Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Fertilización

Contenido

[Ocultar]

Es la práctica de aplicar los fertilizantes, los abonos orgánicos y/o enmiendas, basándose en un programa; para lo cual se hace necesario conocer previamente el estado de fertilidad del suelo y los requerimientos nutrimentales del cultivo en función de su edad, potencial de rendimiento y de las prácticas de manejo que se utilizarán.

Elementos nutrientes para las plantas

Existen 16 elementos esenciales para la nutrición de las plantas, y se les ha dividido en cuatro grupos:

El grupo: carbono (C), oxígeno (O2) e hidrógeno (H2), que provienen del agua y del aire.

El grupo: nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K),  llamados macronutrientes, por requerirlos las plantas en grandes cantidades.

El grupo: calcio (Ca), magnesio (Mg) y azufre (S) es llamado el de los elementos secundarios; no por menos importantes, sino porque se requieren en menores cantidades.

El grupo:  boro (B), cobre (Cu), hierro (Fe), manganeso (Mn), molibdeno (Mo), cinc (Zn) y cloro (Cl) es llamado el de los micronutrientes, por ser requeridos por la planta en pequeñas cantidades, pues no forman parte estructural de los tejidos.

Movilidad de los elementos

La movilidad de los elementos en el suelo es fundamental para su disponibilidad y absorción, la misma está en función de la textura y la estructura del suelo.  Los contenidos de arcilla, arena y limo, así como la materia orgánica y el pH. Entran también en juego la fijación e interacción de los elementos e inciden en los procesos de movilidad, adsorción, interacción y absorción. Cuando son asperjados al follaje estos son absorbidos por las hojas conducidos a lo interno del cafeto a través del floema.

 

Cuadro 1. Los elementos y su movilidad en el suelo y en la planta

SUELO

PLANTA

ELEMENTOS

MOVILIDAD

ELEMENTOS

MOVILIDAD

Nitrógeno, Potasio, Molibdeno y Cloro

Móviles

Nitrógeno, Fósforo, Potasio y Magnesio

Móviles

Azufre, Boro, Calcio y Magnesio

Poco Móviles

Azufre, Hierro, Zinc, Cobre y Magnesio.

Poco Móviles

Fósforo, Zinc, Cobre, Manganeso y Hierro

No Móviles

Calcio y Boro

No Móviles

 

Forma como se encuentran los nutrientes en el suelo

Los nutrientes que la planta toma del suelo pueden estar en tres formas diferentes:

  • En forma no asimilada
  • En forma intercambiable, que es asimilable
  • En solución, que es fácilmente asimilable, pero los elementos están expuestos a perderse en las aguas de drenaje.

En la forma no asimilable, el elemento se encuentra combinado en algún compuesto donde la planta no lo puede absorber.  La forma intercambiable es cuando los elementos están “adheridos” a las partículas de arcilla y de humus por atracción eléctrica; a esta propiedad se le  llama “adsorción”.  En las formas intercambiables y en solución (asimilables) los elementos esenciales están presentes en el suelo en su forma iónica.  Ion es un átomo o un grupo de átomos que tiene una o más cargas eléctricas.  Las cargas pueden ser negativas (-) o positivas (+).  Los iones de carga positiva se llaman cationes y los de carga negativa aniones.

 

Cuadro 2. Forma iónica de los elementos.
CATIONES ANIONES
+1 +2 +3 -1 -2 -3
H+ Mg++ Al+++ OH- HPO4-- PO4---
Na+ Fe++ Fe+++ Cl- CO3--  
K+ Zn++     SO4--  
NH4+ Ca++   NO3- B4O7--  
  Cu++   H2PO4- M0O4--  
 

Los coloides del suelo (arcilla y humus) tienen mucha capacidad de adsorción (atracción) e intercambio de cationes, evitando así en gran parte que estos se pierdan por lixiviación o lavado, pero tienen poca capacidad de adsorción e intercambio de aniones.  Esto último se compensa en parte por la tendencia de los aniones, especialmente del nitrógeno, fósforo y azufre, a entrar en combinación con compuestos orgánicos del suelo. En esta forma son almacenados como materia orgánica; después son liberados durante su descomposición.

Funciones de los nutrientes en el cafeto


Deficiencia de Nitrógeno


Deficiencia de Fósforo


Deficiencia de Potasio


Deficiencia de Calcio


Deficiencia de Magnesio


Deficiencia de Cinc


Deficiencia de Boro


Deficiencia de Hierro


Deficiencia de Manganeso

El conocimiento de la función de cada uno de los nutrientes en la nutrición del café nos permite reconocer la importancia de mantener, ya sea en el suelo y/o a través de tejido foliar, niveles adecuados de estos, para contribuir a la obtención de buenas cosechas de alta calidad.

Carvajal, Malavolta, Valencia, Morín y Mortvedt, etc.,  coinciden en señalar como funciones principales de los nutrientes, las siguientes:

Funciones del Nitrógeno (N)

a) Forma parte de la clorofila,  b) la materia seca de los vegetales contiene del 2 al 4% de nitrógeno, c) interviene en todo el proceso de formación de los tejidos para el crecimiento de las plantas, d) es el elemento que da mayor respuesta a la producción del cafeto y e) es constituyente de los ácidos nucleicos, por lo mismo responsable de la información genética.

Funciones del Fósforo (P)

a) Desempeña un papel importante en muchos aspectos de la respiración,  b)  en las primeras etapas del desarrollo del cafeto, es el responsable de formarlo vigorosamente, con buen sistema de raíces y luego como promotor de la floración y del desarrollo del fruto en la etapa de producción, y c) imprescindible en los mecanismos de formación, crecimiento y multiplicación, e interviene en la formación de los órganos de la flor.

Funciones del Potasio  (K)

a) El potasio lo requieren los tejidos vegetales en mayor cantidad que los demás cationes, lo que confirma su alto requerimiento por la planta de café, b) como activador enzimático, se sabe que más de 60 enzimas son activadas por este elemento, c) está presente en todos los tejidos vegetales y tiene gran movilidad, d) incrementa el efecto  del nitrógeno y contribuye a la fijación del nitrógeno atmosférico, y acelera y mejora el flujo y translocación de los metabolitos, e) controla el nivel hídrico de las hojas, mejora el estado de la planta en épocas secas y el efecto de bajas temperaturas,  f)  propicia mejores sistemas de conducción internos, y le da resistencia a plagas y enfermedades, y g) mejora el color, la calidad y la resistencia del grano.

Funciones del Calcio  (Ca)

a) El calcio es reconocido como el “segundo precursor”. Juega un papel importante como regulador en el crecimiento de las plantas, en su desarrollo y habilidad para adaptarse a las condiciones adversas del ambiente, b) aumenta la cantidad de asimilación del amonio y reduce la respiración de la planta, resultando esto en una mayor fotosíntesis neta y en el movimiento de los azúcares hacia los frutos, c)  la abundancia de calcio mejora la absorción y utilización del nitrógeno en forma de amonio, d) aumenta la absorción de potasio, e) aumenta la resistencia de la planta a las enfermedades, f) los niveles altos de calcio reducen la respiración del fruto y prolongan  la vida de almacenaje del producto, y g) favorece el poder germinativo de las semillas.                         

Funciones del Magnesio  (Mg)

a) Forma parte de la molécula de la clorofila, b) participa en la producción de fotosíntesis,  c)  interviene en la formación de carbohidratos, y d)  estimula el desarrollo de microorganismos favorables del suelo y facilita la fijación del nitrógeno por las leguminosas.

Funciones del Azufre  (S)

a)  Interviene en la producción de proteínas, b) participa en la producción de  clorofila,  c) algunas proteínas de la planta contienen azufre, y d) el papel más importante, de tipo metabólico del azufre, esta relacionado con el hecho de que el grupo sulfhidrilo,  SH-, es el grupo activo de muchas enzimas implicadas en el anabolismo y en el metabolismo de los carbohidratos, lípidos y proteínas (producción y no-producción de estos compuestos).

Funciones del Boro  (B)

a) El boro desempeña funciones fisiológicas asociadas con las relaciones hídricas, con el metabolismo del nitrógeno, la acumulación de azúcares y la formación de metaxilema en ápices gemulares, b) se cree que el ión borato podría formar un complejo con el azúcar, lo que favorecería el paso a través de las membranas celulares, c)  evita la acumulación de grandes concentraciones de ácidos caféico y clorogénico, d) el boro está involucrado en el metabolismo de la auxina y en el crecimiento de las raíces, e)  tiene cierta influencia en los procesos de multiplicación y crecimiento celular, f)  facilita los procesos respiratorios de los tejidos, g) el boro interviene en la reproducción de las plantas y germinación del polen, y g) contribuye a mantener el calcio en forma soluble, dentro de la planta, y actúa como regulador de la relación potasio-calcio.

Función del Cobre  (Cu)

a) Es necesario para la formación de clorofila. Es el metal componente de la oxidasa del ácido ascórbico, fenolasas y tirosinasa. La mayor cantidad está en los cloroplastos, formando la plastocianina para la transferencia de electrones.

Funciones del Hierro  (Fe)

a) Es necesario para el mantenimiento de la clorofila en las plantas, y b) esencial como componente de muchas enzimas y transportadores.

Funciones del Manganeso  (Mn)

a)  Además de actuar en la respiración, participa específicamente en el metabolismo del nitrógeno y en la fotosíntesis, y b) ejerce influencia en el transporte y utilización del hierro en la planta.

Funciones del Molibdeno  (Mo)

a) Requerido para la asimilación normal del nitrógeno, b) importante en el metabolismo del fósforo y del ácido ascórbico, y c) está asociado a los mecanismos de absorción y traslación del hierro.

Funciones del Cinc (Zn)

a) Favorece el crecimiento de los frutos y de las plantas, así como la absorción del fósforo, y b) el cinc es responsable de la síntesis de auxinas (hormonas del crecimiento).

Funciones del Cloro  (Cl)

a) Responsable de la expansión de la lámina foliar y su turgencia, y b) contribuye en la calidad de los frutos y el crecimiento de las raíces.

Síntomas de deficiencia de algunos elementos en el cafeto

Nitrógeno     

En las hojas nuevas y adultas se ve la pérdida uniforme del color verde, que pasa a verde claro, a verde amarillento o a amarillo. El nitrógeno se moviliza muy bien en la planta.  Foto 1.

Fósforo

Manchas rojizas o pardo rojizas en las hojas adultas y viejas.  El fósforo se moviliza bien en la planta. Foto 2.

Potasio

Color bronceado y muerte del tejido en los bordes de las hojas adultas y viejas, con límites bien marcados.  Es muy móvil en la planta.  Foto 3.

Calcio

Pérdida del color verde, en forma de una palidez muy leve, en los bordes de las hojas nuevas.  El calcio es poco móvil en la planta.  Foto 4.

Magnesio

Manchas y moteado pardo-amarillento, en los espacios entre las venas de hojas adultas y viejas.  El magnesio se moviliza bien en la planta.  Foto 5.

Azufre

Pérdida del color verde normal en las hojas de la punta de la rama hacia atrás.  Esta deficiencia no es común en Guatemala.  El azufre se moviliza bastante bien en la planta.

Cinc

Las hojas nuevas y jóvenes se muestran pequeñas y angostas, con pérdida de color, y resalta el verde de las venas.  Las hojas se agrupan en forma de rosetas por acortamiento de los nudos de la rama. Achaparramiento del cafeto y producción de frutos pequeños.  El Cinc se moviliza poco en la planta.  Foto 6.

Boro

Muerte de las yemas terminales de las ramas. Aparece gran número de brotes que le dan a la punta de la rama una apariencia de “palmilla”.  Deformación de las hojas nuevas.  El boro se moviliza muy poco en la planta.  Foto 7.

Hierro   

Decoloración de las hojas nuevas y jóvenes, a verde claro y verde amarillento, resaltando el color verde de las venas.  Las hojas mantienen su tamaño normal.  El hierro es poco móvil en la planta.  Fotos 8 y 9.

Manganeso

Las hojas nuevas y jóvenes pierden su color, resaltando el color verde de las venas, a veces como franjas verdes difusas a lo largo de estas.  Las hojas tienden a ser más grandes.  El manganeso se moviliza poco en la planta.  Foto 10.

Cobre

Las hojas presentan nervaduras salientes (costillas), clorosis leve y manchas pardas asimétricas. Las hojas más jóvenes aparecen distorsionadas, con una forma de S, por falta de crecimiento de los nervios y pierden su color verde.

Molibdeno

De acuerdo con Carvajal, inicialmente se desarrollan manchas amarillas cerca de los márgenes y se tornan amarillo-pardas y necróticas primeramente en el centro.  Desde la parte central sucede un rizamiento de las hojas, de manera que los lados opuestos se tocan por debajo.

Cloro

La literatura no reporta sintomatología por deficiencia de cloro, lo que hace suponer que las cantidades existentes en la mayoría de los suelos agrícolas son suficientes.

Fertilizantes para el cafeto

Para aplicar nitrógeno, fósforo y potasio a los suelos, se usan fuentes simples de nitrógeno, potasio y fórmulas NPK. La fórmula 21-7-14, tiene 21% de nitrógeno (N), 7 % de fósforo (P2O5) y 14 % de potasio (K2O). En suelos bajos de potasio (K), debe ponerse mayor atención al uso de fórmulas con este elemento. En suelos ácidos hay que tomar en cuenta las fuentes de nitrógeno, que esta sea lo menos acidificante, como el Nitrato de Magnesio, Nitrato de Calcio, etc.

Cuando hay necesidad de suministrar calcio  y magnesio  a los cafetales, lo más  conveniente es aplicar cal dolomítica (carbonatos, o hidróxidos de calcio y magnesio) a los suelos, en cantidades pequeñas. Las deficiencias de elementos menores como cinc (Zn) y boro (B) se corrigen por medio de aspersiones foliares. La de cinc se corrige por aspersiones foliares quelatados o sales como sulfato de cinc agrícola heptahidratado (22.5 % Zn). La de Boro con aplicaciones foliares de Boro estabilizado u Ortoborato de sodio tetrahidratado (20.5% B) y otros productos. Las deficiencias de hierro (Fe) se han corregido con aplicaciones de quelato de hierro, el cual contiene de 6 a 12 % de Fe ó bien, con aplicaciones de sulfato de hierro, que contiene de 19 a 23 % de Fe; con dosis de 2 libras por manzana.

Fertilización en almácigos y plantaciones establecidas

Fertilización disuelta al suelo del almácigo o método Anacafé

Consiste en disolver el fertilizante y aplicarlo con aspersora de mochila al suelo; para ello se quita la boquilla de la lanza y se mantiene baja la presión de la bomba para no salpicar las hojas. La fórmula de fertilizante utilizada es sobre la base de un análisis de suelos. Las fórmulas tradicionales son: 20-20-0,  16-20-0 ó 18-46-0. Sin embargo actualmente par fortalecer la parte maderable de la plántula y darle mas robustez a la misma se están aplicando las del tipo 10-30-10 ó bien la 12-24-12.  La disolución en agua es a una concentración del 3%, equivalente a   30 gramos por cada litro de agua.  La solución se aplica al suelo, a razón de 50  centímetros cúbicos por bolsa, o por mata, por aplicación.  Deberán hacerse de cuatro a cinco aplicaciones, a partir de un mes después de la siembra. 

Este 3 % en 50 ml de solución, equivale a 1.5 gramos de fertilizante por bolsa.  Se disuelven 13.5 libras de fertilizante en un tonel de 50 galones de agua.  Antes de aplicarlo deberá verificarse que el suelo esté húmedo y que las bocas de las bolsas estén abiertas (no dobladas hacia adentro). 

Fertilización granulada al suelo del almácigo

Es importante realizarla en base a un análisis de suelo, para realizar la aplicación con la formula adecuada, pero generalmente las más usadas son: 20-20-0, 16-20-0, 18-46-0 y 10-50-0.,  se aplica al suelo entre tres y cinco gramos (corcholata = 5 gr) por bolsa por aplicación, en un círculo alrededor del tallo, separado de este, mejor si es a la orilla de la bolsa.  El número de aplicaciones es de cuatro a cinco (una cada mes) a partir de cuatro semanas después de la siembra.  En almácigos al suelo se usan las mismas fórmulas, en igual número de aplicaciones. Verificar que el suelo esté húmedo.

Fertilización foliar en almácigos

Se puede mejorar el vigor y desarrollo de las plantitas por medio de fertilizantes foliares como complemento de la fertilización al suelo.  Se recomiendan fórmulas del tipo 20-20-20, 10-30-10, fórmulas con elementos menores y otras similares, principalmente cinc, boro, hierro, calcio para los almacigos que se realizan en partes altas, etc.  Las dosis varían de una a dos libras por 50 galones de agua.  Si es líquido, de 0.5 a 1 litro en 50 galones de agua.  Deben considerarse también las dosis que recomiendan las etiquetas de los fertilizantes.  Los fertilizantes foliares se aplican cada 15 ó 30 días, según el aspecto de las plantas.

Fertilización al suelo de la plantía

Cuando se transplantan los cafetos del almácigo al campo, previamente debe analizarse el suelo. Si este presenta deficiencia de potasio, hay que utilizar una fórmula del tipo 10-30-10 ó bien la 12-24-12. De lo contrario, debe tratarse con una fórmula 20-20-0, 18-46-0 ó 10-50-0.  La dosis es de una a dos onzas por mata, al momento de la siembra,  o bien unos pocos días después. El  fertilizante se aplica al voleo alrededor de la planta, para áreas planas y en media luna arriba para terrenos inclinados.

Después, la plantía se incorpora al mismo programa de fertilización de los cafetos adultos, aplicándole dos onzas por mata.              

Métodos de aplicación del fertilizante

Se han utilizados varios métodos, pero actualmente es mas recomendo es el método al voleo.

AL VOLEO

El fertilizante se aplica de manera dispersa a partir del tronco principal al punto de goteo, sin efectuar la práctica del plateo y / o limpia de la hojarasca del suelo; la forma de distribución puede ser en forma de círculo y si el terreno está en una pendiente considerable, hay que aplicarlo en media luna. Esta aplicación está muy generalizada por su eficiencia en el número de unidades por área, y la fertilización, aplicando este método, ha reportado buenos resultados. Según la clase y grosor de la cobertura, habrá que hacer un plateo a la ligera o cuidando de asegurar que el fertilizante quede lo más cerca posible del suelo.

Épocas para la aplicación de los fertilizantes

Las épocas deben considerar un adecuado suministro de nutrientes para suplir los requerimientos de la planta, y en particular la formación del fruto.

Mayo a Junio

Al inicio del invierno, se puede aplicar una fórmula NPK o bien NP, según el resultado del análisis de suelos.

Agosto a Septiembre

Se recomienda aplicar una fórmula completa o bien NK,  respaldado en el análisis de suelo.  Esta época no es apropiada para aplicaciones de solo nitrógeno.  En los casos en que sólo se puede hacer una aplicación de fertilizante al año, ésta es la época de hacerla. 

Octubre a Noviembre

Antes de que finalicen las lluvias, se debe hacer una aplicación adicional de sólo nitrógeno (Nitrato de calcio, nitrato de amonio o nitrato de magnesio), según las recomendaciones del laboratorio. En suelos deficientes de potasio es importante contemplar este elemento en esta época de aplicación, que tendrá sus efectos en la preparación del siguiente año o ciclo productivo.

Elementos secundarios

        Estos son calcio, magnesio y azufre. Si el análisis de suelo reporta deficiencia de:

  • Calcio, aplicar hidróxido de calcio (cal hidratada), a razón de tres onzas por planta, (en una densidad de 3,500 plantas / mz   se requieren 6.5 qq. /mz.).
  • Calcio y magnesio, aplicar cal dolomítica (carbonato de calcio y magnesio) o cal dolomítica calcinada (hidróxido de calcio y magnesio). En los dos casos la dosis es de tres onzas por planta, (en una densidad de 3,500 plantas / mz   se requieren 6.5 qq. /mz.).
  • Calcio y azufre, aplicar sulfato de calcio (yeso) a razón de cuatro a 16 onzas por planta.
  • Magnesio, aplicar carbonato de magnesio (magnesita), a razón de dos onzas por planta (en una densidad de 3,500 plantas / mz   se requieren 4.40 qq. /mz.).

 

Cuando es necesario aplicar cal, debe hacerse entre marzo y abril o entre julio y agosto (canícula).  Cuando hay necesidad de azufre en los cafetales, puede aplicarse de sulfato de calcio (yeso agrícola).

Micronutrientes incorporados al suelo

Cuando los micronutrientes se van a aplicar en forma granulada al suelo, como boro y cinc, se pueden incorporar a la fórmula NPK (En libras puras por manzana, para boro: en un rango de 10 a 15, teniendo el sumo cuidado de no sobredosificar por ser fitotóxico. Para el cinc: de 15 a 25).

Dosis de fertilizante

Las cantidades de fertilizante usadas varían de cuatro a ocho quintales por manzana, por aplicación, dependiendo de varios factores, especialmente de la productividad del cafetal.  Por ejemplo, en una plantación a 2 x 1 metros de distanciamiento, se obtiene  una densidad de 3,500 cafetos por manzana; entonces las dosis son de dos a cuatro onzas por cafeto, por aplicación.  Cuando el fósforo  y el potasio están en concentraciones altas en el suelo, se aplica la mitad de la dosis de potasio con fines de mantenimiento y la fuente nitrogenada.

Cuando la cal dolomítica se recomienda sólo como fertilizante (fuente de calcio y magnesio como nutrientes), se aplican de tres a cinco onzas por cafeto adulto.

Fertilización de cafetales que van a receparse y de cafetales recepados

En cafetales donde los suelos contienen niveles adecuados de nutrimentos (determinados por el laboratorio de suelos) y han tenido buenas producciones, se recomienda hacer una fertilización en junio a los surcos o lotes completos que se van a recepar el próximo año. De igual manera se recomienda fertilizar los surcos  o lotes completos recién recepados, con una aplicación en septiembre. En estos últimos es indispensable, para estimular los brotes nuevos, la aplicación inmediata, luego de  recepar,  con  dos libras de Ortoborato de sodio, de dos a tres libras de sulfato de cinc agrícola heptahidratado y  adicionar un bioestimulante (aminoácido que no reaccione con el Zn) y  tener cuidado de corregir el pH de la mezcla a 5.5 con ácido cítrico. Para ello, a nivel de campo, utilizar la cinta para medir acidez.

El propósito de chequear el pH de la mezcla es por la razón que con pH´s mayores a 6 se forman precipitados debido a que el Ortoborato de sodio es de reacción alcalina, mientras que con pH´s entre 5 y 5.5 no se formaran precipitados.

      
Nota: Izquierda pH 5 a 5.5. Derecha pH mayor de 6

Mezclas físicas de fertilizante

Aparte de los fertilizantes químicos tradicionales de presentación granular, existen las mezclas físicas compactadas de fertilizante. Con la compactación, se hace la mezcla de los elementos minerales en su proporción exacta, según la fórmula deseada. El producto es de una estructura sólida en forma de torta, en la cual quedan fijos los minerales en las proporciones requeridas.  Esta torta se tritura hasta obtener partículas adecuadas para su aplicación al cafeto.

Fertilización foliar

Como primer paso, se debe realizar un análisis de suelos y uno foliar con fines de determinar el grado de fertilidad del suelo y las concentraciones de los elementos nutricionales en la planta, en función de ello aplicar la fuente correspondiente al elemento requerido y con la dosis adecuada, haciendo una aspersión con buena cobertura en la planta.

En la técnica del análisis foliar se conocen los niveles críticos de los elementos minerales y su variación estacional, así como también el desarrollo fisiológico de las hojas para el muestreo de cada elemento. Por lo que con el análisis foliar de manera simultanea con el análisis del suelo genera deducciones de juicio para el diseño de programas de fertilización por temporada o anual.

Son varios los objetivos que se persiguen con el análisis foliar, tales como establecer correlaciones con los resultados del análisis del suelo, efectividad de la nutrición de la planta lo que permite modificar u reorientar  los programas de fertilización, algunos de los propósitos son:

  1. Diagnosticar  las deficiencias de los elementos minerales.
  2. Guía para un programa de fertilización eficiente, cuando se realiza correlacionalidad con el análisis de suelos.
  3. Determinar antagonismos existentes por la suficiencia o falto de algunos elementos lo que implicaría desequilibrios por una mala fertilización.
  4. Se conoce la respuesta a los fertilizantes con respecto a cantidad y calidad.
  5. Se comprueba la eficacia del método de aplicación de los fertilizantes.
  6. Permite correlacionar la producción con  el grado de nutrición de la planta

 

Cuadro 3. Muestreo de hojas en función de su desarrollo fisiológico en la planta, para la determinación del elemento específico, comparado con el cuarto par.

Pares de hojas de afuera hacía adentro

primer par

cuarto par

del noveno al onceavo

B

Comparador

Mg

Zn

Análisis de todos los elementos

K

Ca

 

Fe

 

Mn

 

 

Primera aplicación foliar: en prefloración, boro y zinc; la segunda, al mes y medio después de la floración: boro, zinc y calcio; la tercera a los dos meses y medio después de la floración, calcio, magnesio, boro y zinc. Las empresas cafetaleras que requieran una cuarta aplicación, deben hacerla a los tres meses y medio después de la floración, con magnesio, azufre, zinc, boro, hierro y cobre.

Aspectos importantes a contemplar en la disolución para que los elementos sean compatibles: corregir el potencial hidrogénico (pH) de la solución entre 5 y 5.5; luego verter los productos de manera ordenada (primero: 1/2 volumen del agua, corregir pH (5-5.5), adherente, elementos minerales, bioestimulantes, chequear pH, fuente de B y complementar el volumen del agua), para no afectar la mezcla y contemplar un penetrante (bioestimulante) para obtener buena eficiencia en la absorción.

Mezclas foliares

Las mezclas foliares hay que disolverlas o diluirlas con agua a un volumen total de 200 litros (teniendo el cuidado de chequear el pH de la mezcla que este se encuentre ente 5 a 5.5).

  • LA PRIMERA MEZCLA EN PREFLORACION: Ortoborato de sodio, 1 libra; sulfato de zinc heptahidratado, 2 libras; adherente, 200 ml. Contemplar un bio-estimulante *.
  • SEGUNDA MEZCLA FOLIAR, A 45 DÍAS DESPUES DE LA FLORACIÓN: Ortoborato de sodio, 1 libra; sulfato de zinc heptahidratado, 2 libras; calcio quelatado, 1 litro. Contemplar un bioestimulante*.
  • LA TERCERA MEZCLA FOLIAR, A DOS MESES Y MEDIO DESPUES DE LA FLORACIÓN: Nitrato de potasio, 8 libras; Ortoborato de sodio, 1 libra; sulfato de zinc heptahidratado, 2 libras; sulfato de magnesio, 6 libras. Contemplar un bioestimulante*.

*  = aminoácido  que no reaccione con el cinc.

NOTA:

El nombre técnico ortoborato de sodio se puede encontrar comercialmente como solubor, y el sulfato de zinc heptahidratado como sulfato de cinc agrícola.

Muestreo de suelos

Dividir la finca en lotes o secciones

La división en tablones de una finca sirve generalmente como base. Luego hay que subdividir cada área en lotes uniformes por sus características siguientes:

  • Topografía del terreno: partes muy quebradas o planas.
  • Color: Suelos rojizos u oscuros.
  • Textura del suelo: Arenoso, arcilloso o limoso.
  • Pedregosidad.
  • Condiciones del cultivo: Edad del cultivo (plantía o cafetal en producción), cafetales con y sin sombra. Las áreas no fertilizadas y fertilizadas deberán ser muestreadas por separado de las demás. Área encalada con anterioridad.

Herramientas para la recolección

Para realizar el muestreo de suelos se requiere de cualquiera de las siguientes herramientas: un azadón, pala, piocha o coa (“Coba”), machete y los utensilios y materiales:  Cubeta plástica, cinta métrica, bolsas de papel o cajas (especiales para muestreo) o bolsas plásticas; etiquetas y  plano de la finca. Si el terreno lo permite, pueden usarse barrenos muestreadores, con los cuales el trabajo es más rápido.

Cómo tomar una muestra

  1. La muestra debe tomarse debajo de la mata,  en la banda donde se aplica el  fertilizante.
  2. Previo a la toma de la submuestra se limpia la banda de fertilización.
  3. Luego se abre un hoyo en forma de “V”, de unos 20 a 25 centímetros de profundidad.
  4. Se procede a extraer desde la superficie hasta el fondo, en uno de los lados de la “V”,  una tajada de dos centímetros de espesor de suelo, con una pala, azadón o “cuta”.
  5. Esa porción de suelo se coloca en una  cubeta plástica, limpia.
  6. Esta porción de suelo corresponde a la  submuestra.

En esta forma se toman de 12 a 15 submuestras, en cuatro o cinco puntos representativos del lote. En cada punto se deben tomar tres muestras.

Pasos para extraer las 12 o 15 submuestras

  1. Definir dentro del lote, de cuatro a cinco puntos representativos del cafetal.
  2. Cada punto representativo debe estar constituido por tres plantas en línea con el surco.
  3. Identificar las plantas dentro del punto representativo de la manera siguiente:

a) El punto representativo, con números romanos de I al V.

b) Elegir el número del surco.

            c) Identificar las plantas con su número correlativo, correspondiente dentro del surco.

  1. Ya identificadas debidamente las tres plantas dentro del punto representativo, extraer una submuestra en cada una de las tres.
  2. El suelo proveniente de todos los sitios de muestreo se junta en la misma cubeta. Lo colectado en la cubeta, se revuelve bien con la mano cubierta de una bolsa plástica, y se vierte a una bolsa o caja específica para muestreo.

EJEMPLO DEL REGISTRO DE LOS NUMEROS DE PUNTOS REPRESENTATIVOS, SURCOS Y SUS TRES PLANTAS. (Ver esquema 1. Puntos de muestreo)

Nombre de la finca  y localización: ____________________________________

Nombre o número del lote: __________________________________________

No. punto representativo

No. del surco

No. correlativo de la planta en el surco

Número de años del monitoreo del muestreo de suelos.          (de 3 a mas años)

 

 

1

2

3

fecha

fecha

fecha

I

3

15

16

17

02/02/06

10/02/07

15/02/08

II

6

28

29

30

02/02/06

10/02/07

15/02/08

III

14

115

116

117

02/02/06

10/02/07

15/02/08

IV

26

50

51

52

02/02/06

10/02/07

15/02/08

V

72

46

47

48

02/02/06

10/02/07

15/02/08

 

Identifique la muestra

La muestra se rotula y se le anota el número, el nombre del lote  o sección, la fecha de muestreo, las condiciones del  cafetal, el nombre de la finca, su localización, el nombre del propietario y su número de teléfono; y especificar si la muestra corresponde a la banda o a la calle.

Otras recomendaciones a seguir para identificar los puntos de muestreo

  • Evite tomar muestras donde hayan quemado leña, a orillas de rancherías o basureros, en sitios donde halla cal, cerca de caminos, en lugares con estiércol y en terrenos erosionados.
  • No use equipo que esté sucio y evite que las muestras se contaminen con fertilizante, cal u otros productos.
  • Si tiene antecedentes de acidez en su terreno, es conveniente hacer el muestreo a dos profundidades, de 0-20 cms y de 21-40 cms, teniendo el cuidado de tomar por separado el suelo de cada profundidad. Para esto se recomienda tomar primero la muestra de 21-40 cms y seguidamente la muestra de 0-20 cms. Con  ello se obtienen dos tipos de muestras compuestas, por lote o sección.
  • Hacer el muestreo al inicio de la estación seca, procurando que hayan transcurrido dos meses después de la última fertilización. Los meses de diciembre a abril son los recomendados. Esto permite realizar los análisis químicos previos a la recomendación de un programa de fertilización, con anticipación, para efectuar las compras o reservaciones de fertilizantes y estar preparados en la época de invierno para fertilizar los cafetales.

A dónde enviar las muestras

Finalizado el proceso de muestreo, las muestras pueden ser llevadas personalmente al laboratorio agrícola Analab de Anacafé,  para el análisis respectivo, o enviadas a dicho laboratorio a través de las oficinas regionales de Anacafé.