2 con respecto al sistema clásico.
Los tres sistemas son efectivos.

El manejo de esta plaga tiene dos fases: la primera es el control del escarabajo o adulto ronrón de mayo, para evitar que coloquen los huevos en el suelo. La principal característica de éste insecto que puede ser utilizada en su contra, es su afinidad por la luz. Su hábito crepuscular (salen en la noche) permite que sean atraídos en grandes cantidades por fuentes de luz morada. De esta forma pueden capturarse y eliminarse por medios físicos, nunca empleando pesticidas ni tampoco enterrarlos.

El Laboratorio de Protección Vegetal de Anacafé, ha desarrollado dos diseños de trampas para la captura de escarabajos de mayo que se observan en las fotografías 40 y 41, éstas deben servir como una guía para su implementación en campo. En pruebas realizadas, al haberlas ubicado un sitio de congregación de los adultos, se consiguió capturar 358 escarabajos en 30 minutos.

Es importante saber que el comportamiento de los escarabajos tiene las siguientes peculiaridades:

• Emergen del suelo y hojarasca al anochecer, por lo que éste es el momento en que las trampas deben emplearse.
• Su horario de vuelo no se extiende por más de 2 horas, por lo que más tiempo de funcionamiento de las trampas las hace menos eficientes.
• El mes del año en que típicamente emergen es mayo, sin embargo las capturas deben realizarse mientras aún se capturen en campo.

La segunda fase consiste en el control de las gallinas ciegas con el inicio de la época lluviosa. Se recomienda emplear agentes de control biológico, puesto que presentan alta supresividad y además son persistentes en el agroecosistema de café.

Pueden emplearse nematodos benéficos de los géneros Heterorhabditis, Steinernema y Diplogasteritus, bacterias y hongos. Evaluaciones realizadas por Anacafé demuestran que el hongo Metarhizium anisopliae tiene la capacidad de reducir al menos en 40% la población de gallinas ciegas en una aplicación ideal, en condiciones favorables para el hongo y con una concentración de esporas de al menos 1 x 1011 conidias mezcladas en 5 kilos de arena y aplicando 10 gramos por planta. De utilizarse una formulación líquida pueden emplearse accesorios de inyección de pesticidas al suelo, el bulbo húmedo que se obtiene es mejor que aplicaciones superficiales sin boquilla.

El uso de agentes de control biológico es una medida que cada día va tomando mayor auge, siendo posible encontrar a nivel comercial diversos productos a base de organismos vivos que regulan las poblaciones de insectos plaga. En Guatemala existe también un laboratorio especializado en la preparación de productos con organismos aislados localmente, lo que garantiza su buena adaptación a las condiciones locales.

Datos de interés para el manejo de la Gallina Ciega:


Larva infectada por nematodos benéficos

• En muestreos realizados por el Laboratorio de Protección Vegetal se ha establecido que en áreas con alta diversidad de especies de escarabajos asociados al cultivo de café, las proporciones de machos:hembras es cercana a 1:1.
• Sin importar el tamaño y apariencia externa de los escarabajos, pueden ovipositar entre 40 y 120 huevos, de los que no emergen todas las larvas (50 % de emergencia).
• También se ha observado que cerca del 50% de las larvas muere por causas naturales.
• De forma general el costo de aplicación por hectárea de agentes de control biológico es de Q180.00.
• Las pérdidas de café por cada larva por planta equivalen aproximadamente a 4 quintales de café cereza por hectárea.
• Para justificar el costo de captura de escarabajos, cada trabajador debe capturar al menos 50 escarabajos por noche de trabajo (2 horas).

El barrenador del tallo, plagiohammus maculosus

Esta plaga ha sido reportada con frecuencia en cafetales de la región suroriental. Su control ha sido difícil a causa de los hábitos de los adultos que se esconden en la hojarasca.

A. Bioecologia y daños ocasionados

El ciclo biológico de esta especie consta de cuatro estados de desarrollo: huevo, larva, pupa y adulto. El huevo es ovipositado en la base del tallo. Es incrustado por las hembras grávidas uno por uno, en cada planta de café. La larva tiene cabeza café y cuerpo de color cremoso, formado por ocho anillos bien característicos y sin patas, se desarrolla dentro del tallo y cuando está bien desarrollada mide de 40 a 50 mm de largo y puede vivir hasta dos años.


Pupa y adulto del barrenador del tallo de café.
Fotografías del Atlas de Insectos de Interés Agrícola en Cafetales
del Soconusco y Sierra de Chiapas. Juan Barrera

La pupa, de color café cremoso, es de igual tamaño que el adulto, se desarrolla dentro del tallo de la planta y posteriormente da lugar a la formación del adulto. El adulto es un insecto tipo escarabajo, de cuerpo alargado y con antenas más largas que el cuerpo, su color es café claro con numerosas manchas blancas irregulares sobre las alas. Vive varias semanas en la copa de los árboles. Su ciclo biológico es de uno a tres años, dependiendo de las condiciones ambientales.

Los daños son causados por la larva al barrenar el interior de raíces y tallo principal, perforan la planta y se introducen al tallo excretando aserrín de madera producto de su actividad. Las larvas se pueden dirigir hacia arriba del tallo construyendo túneles con longitud variable.

Los cafetos muestran amarillamiento y marchitez generalizada, dependiendo de la edad de las plantas puede llegar a provocarles la muerte. Los síntomas en general, son asociados con el mal de viñas.

B. Monitoreo

El monitoreo consiste en buscar focos de plantas amarillentas o débiles y presencia de aserrín en la base del tallo. Para el monitoreo, se debe seleccionar un lote y ubicar 10 sitios por área de cinco manzanas. Se debe observar la base del tallo de 10 plantas, removiendo la hojarasca y buscando aserrín al pie de las mismas. Se debe buscar la perforación o agujero causado por la larva del barrenador en el tallo.


Larva madura del barrenador del tallo de café
y su galería de daño en cafetal afectado por mal de viñas.

C. Nivel crítico

Experiencias de caficultores de la región suroriental indican que sólo la presencia o encontrar 1% de plantas infestadas con el barrenador del tallo del café, ya se considera perjudicial para la plantación. Con esta base, se debe tomar una medida de control del barrenador del café.

D. Manejo integrado del barrenador del tallo

Al confirmarse la presencia del barrenador del tallo durante el monitoreo, debe procederse a realizar el control de las larvas en los cafetos infestados. Deberán eliminarse las larvas, pupas y adultos que se encuentren en las plantas infestadas. El control químico consiste en la inyección de un insecticida dentro de la planta utilizando una jeringa como las de uso en ganado. Se coloca un sello de arcilla en el agujero para mejor efecto del insecticida.

Grillo indiano, Paroecanthus spp. (Mal de Flauta)

Uno de los problemas que se presenta en áreas susceptibles al mal de viñas es el grillo indiano, insecto que provoca el mal de flauta en el cafeto. El caficultor se da cuenta del problema hasta que observa las plantas amarillentas, marchitas y que están por morir. En muchos casos, es difícil que las plantas se salven luego de un ataque, aunque esto depende del grado de infestación. La plaga del grillo indiano ha sido encontrada en plantaciones de Pueblo Nuevo Viñas y Santa María Ixhuatán en el Departamento de Santa Rosa.

A. Bioecología y daños que ocasiona

El insecto es un grillo fitófago y nocturno. La hembra oviposita penetra en la corteza del tallo, colocando de 4 hasta 8 huevos en un patrón de cruz o x. Los huevos son blancos, de forma alargada como un grano de arroz de 5 mm de largo en promedio. La hembra prefiere ovipositar en tallos lignificados de plantas adultas, pero puede hacerlo en las bandolas y tallos no lignificados.

La ninfa, con alas rudimentarias o en formación, es de hábito nocturno y se refugia en partes frescas o húmedas, debajo de la hojarasca o entre las malezas. El adulto tiene abdomen café oscuro y el resto del cuerpo es de color y patas amarillas. Las antenas son del doble de longitud del cuerpo. Los adultos miden hasta 4 cm de largo, su ciclo de vida varía de cuatro a seis meses, dependiendo de las condiciones ambientales.

Las plantas presentan síntomas caracterizado por paloteo, amarillamiento, caída de hojas y frutos, marchitez y muerte, dando la apariencia de mal de viñas.

B. Monitoreo

El monitoreo se realiza a finales de la temporada de lluvia y principios de la época seca, cuando la población de este insecto se incrementa. Se recomienda realizar un caminamiento en zigzag en la plantación, seleccionado 10 plantas sintomáticas, observando el tallo desde su base hasta la punta del meristemo terminal.

Se deben marcar las plantas infestadas y quemarlas o realizar el descortezado de los tallos principales, para eliminar los huevos.

C. Control del Grillo Indiano

El enfoque de manejo integrado del grillo indiano, está basado en medidas preventivas y supresivas. La prevención consiste en monitorear la plantación antes de que ocasionen daños, eliminando las plantas afectadas quemándolas o enterrándolas el mismo día que sean encontradas. Las medidas supresivas consisten en el control biológico con Metarhizium anisopliae y la aplicación de insecticidas organofosforados en los focos y alrededores de la plantación de café.

Escama verde, Queresa o Conchuela del café (Coccus Viridis, Green)


Infestación de escamas en hoja de café, que produce
la enfermedad del tiznado causado por Capnodium spp.

La escama verde del café es una plaga que aparece en forma endémica en los cafetales. Dependiendo del clima imperante, la plaga puede tener brotes epidémicos sobre todo en áreas en las que se realizan aplicaciones altas de nitrógeno. Las pérdidas económicas son mayores en plantaciones jóvenes o en crecimiento. La mayoría de los casos se presentan en condiciones de clima húmedo y cálido. La plaga también favorece el crecimiento del hongo Fumago vagans o Capnodium citri, que causa la comúnmente denominada fumagina, reduciendo la tasa fotosintética y el crecimiento.

A. Bioecología y daños ocasionados

Estos insectos pasan por tres estados de desarrollo: huevo, ninfa y adulto. Las hembras carecen de alas, los huevos son verde brillantes a amarillentos y pueden eclosionar en pocos minutos o tardar varias horas dependiendo de las condiciones de temperatura y humedad relativa. Generalmente son protegidos por las hembras madres debajo de la escama. Las ninfas son insectos inmaduros y muy móviles. Segregan una sustancia serosa que cubre el cuerpo y que se endurece para protección y formación de la escama. Las escamas adultas miden de 2.5 a 3.25 mm aproximadamente, las hembras son partenogenéticas, ovíparas y pueden completar su oviposición en 8 días o más. Las hembras maduras no pueden moverse y completan su ciclo de vida entre 40 a 70 días aproximadamente, cuando mueren se tornan de color café.

Las escamas son insectos chupadores cuyas ninfas y adultos succionan la savia de las hojas y tallos tiernos, se alojan en el envés de las hojas preferiblemente y las hojas fuertemente atacadas se tornan amarillentas, encrespadas, los brotes y hojas tiernas se deforman. En plantas jóvenes ocurre defoliación y retardo en el crecimiento. Durante la producción causan caída de frutos y la calidad de los que permanecen es deficiente.


Escama verde controlada por el hongo V. lecanii

B. Muestreo

En un lote se deben seleccionar 10 surcos de café, examinando en cada uno 10 plantas al azar, para hacer una observación total de 100 plantas. Así, se calcula el porcentaje de incidencia que de ser mayor del 10 % requerirá control.

También pueden examinarse 100 hojas de café al azar, arrancando hojas de cada una de las plantas en zigzag. Se efectúa el conteo de escamas sobre las hojas y si se encuentran como mínimo 10 escamas por hoja, se debe considerar la aplicación inmediata de plaguicidas.

C. Nivel crítico

Un 10% de plantas y hojas con presencia de escamas.

D. Manejo de las escamas

Para el control de altas poblaciones de escamas verdes se recomienda la aplicación alterna de insecticidas organoclorados, organofosforados y piretroides. Éstos son efectivos pero poco sostenibles en el corto plazo y deben aplicarse en alto volumen para tener una buena cobertura de la plaga. Los aceites minerales provocan asfixia a las escamas al tapar sus espiráculos. En el campo se han observado brotes del hongo entomopatógeno Verticillium lecanii, el cual se aprecia como un moho blanco sobre las escamas. En los sitios donde se encuentre, debe evitarse la aplicación de pesticidas para favorecer su persistencia y acción controladora natural. Además, se han observado escamas parasitadas por micro avispas y depredadas por larvas de dípteros.


Escama verde depredada por larva de díptero.

Se recomienda mantener islas biológicas, que son áreas en las que no se aplica ningún tipo de pesticida químico y que permite mantener poblaciones de insectos, hongos, bacterias, nematodos benéficos y otros entes como los virus para la regulación de las poblaciones tanto de escamas verdes como de otros insectos dañinos.

Cochinillas de la raíz

Las cochinillas son insectos que forman colonias en las raíces del café, perteneciendo a diversas especies, pero principalmente de los géneros Dysmicoccus
y Geococcus. Son insectos pequeños, de cuerpo blando y hábito succionador por lo que pueden ser transmisoras de toxinas y virus, que generalmente se cubren con secreciones harinosas y establecen relaciones simbióticas con las hormigas las cuales favorecen su dispersión mientras que éstas aprovechan la miel secretada por las cochinillas.

A. Bioecología y daños ocasionados

Estos insectos presentan tres fases de desarrollo, huevo, larva y adulto, aunque el desarrollo de los machos presenta también los estados de ninfa, por lo que presentan dimorfismo sexual. La hembra adulta es sedentaria, larviforme y sin alas, con la cabeza y el tórax fusionados. Usualmente las hembras poseen dos o tres estados inmaduros y las patas están frecuentemente reducidas o ausentes. Las hembras se fijan al hospedero utilizando principalmente sus estiletes bucales.

En las áreas afectadas por mal de viñas las cochinillas no son de ocurrencia común, sin embargo su presencia está reportada en todas las zonas cafetaleras, siendo favorecidas por la acidez del suelo y la textura arenosa. En los cafetales suelen presentarse en focos. Las plantas afectadas presentan
un aspecto débil o marchito, amarillentas, pudiéndose presentar pérdida total o parcial de sus hojas. En las raíces, las secresiones de cochinillas y la presencia de hormigas favorece el desarrollo de un hongo que forma una costra envolviendo a las raíces. Al estar afectadas las raíces la planta puede llegar a morir. Los cafetales entre uno a cinco años son los más afectados, aunque también han sido encontradas en almácigos, malezas y árboles.

B. Muestreo

Se muestrean cafetales jóvenes (1-6 años) tomando en consideración la presencia de nidos de hormiga. Se observan de 15 a 20 plantas por hectárea poniendo mayor atención en aquellas que presentan signos de marchitez y amarillamiento. Es conveniente observar también el estado de los árboles y las malezas. Se examina el cuello de la raíz y de encontrarse las cochinillas y/o hormigas se procede a su control.

C. Manejo de las cochinillas

El manejo de las cochinillas está relacionado con el manejo fitosanitario integrado que se lleva a cabo en las fincas, relacionado a la sanidad de los almácigos, el manejo de las malezas y el uso de plantas injertadas. Además, el manejo debe estar relacionado al control de las hormigas, para las cuales se recomienda el uso del clorpirifós sobre el cono del hormiguero. Para el control de las cochinillas se recomiendan insecticidas sistémicos (organofosforados o carbamatos) aplicados en los focos identificados en el muestreo.

Insectos vectores: Chicharritas, salta hojas, cicadélidos


Chicharrita adulta

Son conocidos comúnmente como saltadores de hojas. Tienen aparato bucal de tipo picador chupador, se alimentan de savia al perforar las hojas, ramas y tallos del café. Son transmisores de de Xylella fastidiosa, bacteria que ocasiona una enfermedad del complejo mal de viñas.

Existen por lo menos seis géneros de cicadélidos que afectan al cultivo de café: Macunolla, Empoasca, Ladoffa, Macugonalia, Graphocephala, y Sibovia. Aparecen en forma periódica durante todo el año. Las condiciones climáticas caracterizadas por alta temperatura, falta de precipitación, mayor luminosidad y menor humedad ambiental, favorecen su proliferación.

A. Bioecología y daños ocasionados

Las chicharritas tienen tres estados de desarrollo en su ciclo de vida: huevo, ninfa y adulto. Dependiendo de la especie incrusta los huevos dentro de la hoja o en el tejido tierno. La ninfa pasa por cinco estadíos y tiene una duración de 7 a 14 días, aproximadamente. Son activas y se esconden bajo el envés de la hoja. Los adultos viven más de siete días y miden hasta 15 mm de largo desde la cabeza hasta la punta del abdomen. El ciclo biológico de las chicharritas tiene una duración entre 21 y 35 días.


Chicharrita alimentándose de planta de café

Las chicharritas causan daños directos e indirectos. El daño directo lo hacen al alimentarse, chupar la savia y provocar debilitamiento o estrés en los cafetos. El daño indirecto tiene mayor impacto y es provocado al transmitir la bacteria Xylella fastidiosa que causa muerte de los cafetos.

B. Monitoreo

El monitoreo sirve para determinar el tamaño de las poblaciones, para luego decidir sobre las medidas de acción y control. El monitoreo se realiza con trampas de color amarillo con pegamento especial. Pueden usarse 12 trampas por manzana.

C. Manejo integrado de los cicadélidos o chicharritas

Estudios del Laboratorio de Protección Vegetal indican que en la región suroriental del país los cicadélidos tienen un comportamiento que fluctúa a lo largo del año, alcanzando sus niveles poblacionales más altos en los meses de marzo y agosto, de tal modo que su control con aspersiones de insecticidas, cuando sean necesarias, debe realizarse alrededor de ésas fechas. La figura 6 muestra la fluctuación poblacional de los cicadélidos o chicharritas, monitoreada en dos fincas de la región suroriental de Guatemala.


Trampa amarilla con pegamento
para captura de saltahojas o
cigarritas colocadas
en plantación de café

También puede utilizarse el control etológico ya que los cicadélidos son atraídos por el color amarillo, en especial si se expone una superficie pegajosa de éste color al oriente, para que al amanecer se reflejen los rayos del sol, se alce así un buen efecto visual y se logre una captura alta en las zonas donde proliferan. Otra alternativa es aplicar extractos botánicos como el aceite de nim (Azaridachta indica).

Debe considerarse el hecho de que a pesar de que la población se incrementa al final del año, las aplicaciones de pesticidas contra la broca tienen de igual manera efecto supresivo sobre los cicadélidos, por lo que no es necesario duplicar aspersiones en ésta época.

Otros insectos, como factores de estrés en áreas de Mal de Viñas.

Los estudios sobre las plagas del café realizados en los últimos años en la región suroriental, revelaron datos interesantes con relación a varios insectos que no han sido considerados como plagas pero que, en plantaciones susceptibles o en los estados iniciales de mal de viñas, se constituyen en importantes factores de estrés para la plantación, especialmente cuando se presentan en altas poblaciones. Entre esos insectos, se encuentran las chicharras (Quesada gigas) y el chalunero (Lepidoptera: Notodontidae). Por su presencia, en plantaciones afectadas por mal de viñas se procede a hacer una descripción de las características de estos insectos, enfatizando en que condiciones su control o manejo sería necesario.

Chicharras en café (Quesada gigas)

Aunque las chicharras o cigarras no han sido consideradas como una plaga, cuando alcanzan niveles poblacionales altos, causan estrés en los cafetos y en los árboles de sombra. Los adultos succionan la savia y dañan los tejidos, dejándolos expuestos a infecciones por hongos y bacterias del ambiente. En su estado de ninfa, se alimentan de las raíces de diversas plantas, incluyendo al café y árboles de sombra, ocasionando la destrucción del sistema radicular, observándose en el campo, focos de plantas afectadas.


Ninfas de chicharra trepando árboles de sombra

A. Bioecología y daños ocasionados

Durante su desarrollo las chicharras pasan por tres estados: huevo, ninfa y adulto. El huevo es alargado, como un arroz. Al ovipositar, la hembra ocasiona un daño directo en las ramas jóvenes de los árboles, evidenciado por cicatrices alargadas. Muchas oviposiciones causan la muerte de las ramas tanto de árboles de sombra como del café, afectando su estructura vegetativa. La ninfa emerge del suelo y trepa a los árboles de café o de sombra, posteriormente emerge un adulto hembra o macho, éste último es la chicharra cantora. La hembra no genera ningún sonido. Su ciclo completo dura por lo menos seis años en las condiciones de Guatemala, aunque en otras latitudes puede durar muchos años más.

B. Monitoreo

Para conocer si la cantidad de chicharras se ha elevado con respecto a la población normal sería necesario realizar un monitoreo anual para mantener el registro de este comportamiento. Muy pocos caficultores verán la necesidad de realizar este proceso puesto que, por un lado, están acostumbrados a la presencia de las cigarras en el cafetal y por otro, no consideran necesario incurrir en un costo adicional en el manejo de la plantación. Sin embargo, puede existir algún interés en conocer si la población de chicharras se eleva fuera del rango normal debido a los cambios de clima que se han venido registrando en los últimos años y sus repercusiones sobre el estrés que sufren los cafetos. Por ello se menciona a continuación, como se puede realizar el monitoreo de las chicharras.


Ninfa de chicharra

La población de cigarras se puede predecir o monitorear de tres maneras:

1. Por la emergencia de ninfas y exuvias (caparazones) de cigarras.
2. Por la población de adultos de hembras y machos.
3. Por la presencia de túneles de las cigarras construidos en el suelo.

El monitoreo de exuvias o ninfas emergiendo se recomienda realizarlo durante los meses de marzo y abril o cuando caen la primeras lluvias, examinando al azar 100 plantas de café o 10 árboles de sombra/manzana. Se cuentan las exuvias adheridasa cada mata y se obtiene un promedio. Si se obtiene 1 exuvia por cafeto o 5 por árbol, se considera necesario realizar el manejo de las chicharras como se describe adelante. Estudios preliminares realizados por CEDICAFÉ han demostrado que estos valores pueden ser tomados como referencia para iniciar el control de la chicharra.

C. Elementos para el manejo integrado de las chicharras

Se debe tener presente que la chicharra no es un insecto que se manejará durante todo el año. Cuando aparezcan, si lo hacen en grandes cantidades se recomienda su captura físicamente. Es frecuente encontrar que se aglomeran en puntos específicos, en los que es muy fácil capturar grandes cantidades de adultos, por lo que la búsqueda de estos sitios es ideal para hacer su manejo barato y ecológico.

Además de lo anterior, es frecuente encontrar en campo ninfas y adultos infectados por hongos entomopatógenos y en este caso, se recomienda que se dejen en el área, bajo la hojarasca para preservar el inóculo nativo.

Gusano Chalunero (Hemiceras Rava)


Chalunero (Hemiceras spp.):

En la región suroriental esta larva aún no ha sido considerada como plaga debido a que los caficultores interpretan su acción como una poda natural, ya que al defoliar casi completamente los árboles, regulan la intensidad de la sombra para los cafetos. Si la plantación se encuentra sombreada con diversidad de especies, la presencia del chalunero no se constituirá en un problema, ya que solo afectará a los árboles del género Inga pero no a otras especies, permitiendo que la sombra se mantenga en un nivel adecuado para prevenir el estrés en los cafetos. Por lo tanto, hay que tomar en cuenta estas situaciones al momento de decidir si el manejo del chalunero será necesario en la plantación.

A. Bioecología y daños

Los adultos del chalunero, son palomillas nocturnas de 45 mm de envergadura alar y 15 mm de longitud del cuerpo, de color café claro u oscuro, verde u otras tonalidades. Las hembras ovipositan en la copa de los árboles y en el envés de las hojas, en cantidades de hasta 200 huevos, ovipositados en grupos. Los huevos son verde claro o amarillos con manchas rojas antes de eclosionar y miden de 1 a 2 mm de tamaño. Las larvas pasan por cinco estadíos y llegan a medir entre 2 y 3 cm de largo. Algunas larvas pequeñas o grandes cuelgan de hilos de seda. Las larvas son de color verde claro con franjas y manchas características. Luego se transforman en pupas y posteriormente salen las palomillas adultas.

Causan defoliación en los árboles de sombra especialmente del género Inga, a finales de la época seca o principios de la época lluviosa. El gusano aparece todos los años causando una poda natural, que permite la penetración de luz de los cafetales cuando estos se encuentran en producción. Sin embargo, cuando la defoliación es severa, los árboles se debilitan y muchos de ellos mueren por la conjunción de diferentes factores de estrés incluyendo estos ataques.

Las principales especies de chaluneros reportadas son: Hemiceras rava Schaus, Hemiceras tranducta Walter, Hemiceras bilinea Schaus.


Larva sana de chalunero (Hemiceras spp.).

B. Manejo integrado del chalunero

En fincas donde la sombra permanente esta en formación o exista baja densidad de árboles de sombra, se requiere controlar las poblaciones del gusano. Para el efecto se recomienda el control biológico a través del uso de productos a base de bacterias, como Bacillus thuringiensis, en diferentes formulaciones existentes o el uso del Virus de la Poliedrosis Nuclear (VPN). Estos productos se deben aplicar cuando las larvas estén pequeñas, dirigiendo la aspersión a la copa de los árboles de sombra. Ésta práctica ha sido evaluada por el Laboratorio de Protección Vegetal de Anacafé donde se pudo constatar que ambos agentes de control biológico pueden suprimir alrededor del 80% de las larvas, en condiciones óptimas tanto de aplicación como ambientales.

El resultado de las aspersiones de ambos productos biológicos sobre cafetos y cujes demostró que el virus de la poliedrosis nuclear causó 52% de mortalidad de larvas de chalunero de distinto tamaño. La infección por este virus quedó demostrada al observar las larvas colgadas en las ramas. La bacteria Bacillus thuringiensis causó el 28% de mortalidad y la infección se comprobó al cuantificar las larvas flácidas, de color negro por su tendencia a podrirse; el restante 20% de mortalidad de larvas fue resultado de la combinación o la acción conjunta de los dos agentes de control biológico. En las fotografías 43 a 45 se muestran los efectos de éstos agentes de control biológico en comparación a una larva sana.


Larva controlada por Bacillus thuringiensis.

El virus de la poliedrosis nuclear puede encontrarse formulado como polvo mojable, conteniendo cuerpos poliédricos del virus en una concentración de 1.2x 1011 por kilogramo de producto comercial.  La bacteria Bacillus thuringiensis es formulada en líquido, conteniendo cristales de toxina bacteriana y esporas bacteriales, en una concentración 9 x 108 de cada componente, por litro de producto comercial.

Ambos productos pueden encontrarse en el mercado de insumos fitosanitarios del país con facilidad y su costo de aplicación es de alrededor de Q3.25 por bomba de aspersión motorizada de 20 litros, la cual es suficiente para cubrir cerca de 10 árboles de sombra.

Vale la pena mencionar que la dispersión de éstos reguladores biológicos del chalunero ocurre a través de las larvas enfermas y la epidemia puede extenderse cientos de metros en árboles de sombra a partir del sitio de aplicación, además de persistir en el ambiente indefinidamente. Su efecto es evidente pues las larvas descienden al medio día para no deshidratarse por el sol y al ser infectadas dejan de alimentarse y se debilitan, encontrándose en la base de los árboles de sombra y plantas de café masivamente.

Nematodos en el área de Mal de Viñas


Raíces afectadas por nematodos del género Pratylenchus

Existen antecedentes que relacionan a los nematodos como agentes causantes del síndrome del mal de viñas, conjuntamente con la acidez del suelo y la falta de sombra en los cafetales. Los nematodos son organismos con apariencia de pequeñas lombrices que se alimentan de la raíces de los cultivos, llegando a provocar daños importantes bajo condiciones de suelo y clima favorables.

Los nematodos del género Pratylenchus son los que predominan en las áreas susceptibles al mal de viñas. Estos nematodos provocan lesiones en las raíces. En el punto de infección se desarrolla una necrosis en la superficie de la raíz, ocasionando además, descortezamiento de las raicillas. En las raíces más gruesas hay extensas áreas necrosadas.

De acuerdo a los estudios realizados en campo, esta plaga no se encuentra distribuida uniformemente en las áreas afectadas por el mal de viñas y las poblaciones de estos nematodos son muy variables de una finca a otra. En algunos casos se han encontrado niveles elevados en fincas donde se ha disminuido el porcentaje de sombra.

Entre los principales factores que han favorecido al desarrollo y la expresión de los daños ocasionados por esta plaga se mencionan los siguientes:

En áreas libres de nematodos:
• Adquisición y siembra de almácigo infestado.
• Uso de sustrato infestado por nematodos para llenar las bolsas del almacigo o preparación de cuarteados.

En cafetales adultos:
• Suelos arcillosos con mal drenaje.
• Áreas con topografía inclinada que permiten la dispersión de la plaga en el agua de escurrimiento hacia las partes bajas.
• Cambios en los regímenes de lluvia que han favorecido alta precipitación en un corto período de tiempo, lo cual favorece condiciones de humedad en el suelo.

Muestreo para diagnóstico de Nemátodos

Por ser organismos pequeños, el diagnóstico de esta plaga sólo puede ser confirmado con el análisis nematológico en el laboratorio. Para ello, se debe realizar un muestreo en todos los lotes de la finca en que se manifiesten parches de plantas amarillas y defoliadas, con crecimiento pobre y poco vigor. A continuación se sugiere la metodología a utilizar.

Recomendaciones para manejo de Nemátodos en las áreas susceptibles al Mal de Viñas

  • Asegúrese de producir o adquirir plantas de almácigo con buen sistema radicular y libre de nematodos.
  • El sustrato para el semillero o cuarteados debe provenir de un área libre de nematodos.
  • Realice muestreos y análisis de laboratorio para determinar la presencia de nematodos antes de tomar medidas de control.
  • En lugares con antecedentes de nematodos, se recomienda sembrar y/o resembrar con almacigo injertado, utilizando como patrón plantas de robustas seleccionados (Ej., Robusta Nemaya).
  • Realice prácticas de conservación de suelos para evitar el agua de escorrentía y así reducir la dispersión de los nematodos.
  • Incremente el uso de materia orgánica para favorecer el desarrollo de las plantas y la diversidad microbiológica, en la que se encuentran hongos, bacterias y nematodos controladores naturales de las poblaciones de nematodos fitoparásitos.
  • Evite manejo drástico de los árboles de sombra.
  • El uso de nematicidas se justifica únicamente durante las primeras etapas de desarrollo del cultivo, no así en plantaciones de cafetales adultos.

Otras sugerencias:

  • No adquiera almácigos sin antes enviar muestras al laboratorio para realizar el análisis nematológico.
  • No realice aplicaciones de nematicidas sin el apoyo de un servicio de análisis nematológico de las áreas en donde se sospeche de la presencia de nematodos.

Actualmente el Laboratorio de Protección Vegetal promueve el mapeo de áreas infestadas con nematodos para el fortalecimiento de la planeación tanto de su manejo convencional como la planificación de resiembras con plantas injertadas.

Principales enfermedades del café en la región Suroriental

Cuando las plantas se encuentran debilitadas como ocurre en las etapas iniciales del mal de viñas los cafetos son susceptibles de ser atacadas por hongos y bacterias, que muestran un comportamiento oportunista, además de los insectos y nematodos ya mencionados. Cuando esto ocurre, la situación de los cafetos afectados por mal de viñas se agrava, conduciendo a la muerte prematura de las plantas.

Los cambios que ocurren durante una enfermedad, no permiten el desempeño normal de las funciones vitales del cafeto, tales como la absorción y transporte de agua o nutrientes y la síntesis y uso del alimento, afectando el crecimiento y la producción. Las condiciones ambientales y otros factores abióticos, característicos de la región afectada por mal de viñas como período seco prolongado, estación lluviosa irregular, suelos poco permeables y períodos de alta irradiación solar, favorecen el aparecimiento y diseminación de hongos y en algunos casos, el incremento de los vectores que transmiten la bacteria Xylella fastidiosa. Estos agentes encuentran en las plantas debilitadas por mal de viñas, las condiciones ideales para su desarrollo, contribuyendo a agravar el problema.

Entre las enfermedades que afectan al café, son más importantes las causadas por hongos y bacterias. Éstas surgen en diferentes épocas del año cuando el ambiente favorece el crecimiento de estos organismos. A continuación, se presenta una descripción de las enfermedades más importantes en las áreas de cultivo de café susceptible al mal de viñas y se mencionan algunas recomendaciones para su manejo.

Muerte de plántulas en semillero o en Almácigo o Mal del Talluelo


Plantas afectadas por mal del talluelo.

A. Descripción

Es ocasionada por varios hongos, principalmente de los géneros Rhizoctonia, Pythium o Fusarium. Estos hongos sobreviven en el suelo y afectan a las plantas cuando hay exceso de humedad y sombra en el semillero o almácigo. Se puede identificar porque ocurre lesión y pudrición del tallo en la parte que está junto al suelo. Se observa constricción del tallo y adquiere coloración obscura. Cuando los daños son severos, ocurre marchitez, caída y muerte de las plántulas.

B) Manejo de la enfermedad

En su manejo se recomienda evitar por completo el problema debido que cuando se presenta es de difícil control. Los métodos generales empleados para prevenir mal del talluelo consisten en: reducir frecuencia de riego, evitar demasiada sombra, promover ventilación y entrada de luz solar. Realizar adecuada preparación y manejo del suelo para proveer buen drenaje, estructura, aireación, retención de agua del suelo y nutrición de las plantas de acuerdo a recomendaciones técnicas. Tratamiento físico del sustrato con calor o con uso de vapor de agua o con fungicidas que destruyen el inóculo que origina el problema. Utilizar semilla con alta germinación y tratada con fungicidas. En el sustrato, fungicidas pueden ser utilizados dirigidos hacia el suelo para mojarlo o ser asperjados a la planta. Para ello requiere de diagnóstico del hongo que ocasiona el problema para seleccionar el fungicida. Algunos fungicidas utilizados son: etridiazole + thiophanate-methyl (amplio espectro), orthocide (amplio espectro), benomyl e iprodione (para Rhizoctonia, Fusarium, Sclerotium), y metalaxyl dirigido para el control específico de Oomycetes. Existen otros productos fungicidas, en su empleo se sugiere atender recomendación de empresa fabricante o del técnico asesor.


Bacteria Xylella fastidiosa, ocupando los
vasos conductores del peciolo de las hojas.

Xylella o Bacteriosis

Se trata de una enfermedad ocasionada por la bacteria Xylella fastidiosa, la cual se ubica en el xilema de las plantas hospederas. Ataca el café y otros cultivos como cítricos y aguacate. En Guatemala, fue diagnosticada inicialmente en la zona de San Lucas Tolimán presentándose como un decaimiento acelerado en cafetos jóvenes. Desde entonces, la presencia de la bacteria se ha evidenciado en otras áreas del país a través de la prueba ELISA. En el departamento de Santa Rosa, cafetales con sintomatología de mal de viñas han resultado positivos a la presencia de la bacteria de lo que se deduce que se trata de una enfermedad directamente relacionada a este síndrome.

A. Descripción y diagnóstico de la enfermedad

En las ramas de plantas afectadas se observan grupos de hojas terminales pequeñas de color verde pálido, amarillento, clorótico y deforme y entrenudos muy cortos lo cual se confunde con la deficiencia de zinc. Sin embargo, cuando ocurre tal deficiencia se manifiesta en algunos entrenudos con quemadura en el borde de las hojas más viejas y caída prematura de las mismas. Se observa muerte descendente de las ramas laterales y reducción en el tamaño y la cantidad de los frutos, así como debilitamiento general de las plantas, las cuales llegan a morir en algunos casos. En el tallo se observa oscurecimiento en el eje central y también en las ramas o “bandolas”.


Prueba inmunológica ELISA, con
resultados positivos
(color naranja) de la presencia de bacteria
en peciolos de hoja de café.

Las condiciones adversas al cultivo como un estrés por alta producción, agotamiento nutricional y poca disponibilidad de agua, se relacionan en forma directa con la expresión y la severidad de los síntomas. Debido a que estas condiciones son también causa predisponente del mal de viñas, es difícil diferenciar ésta condición, de las plantas afectadas por Xylella. En ésta última, los conductos internos de las plantas infectadas sufren un severo bloqueo debido al aglutinamiento de las bacterias y de ciertas gomas que produce la planta como resultado de la infección.

La enfermedad se incrementa por factores de estrés durante la época lluviosa, así como por la falta de sombra y por presencia de insectos cicadélidos, vector de la bacteria como se menciona en el inciso 6.1.4. En todas las plantas observadas y afectadas con X. fastidiosa, se observa alta incidencia de Cercospora spp., lo cual puede ser un indicador que una planta esta estresada o afectada con dicha bacteria.

El diagnóstico de la enfermedad se realiza a través de una prueba inmunológica ELISA (Enzime Linked Immuno Sorbent Assay) o en cortes histológicos de peciolos vistos al microscopio electrónico, en donde se evidencia la presencia de la bacteria ocasionando taponamiento de los tejidos conductores de la planta (xilema). En nuestro medio, solo está disponible la prueba de ELISA.

 

B. Hospederos conocidos

La bacteria Xylella fastidiosa puede ser encontrada en numerosas plantas, las cuales no siempre mostrarán síntomas típicos de la enfermedad, pero que actuarán como reservorios para la bacteria. El sitio web de la Universidad de Berkeley, California, dedicado a difundir los avances sobre la bacteria Xylella fastidiosa menciona varias plantas dentro de las cuales se desarrolla la bacteria (http://www.cnr.berkeley.edu/xylella/control/hosts.htm). Dentro de ellas, algunas son frecuentes en áreas de cafetales como:

• Acacia spp. (leguminosas arbóreas).
• Bidens pilosa (mozote).
• Canna spp. (flor bandera.).
• Chenopodium ambrosioides (apazote).
• Cynodon dactylon (grama bermuda).
• Cyperus spp. (coyolillo).
• Portulaca oleracea (verdolaga).
• Lantana spp. (cinco negritos).

C. Vectores

Las chicharritas o cicadélidos, vectores de la bacteria (Fotos 34 a 39) en donde pueden encontrarse las especies de los géneros Macunolla, Empoasca, Ladoffa, Macugonalia, Graphocephala, y Sibovia. Especies identificadas en cafetales del departamento de Santa Rosa son: Graphogonalia reversa, Macugonalia redudans, Macunolla spp. y Sibovia spp. (Dr. Rodney R. Cavichioli, Univ. Federal de Paraná, Brasil, 2007).

D. Manejo integrado de la enfermedad

Cuando se identifica en campo un grupo de plantas con la sintomatología típica de ésta enfermedad, se debe proceder a realizar un muestreo para enviar a un laboratorio especializado. Al obtener un resultado positivo de la presencia de la bacteria, se deben seguir las siguientes recomendaciones:

• Manejo de la población de cicadélidos utilizando trampas amarillas.
• Eliminación de plantas hospederas como el caso de cítricos y las mencionadas como hospederas que puedan ser identificadas dentro del cafetal o en las cercanías, así también, eliminación de todas aquellas donde se vean altas poblaciones de cicadélidos, permitiendo el crecimiento de otras no preferidas por estos insectos.
• Es conveniente hacer buen manejo agronómico principalmente en relación a la poda, la fertilización y el manejo de sombra manteniéndola homogénea.
• En plantaciones poco o medianamente afectadas realizar podas de saneamiento o recepa.
• En plantaciones con síntomas severos, programar su renovación con plantas de almácigo sanas ya que plantas muy afectadas no se recuperan porque la bacteria puede estar en la raíz, siendo necesario arrancarlas.

Antracnosis


Planta con síntomas de antracnosis

A. Descripción de la enfermedad

Es ocasionada por el hongo llamado Colletotrichum gloeosporioides. Este puede afectar tallo, ramas, hojas, flores y frutos en diferentes fases de desarrollo. En las plantas afectadas se observan ramas, iniciando en su ápice o muerte descendente. En hojas y frutos se pueden ver lesiones negras, profundas de diferente tamaño. En los frutos la infección puede observarse como una mancha necrótica que avanza siguiendo un patrón circular, transversal al pedúnculo. El hongo ocasiona caída de flores, hojas y frutos, y es diseminado a través de las esporas acarreadas a cortas distancias por salpique de lluvia o durante la realización de las labores de campo y a largas distancias por medio de plántulas infectadas.

La antracnosis es una enfermedad que se encuentra diseminada en cafetales de todo el país afectando además del café a diversos cultivos y árboles, en los cafetales afectados por mal de viñas, éste patógeno encuentra las condiciones ideales para infectar y agravar la condición de las plantas afectadas.

B. Manejo de la enfermedad


Lesiones en los frutos.

Como medida preventiva se recomienda la buena nutrición del cultivo, la regulación en las condiciones de la humedad del suelo a través de un buen drenaje y el manejo de la sombra, evitando excesos. Entre los tratamientos convencionales, se recomienda el uso de triazoles, pyraclostrobin, estrobirulinas, propiconazole. La aplicación de fungicidas a base de cobre que actúan por contacto ayudan a prevenir la infección en el tejido sano.

La Roya del café

A. Descripción de la enfermedad

Es ocasionada por el hongo Hemileia vastatrix. Sobrevive de un año para el otro en los cafetos en las lesiones presentes en las hojas viejas afectadas. La enfermedad se incrementa al inicio de la época lluviosa, al incrementarse la humedad. Durante los meses de mayor precipitación la incidencia de la roya del café para esta región es menor. Los síntomas de la enfermedad pueden ser observados en la parte de arriba de las hojas. En el envés de la hoja se pueden observar las estructuras de reproducción del hongo, se aprecia como un polvo de color naranja.


Planta afectada por roya

La infección del hongo que ocasiona la roya de las plantas conlleva el aparecimiento de pústulas que ocasionan finalmente la caída de las hojas, la reducción del follaje conlleva disminución en la fotosíntesis y esto tiene consecuencias directas en la reducción de la producción debido a la caída de frutos en casos severos de roya.

En fincas severamente afectadas por roya se ha observado que su principal factor dispersante es el viento y los trabajadores, se puede observar que la severidad de la enfermedad es superior en los bordes de los lotes, y donde hay paso frecuente de personas.

B. Manejo integrado de la roya


Pústulas características de la roya del cafeto en las hojas.

El control de la roya debe realizarse bajo un enfoque de manejo integrado de la enfermedad, considerando los siguientes componentes y recomendaciones generales:

• Monitoreo de campo, que permite estimar la cantidad de enfermedad presente en el cafetal.
• Uso de fungicidas, aplicar un fungicida sistemático al empezar las lluvias para reducir el inóculo primario; y luego un fungicida de contacto a base de cobre. En lotes con alta carga productiva realizar otra aplicación de sistémicos en la primera quincena de agosto. Las aplicaciones isladas y tardías de fungicidas resultan ineficientes en el control de la roya. Se recomienda igualmente la aplicación de agentes biológicos de control como Bacillus subtilis, Verticillum hemileige y Trichoderma spp.
• Manejo de tejidos o poda, práctica que propicia la regeneración de la planta, y elimina parte de inóculo.
• Fertilización equilibrada, definida a través del análisis de suelo y foliar.
• Uso de la resistencia genética, para las zonas más favorables al desarrollo de la enfermedad constituye el principal componente de su manejo integrado. Se consideran variedades resistentes a la roya las líneas de Catimor y Sarchimor. Algunas de éstas variedades se encuentran en fase de investigación, debiendo considerarse también su comportamiento frente a otras enfermedades como ojo de gallo, a la cual son más sensibles. Igualmente debe verificarse la calidad de taza.

Cercospora o mancha de hierro


Mancha de cercospora en planta joven

A. Descripción de la enfermedad

Esta enfermedad es ocasionada por un hongo del género Cercospora. Existen dos tipos de mancha de hierro en café: la que aparece en época seca cuando ocurre exceso de insolación por falta de sombra y la que afecta en la época lluviosa. Los síntomas característicos en las hojas consisten en manchas circulares de color café o claro con halo amarillento. La mancha de hierro que aparece en época lluviosa, se caracteriza por presentar manchas oscuras y grandes en las hojas. En los frutos, la lesión se manifiesta de manera alargada de un extremo a otro del fruto. En el almácigo, el daño que ocasiona consiste en defoliación y raquitismo en plántulas. En plantas adultas muy afectadas en el campo se observa defoliación y madurez precoz de los granos los cuales no son de buena calidad. Factores como sombra inadecuada, nutrición deficiente y desequilibrada, y raíz defectuosa, condiciones muy frecuentes en el mal de viñas, favorecen la infección por este hongo.

B. Manejo de la enfermedad

Para prevenir la enfermedad, se recomienda seguir las prácticas culturales relacionadas a manejo de sombra y nutrición de las plantas basada en análisis de suelo, tanto en almácigo como en campo definitivo. Debe incorporase materia orgánica en sustratos en vivero como en campo definitivo al momento de la siembra. Evitar estrés en plantas del almácigo. En almácigo, pueden ser aplicados fungicidas preventivos o sistémicos. En el tratamiento químico se puede asperjar con fungicidas protectantes como caldo bordelés, caldo “viçosa”, productos a base de cobre (sulfato de cobre, hidróxido de cobre, oxicloruro de cobre, óxido de cobre), ferbam y fungicidas sistémicos como: estrobirulinas, pyraclostrobin, tebuconazole, hexaconazole, cyproconazole, benomyl. La dosificación depende de la recomendación de la empresa fabricante.

En la plantación adulta donde la presencia de Cercospora puede estar relacionada a sombra deficiente, se recomienda plantar especies para sombra temporal.

Mal de Roselinia o Mal de Cuatro Años


Raíz afectada por hongo Rossellinia spp

A. Descripción de la enfermedad

Esta enfermedad es ocasionada por el hongo Rosellinia sp. Este fitopatógeno ataca otras plantas incluyendo las forestales. Por ello, aparece principalmente en plantaciones establecidas sobre áreas donde hubo bosque, ricas en materia orgánica y madera en descomposición. Los primeros síntomas aparecen en cafetos de tres a cinco años de sembrados, de allí la denominación “mal de cuatro años”.

En plantas afectadas hay síntomas de absorción radicular insuficiente, amarillamiento, marchitez, caída de hojas y muerte de ramas. Puede existir floración, pero se caen las flores, los frutos son pequeños, mal formados y de mala calidad. Ocasiona pudrición de la raíz de las plantas afectadas, en el tallo se observan manchas en las plantas muertas. Las raíces de las plantas enfermas son de color oscuro y presentan la corteza destruida.

B. Manejo integrado

Para evitar problemas de dicho hongo, se deben tomar medidas preventivas, eliminar troncos viejos en el área de siembra, evitar heridas provocadas con machete cuando se realizan las limpias de maleza, realizar encalado al momento se sembrar, incorporación de abono orgánico en la siembra, eliminar plantas enfermas y sacarlas de los campos de producción. Puede a su vez emplearse Metam sodio como una medida para la reducción de la dispersión de la enfermedad, aplicando el producto únicamente en los sitios donde se arranquen plantas enfermas.

Ojo de Gallo


Ojo de gallo en las hojas

A. Causas y daños que ocasiona

Es una enfermedad ocasionada por el hongo Mycena citricolor. El problema no es generalizado en las fincas y aparece en focos sectorizados debido a factores de clima, hospedero posición del terreno y manejo agronómico, ventilación, entre otros. Se manifiesta principalmente en lugares montañosos donde hay alta humedad (superior al 80%), temperatura alrededor de 20 °C, exceso de sombra en los cafetales y variedades susceptibles. El daño que ocasiona consiste en que el hongo provoca caída de hojas, frutos, muerte de brotes jóvenes y causa bajo rendimiento. El hongo sobrevive en las lesiones que se observan sobre las hojas viejas, esporádicamente en frutos enfermos que quedaron en la planta o tejidos enfermos de las ramas. Dichas lesiones son de color blanquecino, tienen aspecto seco y de aproximadamente medio centímetro de diámetro. Aquí sobrevive el hongo de un año para otro y es allí donde se origina el inóculo primario, o sea aquel que da inicio a la enfermedad. En hojas jóvenes la forma de la mancha es mayor y de forma irregular.

B. Manejo de la enfermedad


Frutos afectados, mostrando el cuerpo
fructífero del hongo Mycena citricolor.

El manejo de la enfermedad es difícil y tiene que ser de manera integrada. Prácticas aisladas tienen poco éxito en la reducción de la enfermedad y evitar daños. Algunas prácticas que pueden implementarse son: regulación adecuada de sombra; manejo de malezas, principalmente aquellas que son hospederos alternos tales como la hierba de pollo (Commelina sp.), campanillo o bejuco de coche (Ipomea sp.), la pacaya (Chamaedorea spp.), y algunos helechos que crecen en zonas húmedas. Es importante propiciar aireación del cultivo, que se logra con menor densidad de siembra o raleo. En el manejo de tejidos en lotes de café muy afectados, la recepa en bloque sectorizada, ayuda a reducir el inóculo primario y permite realizar prácticas de manejo del cultivo con mayor eficiencia. Además, evitar el crecimiento de muchos brotes por planta, todo esto deberá ser planificado. Si se va a establecer una nueva plantación y hay antecedentes de esta enfermedad, considere el distanciamiento adecuado y siembre una variedad tolerante a la enfermedad. De acuerdo a lo observado en el campo, el cultivar caturra tiene mayor tolerancia al ojo de gallo comparado con Catimor o pache común.

Realizar la aplicación de fungicidas sistémicos tales como pyraclostrobin, hexaconazole, cyproconazole o de contacto tal como: caldo bordelés, caldo “viçosa”, cobre en sus diferentes presentaciones entre varios existentes en el mercado incluyendo mezclas de fungicidas. La dosificación depende de la recomendación de la empresa fabricante.

Para el control de ojo de gallo, los fungicidas deben aplicarse en época seca por lo menos 15 días antes del inicio de las lluvias. Esto ayuda a evitar la producción de gemas infectivas a partir del inóculo primario. Posteriormente, durante la época lluviosa, se debe programar nuevas aplicaciones de acuerdo a recursos económicos, ambiente en la región principalmente precipitación y cultivar de café. Usar productos biológicos como Bacillus subtillis y el hongo Trichoderma, incluyendo el exudado de lombricompost debido a que en las evaluaciones de campo, se han obtenido buenos resultados y tienen efecto en la reducción de daños. Utilizar programas de fertilización basado en análisis de laboratorio y recomendaciones técnicas.

Quema, derrite o foma


Mancha de quema en hoja joven de café

A. Causa y daños que ocasiona

Esta enfermedad es ocasionada por Phoma sp. Es problema en cafetos cultivados en altitudes superior a los 800 msnm, donde hay bastante humedad (superior al 80%) baja temperatura (menor de 24 °C) y sopla demasiado viento. Este hongo es capaz de infectar y causar daño en brotes terminales, laterales y hojas principalmente en tejido joven. Los síntomas son observados en hojas nuevas, se observan manchas circulares de coloración oscura y de tamaño variado. Cuando las lesiones oscurecen en el borde de las hojas, éstas se curvan y pueden presentar rajaduras. En los brotes afectados, se observan lesiones deprimidas oscuras y cuando el daño es severo ocurre la muerte del mismo. El daño principal de esta enfermedad consiste en la muerte de brotes o ramas jóvenes y defoliación de las hojas enfermas. También, ocasiona desequilibrio nutricional y capacidad productiva de los cafetos.

B. Manejo de la enfermedad

Opciones para evitar daños por derrite consisten en la formación de cortinas rompe viento, es necesario sembrar especies forestales locales o introducidas
en hileras en las colinas donde sopla el viento. Realizar fertilización adecuada basada en recomendaciones técnicas. Poda selectiva después de la cosecha. Uso de fungicidas se recomienda en los lotes más afectados. Productos como benomyl, tebuconazole, como sistémicos curativos y folpet, orthocide, ferbam como fungicidas de contacto, entre otros existentes.

Manejo integrado de las enfermedades.

El manejo integrado es una estrategia fundamental en donde se contempla combinar métodos de manejo cultural, control biológico, uso de químicos y todas aquellas posibles medidas que conducen a un menor desarrollo de las enfermedades. El uso de químicos es apenas una de las opciones en el manejo integrado y únicamente deben usarse cuando sea necesario y efectivo.

Los métodos biológicos de control fitosanitario consisten en el uso de microorganismos benéficos que evitan el aparecimiento de enfermedades. Un ejemplo es la bacteria Bacillus subtilis en el tratamiento preventivo de semillas o en aspersiones en plantaciones de café, orientado a crear un ambiente antagónico para los fitopatógenos que ocasionan enfermedades en café. Tiene la ventaja que puede mezclarse con elementos como boro y una vez aplicada, permanece en el ambiente. Otro ejemplo es la aplicación de conidias del hongo Thichoderma harzianum, que está recomendado en el manejo de ojo de gallo. De acuerdo a ensayos de campo, se ha comprobado que estos organismos contribuyen en la reducción de enfermedades.

Respecto a la aplicación de fungicidas, su facilidad de aplicación y los resultados inmediatos favorecen su utilización para el control de las enfermedades, sin embargo, su uso debe ser racional y aplicarse solamente cuando sea necesario. De manera general, existen fungicidas de actividad por contacto, protectora o preventiva. Tienen la ventaja de ser de amplio espectro de acción. Son utilizados en la prevención de enfermedades, tales como los fungicidas a base de cobre, el caldo bordelés, sulfato de cobre, ferbam y otros.

Los fungicidas sistémicos son aquellos que después de su aplicación, son absorbidos y acarreados por los tejidos conductores de la planta hasta donde se encuentra el patógeno. Pueden eliminar infecciones internas de hongos en las plantas y poseen una acción curativa. En el mercado nacional se pueden encontrar formulaciones a base de ingredientes activos solos o en mezclas.

Finalmente, el manejo adecuado del cafetal en todas sus etapas contribuirá a disminuir el riesgo de una enfermedad. Algunas recomendaciones que ayudan a evitar el aparecimiento de enfermedades en el campo deben ser contempladas junto con la planificación de otras actividades que se desarrollan en el cultivo, desde la selección de la semilla, preparación de los semilleros y almácigos, trasplante al campo, fertilizaciones, podas, control de malezas y manejo de la sombra, entre otras. En todo momento, tener presente que prevenir es mejor que curar.

Consideraciones finales en el manejo de las plagas y enfermedades

• La caficultura como agroecosistema favorece la biodiversidad y con ella, el equilibrio poblacional de las insectos y fitopatógenos que afectan al café. En base a ello, se viene desarrollando un nuevo concepto a favor de la sostenibilidad y armonización de los sistemas de producción de café, el cual consiste en mantener áreas de vegetación natural en los alrededores de las fincas, en las cuales no se aplica ningún tipo de pesticida químico. Estas áreas actúan como “islas biológicas” y su objetivo es mantener condiciones para el desarrollo de poblaciones de organismos benéficos que actúan como agentes de control biológico. Con ello, se promueve una mejor calidad ambiental y se reduce el efecto de posibles plagas.

• Diversificar la sombra es una práctica que contribuye a incrementar la diversidad biológica en el sistema de producción de café, además tiene ventajas en los diferentes tiempos de descomposición que tienen las hojas que se van acumulando en el suelo, favoreciendo el reciclaje de materiales desde los diversos estratos del suelo según la profundidad que alcancen las raíces de árboles.

• El manejo de todas las plagas y enfermedades del cultivo de café necesitan ser atendidas empleando diversas técnicas de manejo planificado, no improvisado. El uso de químicos es apenas una de las opciones en el manejo integrado, el cual consistirá en combinar prácticas culturales, control biológico
y químico.

• El manejo integrado de las plagas y enfermedades del café inicia con la selección de la variedad a sembrar, así como, desde la elaboración y selección de almácigos. El caficultor, ha través de su experiencia, puede ir seleccionando la variedad y los cafetos de los cuales obtendrá la mejor semilla ya que en toda plantación siempre se observarán plantas con diversos niveles de tolerancia a las enfermedades.

• La caficultura es sostenible económicamente en la medida que se reduce la dependencia de paquetes tecnológicos convencionales por lo que se debe emplear el concepto de contención de plagas y enfermedades el cual consiste en el tratamiento intensivo contra plagas en las áreas más afectadas. Su efecto es la reducción de la dispersión y el establecimiento de las plagas y enfermedades en áreas no afectadas.

• De acuerdo a estudios realizados por el Laboratorio de Protección Vegetal de CEDICAFE, las inoculaciones con agentes de control biológico tienen un efecto regulador sobre los insectos y fitopatógenos, el cual persistirá naturalmente y podrá durar varios años si se encuentran condiciones ambientales favorables. Estos agentes de control biológico presentan además, la capacidad de dispersarse por diversos medios, facultad que los pesticidas convencionales no tienen y aunque no han sido reconocidos ni valorizados presentan un gran potencial como herramientas para el manejo integrado de plagas y enfermedades. El caficultor debe estar consciente que los organismos que afectan al café son parte de una cadena ecológica en la que también están presentes los enemigos naturales, a los cuales hay que proteger minimizando el uso de pesticidas.

• Plantas bien nutridas son menos susceptibles al ataque de plagas y fitopatógenos. Para alcanzar este objetivo es necesario realizar análisis de suelo y foliares, su costo es mínimo y bien utilizado es una valiosa herramienta para el correcto uso de los fertilizantes. La materia orgánica descompuesta de origen vegetal o animal puede complementar la fertilización química desde la fase del sustrato en almácigos y en el establecimiento de plantaciones contribuyendo a mejorar la disponibilidad de nutrientes y la actividad biológica del suelo, ejerciendo también un efecto regulador en las poblaciones de microorganismos.

• Los caficultores deben utilizar los elementos básicos expuestos en este manual para implementar en el campo las técnicas del manejo integrado de plagas y enfermedades, el adecuado manejo del suelo y de la nutrición de los cafetos, así como, la realización de las labores agronómica a su debido tiempo, ya que todo ello en conjunto, contribuirá a mantener plantaciones sanas y con mayor tolerancia al estrés ambiental, favoreciendo la reducción de los casos de mal de viñas en la finca. Es tarea del caficultor optimizar los recursos, el uso de la tierra, el capital disponible y las labores al cultivo, para hacer de la producción cafetalera una actividad de rentabilidad sostenida, especialmente en las áreas donde las limitaciones naturales, contribuyen a susceptibilizar a los cafetales al complejo síndrome de agotamiento conocido como mal de viñas.