Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Enfermedades y su control

Contenido

[Ocultar]

Los principios que fundamentan los métodos de control de enfermedades en plantas son:

a. Evasión

Evitar las enfermedades mediante el establecimiento del cultivo en lugares o en fechas en que no exista el inóculo o bien cuando éste no es infectivo o es escaso.

b. Exclusión

Evitar la introducción del inóculo o el establecimiento de un patógeno en un área libre.  Los principios de evasión y exclusión se aplican mediante métodos culturales y regulatorios.

c. Erradicación

Eliminación del patógeno de una parte de la planta, de grupos de plantas, de un campo, de una región o de un país.

d. Protección

Es el establecimiento de una barrera o impedimento de índole diversa entre el hospedante y el patógeno que interfiera en la actividad de éste último.

El control químico

Siendo el fungicida uno de los elementos a considerar para el control de una enfermedad fungosa, es indispensable tener un buen conocimiento sobre los diferentes aspectos que atañen a este tipo de productos, ya que de esta manera podrá hacerse un manejo más adecuado y eficiente de ellos.

En relación con el momento de aplicación básicamente existen dos grandes grupos:

  • Los Preventivos o Profilácticos

Son productos que previenen el establecimiento de nuevas infecciones, sin tener ningún efecto sobre infecciones ya establecidas, por lo que deben de ser aplicados estrictamente en forma preventiva para tener mejores resultados.

  • Los Curativos

Son productos que eliminan o curan infecciones ya establecidas en el interior de los tejidos de la planta.  Es importante recalcar que el producto elimina infecciones ya establecidas en el interior de los tejidos de las plantas, pero que no eliminan los daños o lesiones ya visibles en el interior de la misma.

En relación con su forma de acción al nivel de la planta, existen dos grandes grupos:

  • Los de Contacto

Los fungicidas de contacto (preventivos, profilácticos), impiden la germinación de las esporas al ponerse en contacto con ellas.  Es decir que estos productos forman una fina capa protectora sobre la superficie del follaje, impidiendo que las esporas que lleguen germinen y penetren causando nuevas infecciones.

  • Los Sistémicos

Los fungicidas sistémicos (curativos) son aquellos que aplicados al suelo o al follaje, son absorbidos por la planta y traslocados a través del sistema vascular de la planta, eliminando las infecciones ya establecidas en el interior de la misma, protegiendo así los nuevos brotes.

Por su ubicación, las enfermedades del cafeto se dividen en dos categorías:

1) Enfermedades de la parte aérea, 2) Enfermedades de la raíz.


Enfermedades de la parte aérea

Roya del cafeto - Hemileia vastatrix Berk & Br.

Los síntomas de esta enfermedad se presentan como manchas de tono verde pálido o verde amarillo en el haz de las hojas; en el envés son manchas anaranjadas,  (cuerpos fructíferos del hongo).  Las hojas severamente atacadas se desprenden del árbol y en consecuencia éste se ve limitado en su producción. Bajo condiciones favorables para el desarrollo de la enfermedad puede llegar a provocar defoliación total y muerte del cafeto. 

Control

  • Control cultural

Consiste en reducir los factores que predisponen el cultivo a la enfermedad; esto se logra mediante la regulación de sombra, control de malezas, manejo del tejido productivo, densidad de siembra, fertilización, etc.

  • Control químico

La severidad de la roya puede reducirse con aspersiones de fungicidas protectivos.  Se recomiendan los cobres, alternando con fungicidas sistémicos para controlar o bajar el nivel infeccioso de focos.

Se sugiere que el programa de aspersiones para el control de la Roya, comience con las lluvias en la zona.  Además es necesario realizar una buena protección  del cafetal antes de la cosecha, debido a que el movimiento de personas durante esta época, favorece la diseminación de las esporas del hongo.

Los controles deben realizarse de tal manera que no se permita al patógeno superar un índice del 10% de infección, para aprovechar que los cobres (preventivos) puedan dar efectos positivos. Se sugiere tres aspersiones con una frecuencia  de 30 días entre una y otra.  Cuando los índices de infección sobrepasen el 20% se sugiere la aplicación de fungicidas sistémicos, (curativos).

Mancha de hierro - cercospora coffeicola Berk & Cooke

En su fase inicial se presentan manchas circulares de 3 a 10 mm de diámetro, con 3 colores concéntricos bien definidos; una mancha circular cenicienta oscura en el centro, con diminutos puntos negros, luego un anillo café-rojizo y en toda la orilla un halo amarillo. La enfermedad completa, es el resultado de un complejo de factores:

  1. Debilitamiento natural en el cafetal después de la cosecha.
  1. Cierta presión sobre las funciones del cafeto con la entrada del verano, el aumento de la temperatura del ambiente y de sus hojas.
  1. Reducción de la humedad en el suelo y en el ambiente a la salida del invierno.
  1. “Desombrado” drástico a la entrada del verano, que  intensifica las condiciones señaladas.
  1. Nutrición mineral deficiente.

Estos factores en un cafetal bien manejado, provocan las condiciones favorables y predisponen a los cafetos para que el hongo encuentre la situación óptima para su ataque; la enfermedad se vuelve severa provocando defoliación y pérdida del fruto. Foto 2.

En almácigos  se hacen más sensibles los cambios del ambiente y del suelo al entrar el verano,  combinados con el tamaño y  etapa de crecimiento de los cafetos.  Cambios drásticos de temperatura y humedad en el ambiente y en el suelo, acompañados de una pobre fertilización de los cafetos, puede provocar su defoliación, debilitándola, un marcado deterioro en su forma y crecimiento y aún muerte de las plantitas.  La Mancha de Hierro es una enfermedad provocada por un hongo y un desequilibrio fisiológico en el cafeto.

Control

  • Control cultural

Evitar desombrados repentinos en los almácigos  a la entrada del verano y procurar que no baje la humedad en el suelo. Aplicar  un buen manejo y la fertilización. En plantación, evitar “desombrados” fuertes en el verano, principalmente en las fincas más bajas, con riesgos de sequía relativa, con mayor intensidad y más horas de sol y con suelos arenosos.

  • Control químico

El inicio del control de esta enfermedad debe hacerse por lo menos 15 días antes de que se establezcan las lluvias.  Es recomendable que antes del inicio de las aspersiones, cada finca haya determinado previamente las áreas afectadas por la enfermedad, para que el tratamiento se haga por sistema de foqueos, ahorrando tiempo y dinero.  En el almácigo se recomienda hacer la aspersión pareja a todas las plantitas, repetir aplicación cada 30 días en forma preventiva.

Kolegora o mal de Hilachas - Pellicularia koleroga Cooke Corticium koleroga v. Hoechnel

La enfermedad se caracteriza por dañar las hojas, ramas y frutos, una vez que el organismo penetra en los tejidos celulares las hojas pierden su turgencia provocando una necrosis de la lámina foliar. Sus efectos en principio son visibles.  En la parte inferior de las hojas se nota una red micelial blanquecina, las hojas mueren y cuelgan dando un aspecto de hilachas, de donde se deriva su nombre. 

Bajo condiciones favorables, los cuerpos infectivos son activos y penetran el tejido celular deteniendo su desarrollo normal.

Control

  • Control cultural

Se logra llevando a cabo prácticas agronómicas; como el manejo de sombra, tejido productivo y adecuados programas de fertilización y/o enmiendas, a manera de permitir mayor penetración de luz y  circulación del aire en la plantación.

  • Control químico

La primera aplicación debe realizarse por lo menos 15 días antes de que comience el periodo lluvioso en cada zona con fungicidas de acción protectante.  La segunda aplicación efectuarla 30 días después de la primera con un fungicida de acción protectante o sistémica. Las aspersiones deben ser dirigidas a focos de infección.

Antracnosis - Colletotrichum coffeanum Noack

La enfermedad es conocida como muerte descendente porque la infección se inicia en la parte terminal de las ramas y avanza hacia el eje (tallo) central; está considerada como una enfermedad de los frutos, no obstante, puede causar daños a la flor, bandolas y hojas.  Los síntomas en las hojas se presentan como manchas concéntricas que van de los bordes hacia la parte central; en frutos como puntos negros no concéntricos sobre la pulpa, deteniendo su crecimiento y provocando la momificación del mismo.

Los factores que predisponen al cafeto al ataque del patógeno son: períodos prolongados de lluvia, exposición directa a la luz solar y suelos con desequilibrios nutricionales.

Control

  • Control cultural

El control de la enfermedad debe estar enfocado a mantener una adecuada fertilidad del suelo y nutrición del cafeto.  Deberá también evitarse la exposición directa del cultivo al sol y el "anegamiento".

  • Control químico

Aplicados a intervalos de 30 días. El  tratamiento puede realizarse al inicio de las lluvias y durante el desarrollo del fruto, una, dos o tres aspersiones alternando productos de acción protectora y sistémica, dependiendo de la incidencia y severidad de la enfermedad. 

Ojo de Gallo - Mycena citricolor Berk y Curt Sacc., Omphalia flavida Maublanc & Rangel

Se caracteriza por la presencia de numerosas manchas en las hojas, más o menos circulares de 5 a 15 mm de diámetro y de color gris ceniciento; en brotes tiernos y frutos tienden a ser ovaladas, inicialmente negruzcos, luego aumentan de tamaño y cambian a color café y más tarde a gris.  En condiciones óptimas, el hongo desarrolla sobre las manchas unos hilitos amarillos en forma de diminutos alfileres erguidos y doblados que corresponden a los cuerpos fructíferos del hongo.

Este hongo se desarrolló en condiciones de alta humedad y temperatura relativamente baja, siendo común en plantaciones con abundante maleza y sombra muy densa.  La enfermedad causa principalmente perforaciones a la hoja, defoliación y caída de frutos.

Control

  • Control Cultural

El mejor control lo constituyen las limpias oportunas, el manejo adecuado del tejido productivo y la correcta regulación de la sombra.   Hay focos difíciles de erradicar por estar en lugares que favorecen el desarrollo del hongo, como joyas, laderas poco iluminadas y próximas a riachuelos o tomas de agua y nublados frecuentes, que obligan a complementar el buen manejo del cafetal con el control químico. Deben eliminarse las malezas que crecen dentro y próximas al cafetal que son hospederos del Ojo de Gallo. Los Catimores son más susceptibles al ataque de este hongo, por lo que no se recomienda su cultivo en zonas de mayor altitud y humedad relativa alta.

  • Control Químico

Debe realizarse por lo menos de 15 a 30 días antes de que se establezcan las lluvias.  Se recomienda que se hayan determinado previamente las áreas afectadas para que el tratamiento se haga por focos.  La segunda aplicación debe llevarse a cabo 30 días después de la primera.

Phoma, quema o derrite - Phoma sp.

Esta enfermedad se presenta en zonas cafetaleras, cuya altitud es mayor que 4,000 psnm, con temperaturas bajas, alta humedad relativa y días nublados que favorecen el desarrollo del hongo.  En fincas donde prevalecen estas condiciones, Phoma sp. es un problema serio que dificulta las labores de poda y/o recepa.

La enfermedad se manifiesta inicialmente con la presencia de manchas de color negro mate, con apariencia de papel quemado en el ápice de las hojas tiernas.  En hojas jóvenes aparecen manchas semicirculares de color negro, se arrugan y pliegan en torno a éstas.  En las ramitas tiernas, las manchas que se iniciaron en la punta de las hojas terminales pronto invaden toda la hoja y avanzan por el tejido nuevo hacia la base y se detiene al encontrar el tejido leñoso. 

El ataque de Phoma sp. se limita casi exclusivamente al tejido joven:  Hojas nuevas terminales, brotes y frutos tiernos.

Control

  • Control Cultural

En cafetales donde los hijos de recepa son afectados por Phoma sp. se aconseja no deshijar hasta que estos logren lignificarse, de tal manera que se detenga el avance en forma natural.  Esto implica deshijes un año después de realizadas las podas, época temprana de poda (enero/febrero) y podas por bloque o grupos de plantas. Desombrados frecuentes para permitir una mejor luminosidad y ventilación.

  • Control Químico

Para que el uso de los fungicidas sugeridos sea satisfactorio, debe  tener especial cuidado de aplicarse los productos tan pronto se aprecien los síntomas.  En fincas en donde la enfermedad se manifiesta todos los años en los mismos lugares de los cafetales deben iniciarse las aspersiones en forma preventiva.

Mal rosado - Corticium salmonicolor Berk & Br.

Es causada por un hongo que en estados avanzados toma una coloración rosada, invadiendo tejidos conductores.  Al atacar las plantas en producción, los frutos son invadidos por el micelio del hongo semejando una telaraña, causando necrosis y muerte de la parte basal, así como la formación de motitas del micelio sobre la superficie.  Causa marchites en el follaje terminal de las ramas; ataca el tejido leñoso y  joven de ramas principales, causando lesiones. Es común a altitudes entre 1,500 y 3,000 psnm, lluvias frecuentes y  mañanas soleadas.

Control

La presencia del mal rosado es evidente poco antes de finalizar el invierno, el control comprende dos aspectos:

  • Control Cultural

El inoculo puede llegar a erradicarse de los cafetales si se sigue un programa cuidadoso de eliminación de ramas afectadas, es importante tratar los machetes, tijeras podadoras y sierras que se usan para cortar las partes enfermas, con una solución desinfectante, para no llevar el hongo de un lugar a otro.

  • Control Químico

Se recomiendan realizar aplicaciones de manera preventiva con productos a base de cobre.  Se asperjaran los cafetos en los focos donde se ha detectado la enfermedad en años anteriores al inicio de la época lluviosa, si fuera necesario una segunda aplicación sé hará 30 días después de efectuara la primera.

Cáncer del tronco - Ceratocystis fimbriata Elliot & Halst Hunt.

El hongo penetra el cafeto a través de una herida, luego avanza dentro del tejido sano hasta rodear el tallo por completo.  Cuando la mancha ha alcanzado unos 8 cm de diámetro, la corteza que la cubre principia a agrietarse; después se revienta y abre. Los cuerpos fructíferos del hongo pueden sobrevivir en el suelo durante la época seca.  El tejido morroñoso y agrietado de la corteza es un síntoma claro para identificar los cafetos afectados por cáncer.  Al remover la corteza se comprueba la presencia de manchas necróticas de tejido infectado.  Cuando la enfermedad se encuentra en estado avanzado, las hojas se vuelven amarillas y el cafeto presenta un aspecto marchito y decaído, poco tiempo después, las hojas caen, la planta se seca y  muere.

Ataca principalmente el tronco, pero también suele invadir las ramas.  Una infección fuerte de Cáncer puede matar un cafeto adulto en un período de 2 a 3 años.

Control

  • Control cultural
  1. No lastimar o causar heridas al cafeto al realizar las labores de limpia en forma manual o mecánica.
  1. Al momento de la poda hacer bien los cortes y tratar las heridas con un fungicida cubre-cortes (2 onz de un producto a base de cobre en 8 onz de vaselina inocua)
  1. Es conveniente la desinfección de todos los instrumentos usados en esta actividad (2 lbs. De hidróxido de calcio en 50 gl. de agua es recomendable).
  1. Eliminar plantas muertas por cáncer y quemarlas.

Fumagina - Capnodium sp. y Meliola sp.

Esta enfermedad prospera sobre las excreciones de insectos chupadores como escamas, cochinillas del follaje y afidos o pulgones.  Los hongos que la forman tienen una tela negra que parece tizne u hollín.

La Fumagina crece sobre las hojas, el fruto y los brotes del cafeto.  Cuando la invasión del hongo es severa, interfiere con las funciones de la hoja y afecta el desarrollo normal de los brotes, provocando amarillamiento y debilitamiento del cafeto.

Control

Controlar los insectos  que indirectamente provocan la enfermedad.  Las aspersiones deben hacerse cuidando de cubrir bien los brotes, ramas tiernas y las hojas en el haz y envés.  Una sola aplicación puede destruir una infestación de insectos y eliminar el hongo.  Una segunda aplicación es conveniente. Se recomienda el uso de insecticidas mezclados con algún aceite agrícola o de un adherente,  tales como:

            MALATHION (50%)                            350 cc

            Adherente 800/10                            150 cc

            Agua                                                  200 lts

 

            LEBAYCID 500 EC                             300 cc

            Adherente 800/10                            150 cc

            Agua                                                  200 lts

Pudrición del fruto - Corticium sp.

Esta enfermedad se caracteriza por una invasión de pedúnculo que luego avanza por la base del tallo hasta llegar a cubrirlo, si el ataque es al inicio de la formación del fruto, este se daña, terminando por podrirse o caerse.

Control

  • Control Cultural

Se recomienda mantener un adecuado estado nutricional  de la planta considerando importante las aplicaciones del zinc al momento de la formación del grano y favorecer la ventilación dentro de los cafetales.

  • Control Químico

Debido a que la incidencia, es por exceso de sombra y alta humedad, se sugiere que estos factores predisponentes se reduzcan al mínimo, estas medidas pueden complementarse mediante el uso de una o dos aspersiones de fungicidas a base de cobre.

Mancha circular de la hoja - Sclerotium coffeanum

Esta enfermedad se caracteriza por la formación de manchas cafés en bandas circulares concéntricas, que al final se tornan café oscuro a negro, esta última característica corresponde a los cuerpos fructíferos del hongo.  En cafetales donde se ha observado, provoca la destrucción del área foliar y consecuentemente defoliación.

Control

Aspersiones  dirigidas a focos de infección con fungicidas a base de cobre.

Ahorcamiento del tallo - Myrothecium  roridum  Tode ex  Fries

Poco se conoce sobre los hábitos de este hongo y sobre el desarrollo de la enfermedad.  Los síntomas se presentan unas veces solo en las hojas, otros solo en el tallo y otros aparecen juntos. En hojas, el hongo provoca manchas circulares de color café oscuro con círculos concéntricos, el tejido se desprende y deja perforaciones.  En el tallo, el hongo provoca un ahorcamiento que hace frágil la planta y puede llegar a quebrarla con facilidad.

La incidencia de la enfermedad está asociada a otros factores como: exceso de humedad en el suelo y siembra profunda o exceso de tierra por encima del cuello de la raíz.

Control

La incidencia de esta enfermedad puede prevenirse evitando el exceso de humedad, siembra profunda y aporques innecesarios; además, no debe descartarse la alternativa del uso preventivo de productos químicos, a través de la desinfección del suelo del semillero, almácigo y ahoyado.

Bacteriosis del café - Xylella fastidiosa

En años recientes, fue detectada la presencia de una bacteria dentro de los tejidos conductores (internos) del cafeto, que provoca síntomas similares a deficiencias nutricionales y toxicidad por herbicidas. Los trabajos de investigación realizados indican que se trata de la bacteria Xylella fastidiosa, previamente detectada en cítricos dulces.

Esta bacteria es transmitida por los insectos conocidos como saltahojas o toritos (Homópteros), y existe una estrecha interacción entre la bacteria y el insecto, de manera que una vez el insecto adquiere la bacteria a partir de una planta enferma es capaz de transmitir la enfermedad a plantas sanas.

Las condiciones adversas al cultivo, como un stress por alta producción, agotamiento nutricional y poca disponibilidad de agua, se relaciona de manera directa con la expresión y severidad de los síntomas.  Los conductos internos de las plantas infectadas sufren  un severo bloqueo, debido al aglutinamiento de las bacterias y ciertas gomas que produce la planta como resultado de la infección.

Los principales síntomas se manifiestan por un decaimiento general de la planta, hojas con una coloración amarillenta, hojas alargadas y angostas que pueden confundirse con deficiencias de zinc.  Los entrenudos de las bandolas son cortos y con una alta proliferación de brotes.

Recomendaciones

  • Producción de almácigos libres de la bacteria, por medio del control de los insectos vectores.
  • Eliminar los cítricos dulces ¨enfermos¨ cercanos al área de almacigo o las plantaciones.
  • En plantaciones medianamente afectadas, realizar podas en su momento oportuno y aplicaciones a base de sultafo de cobre sobre el follaje.
  • En plantaciones de café con síntomas muy severos, programar su renovación con plantas de almácigo sano.

Enfermedades de la raíz

Mal del Talluelo - Rhizoctonia solani Kuhn Pythium spp. Fusarium spp.

El ataque de estos hongos, solos o asociados, se da en el semillero y se nota por los parches de tallitos doblados y “cabecitas” negras podridas o reducción del diámetro del tallo al nivel del suelo, con constricciones oscuras en esta parte del tallo, así también, cuando abre su par de hojas del cotiledón (mariposa) y cuando ya se tiene su primer par de hojas formales (cola de perico). Los síntomas típicos son lesiones café oscuras en la base del tallo, las plantitas se marchitan, se doblan y luego mueren, generalmente en parches.  A menudo en el estado de “soldadito” los cotiledones se doblan hacia abajo, pero los tallos permanecen erguidos.  Las lesiones también aparecen en forma de constricción negruzca en el tallo, al nivel del suelo, en la parte superior de éste y cerca de los cotiledones.  A veces la enfermedad avanza por la superficie de los cotiledones cerrados o abiertos, mostrando parches sólidos de plantitas negras destruidas en el semillero.

Control 

Para reducir los daños de estos hongos deben atenderse principalmente: la selección del suelo con buen drenaje, erradicación de malezas y tratamientos de la semilla; este tratamiento debe complementarse con el uso de fungicidas, cuando el caso lo requiera.  El control químico de esta enfermedad, se cubre en el capítulo de semilleros y almácigos.

Pudrición negra de la raíz

                                               Rosellinia bunodes Berk &.Br. Sacc

                                               Rosellinia necatrix Hart Berl

                                               Rosellinia pepo Pat.

                                               Rosellinia arcuata Petch

                                               Dematophora sp. estado conidial

Características

El hongo prospera en un ambiente húmedo y sombreado, en terrenos con sombra de árboles de montaña en donde abundan troncos y ramas podridas, hojarasca y detritus orgánico.  Este hongo desarrolla un micelio grueso y abundante de color blanco que semeja una maraña fácil de apreciar a simple vista.  El micelio avanza entre el “colchón” de materia orgánica y llega hasta las raíces de los cafetos donde inicia la infección; penetra la corteza y avanza en una forma envolvente hasta cubrir la pivotante y raíces principales.  En una infección avanzada, al levantar pedazos de corteza, se ven formaciones blancas de micelio en forma de estrella o de haces de hilos, el micelio que ya ha invadido la raíz, forma una capa negra continua con apariencia de tizne.  La aparición de los síntomas en la parte aérea es rápida; cafetos aparentemente sanos presentan de repente un follaje flácido, ligeramente marchito (lo contrario del Cáncer del Tronco cuyos síntomas se presentan en forma gradual).

Al hacer un corte dentro del tejido afectado, el paso del micelio ha dejado huellas en forma de pequeñas rayas y puntuaciones negras, cuyo diseño es característico de diferentes especies de hongo. También afecta varias especies de árboles de sombra.

Este hongo invade las raíces causando pudrición.  Destruye progresivamente el sistema radicular, provoca marchitamiento, clorosis y caída del follaje, el cafeto pierde su anclaje y  el rendimiento baja finalmente la planta muere. Foto 10.

Control

  • Control Cultural

El control de esta enfermedad puede lograrse mediante la combinación de las siguientes medidas:

  1. Podas que permitan mayor penetración de luz y ventilación entre las plantas y el suelo.
  1. Arrancar y quemar plantas enfermas.
  1. Hacer el ahoyado anticipadamente (3 meses para lograr su meteorización y desinfectarlo con una mezcla de fungicida a base de cobre en dosis de 1 - 2 lb/50 galones de agua.

Pudrición vascular de la raíz

En esta enfermedad no se ha podido aislar el agente casual.  Las observaciones en Guatemala sobre los síntomas y su desarrollo son muy parecidas a la de otros países como Surinam, Guyana y Brasil, conocida como Phythomonas o Leptomonas. Los síntomas de esta enfermedad muestran al principio una ligera marchitez, la cual progresa gradualmente en el transcurso de varias semanas.  Después las hojas se vuelven flácidas, el cafeto se marchita, defolia y muere.

Se ha observado a través de cortes transversales progresivos en el sistema radicular, manchas acuosas y concéntricas café claro que avanzan destruyendo raíces primarias y secundarias.

Control

  1. Evitar el uso de almácigos que no han sido manejados técnicamente.
  1. Evitar siembras profundas.
  1. Control de plagas y enfermedades del suelo.
  1. Corregir deficiencias nutricionales.
  1. Manejar adecuadamente la sombra.

Afecciones por agentes abióticos

Grano negro

Se  observa en algunas fincas cafetaleras del país, cierto problema en los frutos de café, que externamente dan una apariencia normal sin signos de daños por enfermedades o plagas. No obstante, cuando los frutos se parten, se observa que una o las dos semillas, no llenaron, mostrando una coloración negra, con aspecto momificado, o solo un ennegrecimiento parcial del grano

El problema ha sido atribuido a desordenes fisiológicos, relacionados con altas temperaturas y falta de lluvia, entre el tercer y cuarto mes después de la floración, donde el grano se encuentra en la fase de llenado. Este período puede coincidir en algunos años con canículas muy acentuadas, y dichas condiciones climáticas pueden afectar la acumulación o conversión de carbohidratos en el grano.

Mal de viñas

El Mal de Viñas es un decaimiento fisiológico del cafeto que conduce a la muerte prematura de la planta.  Se trata principalmente de factores abióticos que dañan y reducen el funcionamiento de las raíces y el follaje de la planta, de tal manera que la nutrición, crecimiento y fructificación,  se alteran y reducen a un punto del cual la planta no se recupera.  Estos factores abióticos son, acidez de suelos  con altos niveles de aluminio y otros metales, y escasez de sombra.  Al daño producido por estos factores primarios, se agrega el daño secundario de factores bióticos, principalmente nemátodos.  La combinación de estos factores, sobre todo la acidez del suelo y falta de sombra, causa el decaimiento letal conocido como Mal de Viñas.

El estrés fisiológico en las plantas, enmascara la sintomatología real en los meses de enero a junio.  Iniciando los primeros síntomas con flacidez generalizada de la planta en el mes de julio.  El patrón de desarrollo de Mal de Viñas mantiene un comportamiento ascendente en las subsiguientes fases, presenta en las hojas viejas del estrato inferior de la planta, una tonalidad amarillenta.  Muestra un amarillamiento, la cual se acentúa en las ramas del estrato medio.  Consecuentemente ocurre la defoliación y caída de frutos de las partes basal y media de las ramas.  Acompañado de coloración púrpura en la parte apical y brotes nuevos,  se acelera la defoliación hasta que quedan en el extremo de las ramas 2 ó 3 pares de brotes nuevos, pequeños y cloróticos, con marcadas deficiencias de boro y zinc.

La etapa final de la enfermedad, se marca con defoliación total de la planta, secamiento de la raíz y tejido leñoso (tallos y ramas).  La planta muere presentando un aspecto esquelético.

Recomendaciones

  • Utilice semillas de origen conocido y desarrolle viveros sanos, es decir, libres de enfermedades de una raíz y tallo vigoroso.  Evite comprar almácigos de origen desconocido y mal manejados.
  • Para el transplante al campo definitivo preparar un ahoyado, dando énfasis a la profundidad, atravesando capas duras de suelo para facilitar la penetración de la raíz pivotante.
  • El plan de fertilización debe basarlo en un previo análisis de suelo.
  • Al momento de la siembra o resiembra, eliminar una tajada al fondo de la bolsa de una pulgada de espesor para eliminar alguna posible raíz doblada.
  • Mantener un adecuado control fitosanitario.
  • Realice aplicaciones de sulfato de calcio para neutralizar el efecto toxico provocado por el aluminio.
  • Se recomienda sustituir la urea y el sulfato de amonio por una fuente de nitrógeno neutro, que contiene calcio y magnesio.
  • Se recomienda mantener una sombra densa entre 70  a 80% bien distribuida y con especies variadas.
  • Realizar la practica del cajueleado o cajoneado para favorecer un buen desarrollo del cultivo.
  • Drenar los suelos con exceso de humedad.
  • Implemente un sistema de podas que permita mantener plantas vigorosas.

Afecciones por fenómenos naturales

Erupción de Arena Volcánica

Escarifica el fruto, rompe las hojas, si coincide con la lluvia quiebra y desgaja ramas del cafeto y de los árboles de sombra.

Acción del Rayo

Cuando no es directo con destrucción y quema de los cafetos y árboles de sombra, abarca áreas de 3 a 4 cuerdas que muestran cafetos y árboles resentidos, hasta marchitos, según la descarga.  El síntoma fácil para detectar el origen de este daño en su inicio, es una coloración rojiza o café claro al pelar con una navaja la corteza de los ejes y ramas tiernas o medio leñosas.

Quemaduras por Acción del Sol

Se presentan después de una exposición repentina del cafeto, al sol, en forma de manchas café-rojiza en las hojas. Comúnmente se le conoce como "efecto de lupa".

Exceso de Calor y Sequía

Esto es fácil de apreciar en lugares donde el agua es escasa durante el verano, principalmente en suelos arenosos y pedregosos, las hojas se “acartuchan” y ponen flácidas.  En los lugares donde esto ocurre de manera estacional, los cafetos se recuperan con las primeras lluvias.

Quema por Acción del Frío y del Aire

El cafeto es muy susceptible a la acción del aire en tránsito, los cafetos del almácigo en bolsa, deben transportarse protegidos del aire provocado por la velocidad del vehículo.  El frío torna las hojas de color violáceo o morado, si es más intenso provoca la muerte de los brotes, primero y luego de las demás hojas.

Toxicidad de Plaguicidas

Lo más común es daño por acción de herbicidas que distorsionan las hojas, dosis mayores las “queman”. 

La Purga

Es un daño que se atribuye a la interacción de años de alta carga de frutos con niveles de fertilización bajos, o inadecuados. La purga es la caída de frutos que aparentemente no están enfermos, más bien relacionado con el complejo de las enfermedades Mancha de Hierro y Antracnosis. Ciertas condiciones climáticas (sequía o exceso de lluvias), también pueden favorecer la purga de frutos.

Variegata

Esta es una condición genética que ocurre en cafetos aislados, las hojas de un cafeto se muestran de color blanco y amarillo jaspeado parecido al de la planta ornamental crotos o “teléfono”.


 

Fungicidas Recomendados en Café

 

Nombre Común

Ingrediente activo

Dosis Almacigo / 200 lt

Dosis / Mz

Acción

Categoría Toxicologica

Roya

Mancha de Hierro

Mal de Hinchas

Antracnosis

Ojo de Gallo

Phoma

Mal  Rosado

Mancha Circular

Pudrición del Fruto

Mal del Talluelo

Anvil

Hexaconazole

375 cc

700 cc

curativo

IV

·

·

 

 

·

 

 

 

 

 

Antracol

Propineb

800 g

1.0-1.75 kg

protectante

IV

 

·

 

 

 

 

 

 

 

 

Alto 100

Ciproconazole

75-100 cc

140 cc

curativo

IV

·

·

·

·

·

 

 

 

 

 

Bayfidan

Triadimenol

100 cc

0.35-0.50 l

curativo

III

·

·

 

 

 

 

 

 

 

 

Benlate

Benomil

225 g

0.35 kg

curativo

IV

 

·

 

·

 

·

 

 

 

 

Bravo 500 Daconil

Clorotalonil

500 -700 g

0.75-0.90 kg

protectante

IV

 

·

·

·

 

·

 

 

 

 

Banrot

Tiofanato Metilico

112 g

 

protectante

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Captam

Orthocide

900 g

0.50 kg

protectante

III

 

 

 

 

 

·

 

 

 

·

Derosal

Carbendazin

150 cc

 

curativo

IV

 

 

 

 

 

 

 

 

 

·

Ferban

Ferbam

700 g

 

protectante

IV

 

·

 

·

 

 

 

 

 

·

Folpan

Folpet

 

2.5 kg

protectante

IV

 

·

 

 

 

·

 

 

 

 

Mancozeb

Mancozeb

400 g

 

protectante

IV

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mirage

Phocloraz+Folpet

200 g

 

curativo y protectante

IV

 

 

 

 

 

 

 

 

 

·

 

Previcur

Protiocarb

225 cc

 

protectante

IV

 

 

 

 

 

 

 

 

 

·

 

Oxido de Cobre

 

0.70-0.90 kg

protectante

II

·

·

 

 

 

 

·

·

·

 

 

Hidrox de Cobre

 

0.70-0.90 kg

protectante

II

·

·

 

 

 

 

·

·

·

 

 

Oxido Cuproso

 

0.70-0.90 kg

protectante

II

·

·

 

 

 

 

·

·

·

 

Caldo  Bordelez

Sulfato de Cobre + Hidroxido de Calcio

 

3.0 kg + 4.0 kg

protectante

II

 

 

 

 

·

 

 

 

 

 

Silvacur

Tebuconazole+

Triadimenol

300 cc

0.5 l

curativo y protectante

III

·

 

·

 

·

 

 

 

 

 

  • Se recomienda alternar y/o mezclar productos de diferente aspecto de acción y grupo químico para el control de una enfermedad.
  • Para el control de enfermedades en almácigo se recomienda el uso moderado de productos a base de cobres.
  • Se recomienda consultar la etiqueta y el panfleto informativo del producto antes de aplicar el producto, para evitar errores de dosificación, intoxicaciones y manejo seguro.